Cine

La cinefilia tica elige su película favorita para los Premios Óscar

‘Viva’ consultó a cineastas, críticos y prensa especializada para escoger el filme más valioso de los nominados a los Premios Oscar, ceremonia que sucederá este domingo

Si los Premios Óscar cada año se miran más como una actividad lúdica que como un registro riguroso sobre la producción de cine en el último calendario, es justo también tomarse libertades a la hora de conversar sobre las películas seleccionadas para el gran galardón de la temporada.

Dentro de ese espectro, resulta entretenido y, por qué no, estimulante, subrayar virtudes de algunos de esos filmes seleccionados. Para esta ocasión, la mejor película se otorgará entre los filmes Belfast, CODA, No mires arriba, Drive My Car, Dune, King Richard, Licorice Pizza, El callejón de las almas perdidas, El poder del perro y West Side Story.

Un grupo de cineastas y prensa especializada en cultura comparte sus impresiones sobre sus largometrajes preferidos. Acá las opiniones.

Jurgen Ureña, cineasta y profesor de cine en Universidad Veritas.

“Dentro de lo que está nominado, elegiría Licorice Pizza, que creo que es una película especial en el contexto cinematográfico estadounidense, incluso dentro de la filmografía del director Paul Thomas Anderson. Creo que se permite hacer una serie de planteamientos en relación con la sociedad en que se cuenta la historia que van mucho más allá de su aparente simpleza. Es una película que parece solo contar lo que le pasa al muchacho, pero ofrece una serie de consideraciones importantes sobre esa sociedad”.

Antonella Sudasassi, cineasta.

El poder del perro es una mirada distinta al wéstern. Creo que es interesante la propuesta de un personaje masculino visto desde la mirada de una mujer directora y creo que le aporta al género al cuestionar los estereotipos de las masculinidades”.

Fernando Chaves Espinach, periodista cultural y director del Costa Rica Festival Internacional de Cine

“Los Óscar están condenados a no quedarle bien a nadie, como todos los premios; pero sin ellos, ¿en qué gastaríamos el dinero de apuestas en el mundo del cine? Mi voto para mejor película va para The Power of the Dog, no solo porque demuestra la maestría de Jane Campion - una de las mejores directoras actuales - sino porque exhibe lo mejor de sus cuatro protagonistas, a los cuales les vendrían bien sus premios también. Dicho eso, la competencia este año parece más pareja que otros años, y no creo que haya mayor escándalo si gana alguna otra película cuyas posibilidades parecían menores”.

Sergio Beeche Antezana, director de la revista de cine Variaciones Pop.

“Si por méritos artísticos fuera, dos películas merecen el reconocimiento más allá del premio; es decir, que merecen ser estudiadas cuadro a cuadro. The Power of the Dog, por demostrar que lo textual puede mezclarse a la perfección con su subtexto y convertirse en una narrativa escondida, pero que está ahí si se le presta la atención requerida. Y West Side Story, por la tarea inimaginable de tomar dos obras icónicas del cine y del teatro y ponerlas en conversación para dar un nuevo homenaje brillante y lleno de vida propia, que pega gritos de cinematografía bien coreografiada”.

”Entre dos directores de mucha trayectoria, con estilos muy diferentes, pero visiones de mundo igualmente inquietantes, no puedo dejar de pensar en los colores vibrantes que sobresalen durante los montajes musicales, y que Steven Spielberg consiguiera justificar el “retoque” digital de una historia tan antigua y conocida. Dónde poner la cámara y hacia dónde debería ir, junto con una meticulosa puesta en escena, hacen de la nueva Amor sin barreras lo mejor del año pasado.

”Y sin embargo, ahí está Jane Campion, quien juega con las emociones de sus personajes, las pone sobre la mesa y deja que sus imágenes hablen por sí solas, con una dirección actoral precisa y llena de matices. El poder del perro es el ejemplo perfecto de las imágenes al servicio de su narrativa y de un desarrollo cauteloso ante una resolución sorpresiva, solo para darnos cuenta de que el ejercicio de reflexión llevaba rato de desarrollarse ante nuestros ojos”.

Alonso Aguilar Candanedo, editor de la revista de cine Krinégrafo.

West Side Story de Steven Spielberg es un triunfo improbable de la maquinaria hollywoodense, una genuina carta de amor a la suntuosidad formal de uno de los grandes géneros estadounidenses; una recontextualización impresionista de una tragedia shakespereana expresada como la inescapable tragedia norteamericana. Pero por más virtudes que tenga West Side Story, y por más méritos que tenga Spielberg (en lo que no debería ser controversial llamar una de sus obras maestras), un gane de este magnífico musical no cambiaría nada. Sería uno de los contados aciertos del estatus quo en una tradición casi centenaria de mediocridad”.

”Es por eso que considero que lo más significativo sería un triunfo de Drive My Car de Ryusuke Hamaguchi, un cineasta totalmente ajeno a Hollywood no solo por el entorno sociocultural de su cine, sino también por la armonía de su puesta en escena; un cineasta que hace del clasicismo formal y del tiempo cinematográfico una extensión más de su ferviente humanismo. Un triunfo de Drive My Car sería la primera vez en la historia en que estos premios ven más allá de su propio ombligo (el buen Bong Joon-Ho ya contaba con validación hollywoodense previo a Parasite), y a diferencia de cementar la magnífica West Side Story en los libros de historia, significaría un (probablemente iluso) primer paso para repensar los cánones que se han forjado hasta ahora”.

Jesse Zeledón, productor audiovisual y profesor de cine en Academia Meditati.

The Power of the Dog, el largometraje más reciente de la directora neozelandesa Jane Campion, se postula como el mayor contendiente a ganar el Oscar a Mejor película y, en lo personal, creo que merece la estatuilla, tal como lo hizo con el Globo de Oro y el BAFTA. Su directora, fuertemente influenciada por Brokeback Mountain, ha creado un profundo drama que revisiona el wéstern con complejidad narrativa y psicológica, con elegancia en su puesta en escena e intensas actuaciones”.

Kyle Boza, dramaturgo y fundador del portal The Geek Shot.

“Soy un aficionado a los Oscar y vi todas las películas. Creo que la que va a ganar es El poder del perro, que se levanta como mi favorita también en lo personal. También me gustaría destacar West Side Story, que es maravillosa, pero si pudiera elegir fuera de la nominación escogería Tick Tick Boom! por lo que representa para el teatro musical el personaje de Jonathan Larson, así como su director Lin Manuel-Miranda de director, pero finalmente no fue nominada a mejor película”.

Jorge Arturo Mora, periodista de cultura de La Nación.

“En un principio, Spencer sería una gran elección para mejor película (lastimosamente no fue nominada) por contar un relato sin ataduras y concebir, desde un punto de vista autoral, una visión sobre un personaje histórico del que todos quieren opinar. Aún así, Drive My Car es una opción aún más refrescante porque sería un recordatorio sobre lo valioso que es visitar cines de otras latitudes y con otro tipo de registros pues, si bien Parasite abrió camino para que más personas pudieran mirar la industria asiática, aquella cinta contaba con una gramática mucho más cercana a las estructuras cinematográficas de occidente. Una victoria de Drive My Car significaría algo más revolucionario.”.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.