William Venegas. 8 febrero
Emma Stone se luce en excelente filme sobre el poder político. Discine para LN.
Emma Stone se luce en excelente filme sobre el poder político. Discine para LN.

Alguna vez escuché a un entrenador de fútbol decir que, en el balompié, quien es jugador bueno, de novato se luce. Lo demás es ojo de quien lo entrena. Algo parecido debo decir del realizador griego Yorgos Lanthimos, quien ahora viene y nos presenta una “jugadita de lujo” con su reciente filme La favorita (2018).

Yorgos Lanthimos, nacido en Atenas en 1973, llegó pronto a la lista de los mejores realizadores y me atengo a sus filmes Langosta (2015), extraña y sobresaliente sátira sobre la soltería y las relaciones de pareja, y luego con El sacrificio del ciervo sagrado (2017), sobre el paradigma de la venganza burguesa.

Como glosa, si alguien puede ayudarme a conseguir otras dos películas de él, a saber: Canino (2009) y Alpes (2011), le guardaré la misma gratitud que tiene la mosca con quien le deja por ahí charquitos de leche.

La favorita puede ser catalogada fácilmente como película de época, de las que muestran la gusanera y la hipocresía durante el logro y el mantenimiento del poder político. Sin embargo, por ese particular arte del director griego, sus filmes mutan de manera sorprendente hacia otros espacios, y no siempre esperados.

Digo que La favorita es filme de época que, durante su tránsito, también deja de serlo y se universaliza. Lo hace mediante sus dilemas humanos y con enorme creatividad estética, amén de un manejo impresionante del arte de narrar.

Sus personajes tienen una exacta definición; tres mujeres: una reina muy enferma y débil de temperamento, otra que la controla de manera astuta y una tercera que llega a romper todos los esquemas, incluso los sexuales, que se manejan en la corte inglesa. Es el siglo XVIII e Inglaterra está en guerra con Francia.

Como lo señala el joven y excelente crítico de cine argentino, Emiliano Fernández, en la revista Metacultura, el director Lanthimos toma como referencia a Stanley Kubrick para reinterpretar conceptos y reelaborar un estilo fílmico.

Dice Fernández: “Es Barry Lyndon (1975, Kubrick) la película que Lanthimos eligió como pivote sobre el cual edificar esta sátira acerca de la manipulación, la altanería, el canibalismo, la banalidad, el delirio y la idiotez institucional del poder político de ayer, hoy y siempre.”

Las actuaciones para encarnar todo ese campo semántico son eximias, y se lucen Emma Stone, Rachel Weisz y Olivia Colman, presentes en un marco fotográfico estupendo, sea en zonas oscuras de un castillo o en la luz brillante de sus patios.

Es cuando aparecen los grandes angulares, el ojo de pez que llaman y las tomas en picada, ejes fotográficos que aumentan el carácter de grandiosidad del ambiente y, a la vez, magnifican la aversión (incluso, odio) que siente el director por lo que muestra (de ahí su impactante fuerza satírica). Es cine de autor desde el compromiso ético de Yorgos Lanthimos.

La mezcla de sonido logra exaltar muy bien todo este juego de desprecios humanos, posible dentro del parasitismo político que aún heredan esas cosas anacrónicas llamadas monarquías. No se pierdan esta película.

La favorita

Título original: The Favourite

Reino Unido, 2018

Género: Drama

Dirección: Yorgos Lanthimos

Elenco: Emma Stone, Rachel Weisz, Olivia Colman

Duración: 120 minutos

Plataforma: Nova, Cinépolis, Cinemark, San Pedro, Magaly

Calificación: CINCO estrellas ( * * * * * ) de cinco posibles