Hugo Solano C., Eillyn Jiménez B., Andrés Garita, corresponsal GN. 17 mayo
El OIJ realizó siete allanamientos en Puntarenas. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN
El OIJ realizó siete allanamientos en Puntarenas. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN

Un profesor de colegio figura entre los ocho detenidos este jueves en Puntarenas, quienes integraban una violenta banda dedicada a asaltos, tumbonazos y secuestros.

El docente es de apellidos Fallas Miranda, de 35 años, quien es profesor interino de inglés en el Liceo José Martí, de Puntarenas.

Está vinculado al Ministerio de Educación Pública desde el 2006, pues trabajó un año como agente de seguridad. Del 2007 en adelante ha sido maestro de inglés.

Las capturas se lograron gracias a ocho allanamientos simultáneos realizados durante la mañana en barriadas como Fray Casiano y en la ciudadela Veinte de Noviembre, en el distrito de Chacarita, así como en el distrito de El Roble.

En una de las intervenciones, en Fray Casiano, un oficial del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) fue atacado a balazos por un sujeto que le disparó con una escopeta desde el techo de una vivienda.

El agente herido es de apellido Salazar, recibió los impactos en su chaleco antibalas y cuando fue revisado por sus compañeros presentaba moretones en su pecho, pero no de gravedad. Ese oficial tiene 28 años de experiencia, labora en la delegación de Alajuela y estaba colaborando con sus compañeros de Puntarenas.

El sujeto que le disparó a Salazar es conocido como Cañero, de apellidos Aguirre Mora, de 31 años. Fue presentado a la Fiscalía por tentativa de homicidio así como por los demás delitos que se atribuyen al grupo.

El oficial presentaba varios moretones en su pecho. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN
El oficial presentaba varios moretones en su pecho. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN
Actuaban en cuadrilla

La Policía Judicial informó de que este grupo actuaba en cuadrillas de al menos seis personas.

Según los datos del OIJ, un exfuncionario administrativo del Ministerio de Seguridad Pública también está entre los detenidos y responde a los apellidos Boza Castillo, de 31 años. Boza laboró para el Ministerio de Seguridad entre noviembre del 2008 y setiembre del 2012.

Dos hermanos de apellidos Valdez Fallas, también fueron detenidos, así como otro hombre conocido como Yoyín, de apellidos Matarrita Álvarez.

Por último cayeron García Potoy y Solano Ruiz.

A los detenidos se les atribuye el homicidio del comerciante de productos veterinarios Marco Campos Porras, quien murió desangrado por un disparo en la pierna derecha que le tocó la arteria femoral.

El asesinato ocurrió el 28 de setiembre del 2017, a la 1 a. m., cuando cinco hombres ataron cadenas a un carro doble tracción y arrancaron los portones de la casa de Campos, en Bonanza de Barranca, en Puntarenas.

Al ingresar, intimidaron a Campos, de 53 años, y a su esposa y les exigieron el dinero disponible en la vivienda, que rondaba los ¢800.000. Sin embargo, en un forcejeo, el hombre recibió un balazo que le costó la vida.

Organización muy violenta

Además del homicidio, este grupo habría participado en un intento de asalto al paradero Playas de Doña Ana, en Barranca, el 31 de enero pasado.

Según las autoridades del OIJ, la organización carece de un líder, pues actúan en bloque, con violencia e intimidación.

Pocos días antes, el 17 de enero, también robaron en una vivienda en Puntarenas, de donde sustrajeron celulares y pantallas de televisión, luego de amenazar a los ocupantes.

Este año también habrían interceptado un camión con mercancías en Sardinal y el secuestro de un menor de edad en Upala, Alajuela, hijo de comerciantes pesqueros.

Sobre este último caso, los hechos ocurrieron el 5 de abril de este año, cuando 10 hombres ingresaron a la vivienda de la víctima y luego de amenazar a su familia, se lo llevaron.

Pese a que pidieron rescate, la Policía pudo recuperar al menor y detener a seis de los involucrados.

A estos se suman las ocho capturas de este jueves.

En los operativos participaron tanto oficiales del OIJ, como miembros del Servicio Especial de Respuesta Táctica (SERT).