Monserrath Vargas L.. 19 septiembre, 2018
Priscilla Bonilla presenta su robot
Priscilla Bonilla presenta su robot "monster". Ella es una de las participantes del taller gratuito de robótica para personas sordas impartido por la Fundación Omar Dengo en alianza con Motorola Solutions Foundation. Fotografía: María José G. Howell

Priscilla Bonilla tiene 18 años, está aprendiendo repostería y sueña con que, algún día, podrá aplicar a ese oficio los conocimientos que acaba de adquirir en robótica.

Pero hay algo más, ella es una de las doce jóvenes sordas de entre los 13 y 18 años, que durante cinco sábados adquirió destrezas en ese campo, mediante el taller especializado de Principios de Programación y Construcción, brindado por Fundación Omar Dengo, en alianza con la empresa Motorola Solutions Foundation, como parte del programa Young Girls.

El programa se plantea ofrecer a jóvenes de zonas vulnerables principalmente, la posibilidad de explorar diversas tecnologías para el desarrollo de productos personalizados digitales.

Mas esa no es la única contribución, la idea es que estas muchachas también puedan generar “habilidades como liderazgo, comunicación, visión estratégica y pensamiento lógico, y motivar posibles vocaciones ingenieriles”, informó la Fundación Omar Dengo.

Después de la capacitación, Bonilla proyecta que, en un año podrá: "empezar a estudiar para sacar mi bachillerato, todas las materias y así obtener el título”. Además, ahora visualiza la robótica como algo que le ayudará a distinguir sus creaciones en el futuro: “podría montar los queques en bases que se muevan, inspirados en la robótica”, aseguró.

(Video) Jóvenes sordas desarrollan destrezas en robótica y programación

Curso adaptado

Para impartir el curso, la FOD creó una base de materiales adaptados a las necesidades de las chicas. Estos permitieron a Neftalí Mena, profesor de robótica e informática educativa explicarles términos técnicos que son difíciles de traducir al Lenguaje de Señas Costarricense (Lesco).

“Se creó una base de videos, donde se explican algunas palabras técnicas como motor, engranajes, ejes, entre otros muchos términos que manejamos para programación, como bucles. Los materiales que se tenían para talleres anteriores fueron adaptados para la población sorda”, aclaró Mena.

Las muchachas también contaron con un intérprete Lesco durante las sesiones.

Mena destacó que las jóvenes tienen muchas ganas de aprender y gran capacidad. Además de “carisma y entusiasmo por tratar de resolver las cosas que les proponemos en el curso”.

El programa Young Girls, capacitó a 340 jóvenes de zonas rurales en talleres de robótica y programación el año anterior, y para este 2018 espera beneficiar a unas 352 jóvenes más.

Katherine Obregón, Marifer Aguilar y Elizabeth Monge presentan su robot
Katherine Obregón, Marifer Aguilar y Elizabeth Monge presentan su robot "cucaracha", como trabajo final del curso. Fotografía: María José G. Howell

Ana Lourdes Acuña, de la Fundación Omar Dengo aseguró que estos talleres ofrecen capacitación en áreas como programación y animación digital también, porque son muy usadas en la industria y en la academia.

Asimismo, apuntó a que estos conocimientos “pueden ser elementos (importantes) en la toma de decisiones de las jóvenes, (cuando se enfrenten a la escogencia de carrera universitarias. Son motivaciones y ventanas para tomar una decisión profesional”.

El aporte a la vida de las muchachas que han pasado por estos talleres es mucho, pues según reconoció el profesor Neftalí Mena: “sin importar ningún tipo de diferencias sociales, discapacidad o situación económica, los cursos ayudan a que los estudiantes puedan incorporarse a la sociedad y brindar cosas importantes a esta”.

Expectativa

Alexa Navas, colegiala de 14 años es otra de las muchachas que ha participado. Ella, además de valorar los conocimientos adquiridos destaca que estas capacitaciones ayudan “a desenvolvernos con nuevas personas, aprender y comunicarnos bien con ellas. Nos ayudamos entre todas, para tener una buena construcción de lo que tengamos que hacer”.

La estudiante del Colegio Napoleón Quesada aseguró que está aprendiendo robótica porque será muy importante en el futuro, mientras que el profesor Mena destacó que este tipo de conocimiento colabora en el desarrollo del pensamiento, la lógica, el análisis, la creatividad.

Mientras que para Kristel Herrera, otra de las beneficiadas en este taller, en el futuro se proyecta siendo una profesora que le enseña a otros acerca de robótica.

Por su parte, la directora ejecutiva de la FOD, Leda Muñoz, manifestó que “Lo más importante de estas experiencias es que ellas se dan cuenta de que este es un mundo donde tienen mucho que aportar y pueden desarrollar sus competencias, que no es un mundo de hombres como todavía sigue imperando en el imaginario de la gente”.

El programa Young Girls también imparte talleres de animación digital en 3D, en lugares como Hatillo y Alajuelita donde lo que se pretende es que las muchachas den tengan su primer acercamiento con la tecnología.

Durante este mes, la Fundación Omar Dengo estará realizando una campaña para recolectar dinero, en Global Giving, una de las plataformas de recolección de fondos para causas sociales más grande del planeta.

Quien se sienta identificado y desee apoyar esta causa, puede visitar: www.globalgiving.com/search y escribir el número de proyecto 35109 para ingresar a la iniciativa de la FOD y realizar su donación. Lo recaudado se utilizará para seguir financiando este tipo de proyectos.