Carlos Arguedas C.. 1 enero, 2016
Migración cuenta en Hatillo, San José, con un centro de reclusión en tránsito para personas ilegales y aquellas que esperan se les conceda la condición de refugiado. | JOHN DURÁN/ ARCHVIO.(FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS)
Migración cuenta en Hatillo, San José, con un centro de reclusión en tránsito para personas ilegales y aquellas que esperan se les conceda la condición de refugiado. | JOHN DURÁN/ ARCHVIO.(FOTO CON FINES ILUSTRATIVOS)

El temor a torturas, extorsiones, ataques sexuales y asesinatos son los motivos para que decenas de salvadoreños decidan buscar refugio en Costa Rica.

Cifras de Migración y Extranjería revelaron un cambio importante a partir del 2013, cuando se recibieron 144 gestiones de refugio, en el 2014 ascendieron a 307, y en los primeros ocho meses de este año, se habían presentado 421.

El refugio es una condición migratoria restringida y solo se concede a las personas que demuestran que en su país de origen son perseguidos por su raza, religión, género, por pertenecer a un grupo social en riesgo o por sus opiniones políticas.

Precisamente, fue el Alto Comisionado de las Naciones Unidas (Acnur), el que en octubre anterior alertó sobre la emigración masiva de centroamericanos, originada en el llamado Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras). En un informe llamado Mujeres en fuga mencionaron a Costa Rica como una de las naciones receptoras.

En el documento, los desplazados argumentaban que huían por la persecución por parte de las pandillas, conocidas como maras, pues violaban a las mujeres, luego las amenazaban y aunque ellas denunciaban los hechos, no lograban la protección de las autoridades policiales. Según Migración, en el 2014 se concedió refugio a 38 salvadoreños, la mitad eran mujeres .

Demostrar persecución. Kathya Rodríguez Araica, directora de Migración, dijo que el refugio es una condición donde el interesado debe demostrar ese temor fundado, no con documentos, sino con una declaración consistente de los hechos que lo obligaron a huir de su país de nacimiento. “Es decir, que provienen de un lugar geográfico específico, que están huyendo de la violencia. Se comparan esas declaraciones con informes internacionales para verificar que ese lugar está sufriendo lo que dicen”, señaló.

infografia
Rodríguez explicó que el refugio surgió para proteger a las personas desplazadas por conflictos políticos, pero ahora las condiciones cambiaron y se otorga cuando existe “ese temor a sufrir daños en la integridad física, producto de la violencia común”.

Incluso mencionó que se toma en cuenta el tema de la violencia doméstica como un factor para otorgar el beneficio.

Cifras. La directora de Migración resaltó que durante este 2015 fue la primera vez, en los últimos 10 años, que los salvadoreños superaron a los colombianos como solicitantes de refugio.

Sin embargo, hizo ver que son los colombianos (con 61) los que más beneficios recibieron, frente a los salvadoreños (46).

“El nivel de solicitudes en el 2014 estaba: Colombia, El Salvador, Cuba y Venezuela y este año varió. El primero es El Salvador, luego Colombia, Venezuela y Cuba. El tema del refugio es muy cambiante y está en función de los escenarios. Vea el caso de Venezuela, que está en un escenario político muy intenso, el cual se traduce en un alza en este tipo de gestiones. Eso lo empezamos a percibir”, dijo Rodríguez.

La funcionaria afirmó que el nivel de rechazo es muy alto, pues al revisar las solicitudes, no solo de salvadoreños sino de extranjeros en general, se ha detectado que cientos quieren burlar el sistema. .

Rodríguez manifestó que para evitar los engaños reforzaron las estructuras de control para poder detectar a gente que intenta obtener un refugio para huir de líos legales, por ejemplo.

“El refugio no es un regalo, es una condición que implica un compromiso internacional del país que lo otorga para proteger a la persona perseguida y que pueda rehacer su vida”, afirmó la directora de Migración.