Alexánder Sánchez. 10 enero
Sería la primera vez, en 30 años, que la gala del Óscar no tenga presentador oficial. Archivo

Según publicó Variety este año no habría anfitrión en la ceremonia de entrega de los premios Óscar.

Según reporta el medio estadounidense, los productores del Óscar –evento que se realizará el 24 de febrero– aparentemente “planean dejar el lugar vacío y en su lugar centrarse en grupos de talentos de primer nivel para presentar diferentes segmentos”.

Sería la primera vez, desde 1989, que la gala no cuente con un presentador oficial.

En diciembre del año pasado, Kevin Hart renunció a ser el presentador de la gala 2019 y desde entonces no se sabía lo que iba a pasar con ese importante puesto dentro del evento fílmico. Recordemos que Hart se vio obligado a dimitir por unos viejos tuits en los que hacía bromas homofóbicas.

Habían rumores de que Hart podría cambiar de opinión, pero en una entrevista en el programa Good Morning America, el actor y comediante dijo que ya no tenía tiempo para prepararse.

“No, se acabó. El momento ya pasó y fue una gran bendición", dijo Hart en el programa.

“Si hago algo, quiero poder darlo todo y asegurarme de que la producción sea una gran representación de mí y de mi talento, pero no puedo hacer eso ahora. Entonces, desafortunadamente, no puedo hacerlo este año. No va a pasar", añadió.

Ante la inesperada renuncia de Kevin Hart, la Academia no habría tenido mucho tiempo para encontrar a un sustituto. AFP

Variety detalló que, ante tal panorama, el plan sería convocar presentadores como Lady Gaga (A Star Is Born), Kendrick Lamar (Black Panther) y Dolly Parton (Dumplin) para que presenten segmentos de música, mientras que otras figuras harían lo mismo con otras temáticas.

Según analizó el diario español La Vanguardia, la posibilidad de unos premios Óscar sin presentador divide las opiniones en la Academia de Hollywood.

“Algunos aseguran que es imposible sostener un show televisivo de esas dimensiones sin un anfitrión que lleve las riendas del show, mientras que otros arguyen que dada la situación actual nadie podría superar el entredicho y que cualquier presentador quedaría excesivamente expuesto, sin posibilidades de salir airoso de las críticas y tergiversando la función de la gala”.

A pesar de las especulaciones, ninguna figura de la Academia quiso referirse al tema ni confirmar ninguna información al respecto.