Monserrath Vargas L.. 8 enero
Este dispositivo de Lululab Lele escanea el rostro de las personas con ayuda de inteligencia artificial, identifica características de su piel y les sugiere productos para el cuidado de su cutis. Justin Sullivan/Getty Images/AFP
Este dispositivo de Lululab Lele escanea el rostro de las personas con ayuda de inteligencia artificial, identifica características de su piel y les sugiere productos para el cuidado de su cutis. Justin Sullivan/Getty Images/AFP

Robots que hacen pan, la tecnología detrás de una “hamburguesa imposible”, dispositivos que alivian la sinusitis, que ayudan a dormir y hasta son sus asistentes inteligentes para el cuidado de la piel.

Todo esto es parte de la variada oferta de la feria tecnológica CES 2019, que inicia este martes 8 de enero, en el Centro de Convenciones de Las Vegas, Nevada, Estados Unidos.

Entre 4.500 expositores, el espacio para presentar aparatos novedosos y dignos de la atención del público se hace cada vez más difícil, pero siempre hay empresas que lo logran.

Tal es el caso de BreadBot, un robot capaz de fabricar poco más de 200 panes al día y que está pensado principalmente para establecimientos como supermercados.

La máquina destaca por su autonomía, pues se encarga de todo el proceso de producción: desde mezclar los ingredientes, hasta amasar la masa y hornearla, para que el pan fresco esté disponible para los comensales.

El jefe de la empresa estadounidense, Randall Wilkinson, aseguró a la agencia de noticias AFP que : “Los consumidores quieren el pan más fresco posible, pero cuando van al supermercado, no saben cuándo se ha cocinado”, por ello el pan que produce su empresa está pensando para hacerse en el lugar.

La compañía afirma que está en conversaciones con grandes cadenas de supermercados y también espera entregar robots al ejército de Estados Unidos para cocinar panes en los portaaviones, informó Wilkinson a la AFP.

Como la variedad de tecnologías que se exhiben en el CES es amplia, la segunda versión de la “hamburguesa imposible” se abre paso en esta feria.

Se trata de una hamburguesa que parece estar elaborada de una jugosa carne; sin embargo, parte de su encanto es que no tiene carne. Tampoco gluten, antibióticos u hormonas o colesterol, según reporta TechCrunch.

¿Cómo es eso posible? La “carne” que utiliza esta hamburguesa está hecha de un material que se toma de las plantas llamado heme, hemoglobina de soya.

La empresa responsable del producto Impossible Foods es una compañía de ingeniería genética y fermentos, que está produciendo la proteína heme que se encuentra naturalmente en las plantas.

“Es idéntico al heme esencial que los humanos han consumido durante cientos de miles de años en carne”, manifestó la empresa, con la diferencia de que según ellos, esta implica menos recursos.

En la feria se presenta la versión mejorada de esta hamburguesa imposible, pero ya en 5.000 restaurantes de Estados Unidos se puede consumir este producto. ¿Se atreverían usted a comerla?

Para los que no están tan seguros de probar alimentos nuevos modificados genéticamente, hay otros aparatos llamativos para probar en la feria. Un ejemplo es el ClearUp Sinus Relief, un dispositivo portable que permite aliviar el dolor causado por la sinusitis.

En la imagen, Blake Gurfein, de Tivic Health Systems, muestra Clear Up sinus pain reliever, el cual se caracteriza por aliviar el dolor causado por la sinusitis. David Becker/Getty Images/ AFP.
En la imagen, Blake Gurfein, de Tivic Health Systems, muestra Clear Up sinus pain reliever, el cual se caracteriza por aliviar el dolor causado por la sinusitis. David Becker/Getty Images/ AFP.

En su sitio web, la empresa Tivic Health asegura que no habrá necesidad de pastillas o aerosoles nasales, ya que el aparato trabaja con ondas de microcorriente que ayudan a reducir el dolor sinusal relacionado con la alergia.

Este tratamiento está clínicamente comprobado y, según la compañía, tres de cada cuatro personas que lo usaron experimentaron alivio.

Otro de los aspectos que la tecnología presente en CES desea mejorar es la calidad del sueño de las personas.

Entre las invenciones disponibles se encuentra Somnox Sleep Robot, el cual promete “ayudar a dormir más rápido, por más tiempo y a despertar renovado al disminuir la velocidad de la respiración, concentrar tu atención y reproducir sonidos relajantes”.

El aparato, que bien podría confundirse con una almohada, realizará las tareas antes mencionadas para su usuario.

En su sitio web, la empresa ofrece un quiz para que la persona conozca su estilo de dormir y de qué forma podría ayudarlo este robot.

Mientras que para quienes nunca saben como cuidar su piel, se exhiben alternativas como la de Lululab Lele, con un dispositivo basado en inteligencia artificial.

Este aparato hace un reconocimiento facial y clasifica la piel en seis categorías diferentes: arrugas, pigmentos, enrojecimiento, poros, sebo, acné.

Finalmente, sugiere a la persona cuáles productos serían los más apropiados para su tipo de piel.