Monserrath Vargas L.. 9 mayo, 2018
Alberto Villareal, Héctor Ouilhet y Matías Duarte son tres latinos encargados de coordinar diversos aspectos del diseño de productos de Google. Foto: Monserrath Vargas.
Alberto Villareal, Héctor Ouilhet y Matías Duarte son tres latinos encargados de coordinar diversos aspectos del diseño de productos de Google. Foto: Monserrath Vargas.

Mountain View, California.- Desde realizar investigación para saber dónde quieren los usuarios que se coloquen los botones en un producto de Google, hasta estudios para entender cómo interactúan las personas con su asistente inteligente... Esas son algunas de las tareas que lideran latinos como Héctor Ouilhet, Matías Duarte y Alberto Villarreal.

Tras los anuncios realizados durante la primera jornada de Google I/O, la conferencia anual para desarrolladores más importante de la compañía, estos directivos compartieron, en una mesa redonda con 21 periodistas latinoamericanos, su experiencia al trabajar en la gigante de Internet y los proyectos en los que se concentran en la actualidad.

Alberto Villarreal, líder creativo del área de diseño industrial de Google, quien se ocupa de la sección de hardware o dispositivos, explicó que con sus productos –como bocinas inteligentes– han tratado de moverse “al lado más humano de la tecnología”.

El mexicano aseguró que intencionalmente están tratando de usar textiles, los cuales, según él, resultan más amigables y son menos invasivos que otros materiales de colores "azules llamativos, o de plástico negro", que suelen ser más frecuentes en la industria de consumo electrónico.

Pero no solo se trata de volver los dispositivos agradables para el entorno donde se desenvuelven las personas, sino también de la experiencia que brindan a quienes interactúan con ellos. Por ejemplo, ¿cómo hacen para adaptar el asistente inteligente a mercados como el latinoamericano?

Su compatriota, Héctor Ouilhet, quien lleva las riendas del área de diseño para Google Search y Assistant, destacó que la empresa cuenta con equipos en Latinoamérica que les ayudan a entender “los modismos que nos hacen únicos”. Así pueden ir mejorando la interacción entre el asistente y los usuarios.

Ouillhet coincidió con Villareal en que tratan de tornar más humana la interacción; con Assistant, por ejemplo, prestan especial atención a la voz, que es un aspecto más íntimo, pues si el acento suena a un español diferente al del país del usuario puede ser desconcertante.

"Desde el principio estamos considerando eso, y lo estamos madurando. Eso va a generar que nuestros productos lleguen al sur de la frontera más rápido y más fácil", comentó.

Por su parte, Villarreal aprovechó para recalcar que a la gigante de Internet le interesa que sus dispositivos lleguen a nuevos mercados, entre ellos el latinoamericano, así como su asistente. "Hoy (este martes 8 de mayo) anunciamos que Google Assistant va a estar en más de 80 países, incluyendo México", dijo.

Aprendizaje automático

"Una de las grandes ventajas del Machine Learning (aprendizaje automático) es que nuestros productos empiezan a aprender cada vez que los usas", aseguró Villareal. Aunque en la actualidad lo hacen de mercados latinoamericanos grandes, como México o Brasil, luego "van a aprender las sutilezas de los mercados más chicos (como Centroamérica), gracias a que tienen esta capacidad", comentó Villarreal.

De hecho Matías Duarte, chileno radicado en Estados Unidos y quien es vicepresidente de Diseño, consideró que el secreto de Google para poder diseñar productos significativos para mercados globales pero con diferencias culturales es el aprendizaje automático. No se puede de otra manera.

¿Tecnología compatible con las rutinas?

Durante la conversación también se asomó la preocupación que surge cuando nuevos dispositivos llegan al mercado, pues ocupan nuestra atención y nos desconectan de quienes están al lado. Sin embargo, Ouillhet destacó que desde la llegada de Assistant a su hogar, sus cenas están libres de aparatos sobre la mesa.

"Nosotros ya podemos cenar y ya no hay pantallas que nos distraigan. Si tenemos una pregunta podemos tener una respuesta (con las bocinas inteligentes de la compañía) y esta no nos distrae de lo que hacemos, sino que hace que nos enfoquemos más en la conversación", comentó.

"No necesariamente tenemos que tener un dispositivo presente", continuó el encargado de experiencias para Google Search y Assistant, pues consideró que parte del objetivo es que este "se pierda en tu casa, que sea parte de tu casa, que no sea un bloque negro que esté brillando; la tecnología se va a un segundo plano y tú puedes seguir tu convivencia familiar", aseguró.

Sin embargo, también consideró que existen aspectos negativos al contar con facilidades como las que ofrece la tecnología de este tipo. Por ejemplo, que las expectativas son muy altas y no se puedan mantener. "Mi hija siente que a todo le puede decir: 'Ok, Google'", bromeó Ouillhet.

El mexicano consideró que esa "frustración" va a seguir por un rato, mientras el ecosistema comienza a evolucionar y más cosas se empiezan a conectar al Internet: el refrigerador, el microondas, entre otros.