Por: Eillyn Jiménez B..   17 abril

Un celular, una batería, un cargador y unos audífonos. Ese era el cargamento que transportaba un gato en un bolso que tenía amarrado en su lomo.

El animal fue atrapado por oficiales del la Policía Penitenciaria dentro del Centro de Atención Integral (CAI) Jorge Arturo Montero Castro, conocido como La Reforma, en San Rafael de Alajuela.

El caso, dado a conocer este martes en la mañana por el Ministerio de Justicia, no es el único, pues es el segundo descubierto en menos de un mes.

Otro felino fue hallado el 22 de marzo con dos teléfonos móviles y dos baterías.

(Video) Gato en La Reforma escondía celular dentro de bolso

Pablo Bertozzi, director de la Policía Penitenciaria, manifestó que han detectado distintas formas en las que privados de libertad y personas a lo externo de un centro penal se las ingenian para introducir celulares, drogas y otros objetos prohibidos en las cárceles.

"En lo que va de este año hemos logrado la captura de dos gatos. Uno llevaba un paquete en el lomo con dos teléfonos y la noche de ayer (lunes) otro gato llevaba en una especie de arnés un celular con cargador y audífonos", explicó Bertozzi.

Añadió que los felinos son entrenados para movilizarse entre diferentes puntos y llevar objetos, lo cual, desde su perspectiva, es maltrato animal.

"Le están poniendo un peso encima al lomo del gato y, posiblemente, para entrenarlo lo hacen pasar hambre, con el objetivo de que responda a una acción a cambio de un regalo. No es un entrenamiento profesional, es delincuencial", mencionó Bertozzi.

El jerarca expresó que en los dos casos recientes, luego de desprender los cargamentos que portaban los animales, estos huyeron, por lo que su paradero es incierto.

"Hemos hecho esfuerzos con el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) y recurrido a organizaciones privadas para controlar el problema de los gatos, pero se reproducen mucho", precisó el director de la Policía Penitenciaria.

Bernardo Jaén, director de Senasa, detalló que han hecho castraciones de gatos en centros penitenciarios, pero no precisó cada cuánto.

Agregó que una alternativa que se puede aplicar ante situaciones como el entrenamiento de animales para hechos delictivos, es capacitar al personal de Adaptación Social para que identifique comportamientos irregulares de las especies.

Esta no es la primera vez que los internos se valen de animales para intentar ingresar contrabando en el centro penal.

Hace casi tres años, el 11 de agosto del 2015, la Policía atrapó a una paloma que llegó a La Reforma con 14 gramos de marihuana y 14 de cocaína.

El ave llevaba la droga en una especie de bolso adherido a su pecho y volaba sin dificultad alguna, indicó, en aquel momento, el director de la Policía Penitenciaria.

Gráfico
Gráfico
Director de Policía Penitenciaria: 'Insistimos en la necesidad del bloqueo de señal celular'

El jerarca de la Policía Penitenciaria dijo que la principal preocupación ante los dos casos de los gatos es no contar con un mecanismo propio que permita inhibir la señal celular.

"Recurrimos a la presentación de un proyecto de ley, hace más o menos un año, con la finalidad de que se hiciera una reforma a la Ley de Telecomunicaciones y desde ahí imponer la obligación a las operadoras de telefonía celular, para que desde el punto de vista de responsabilidad social, sean obligadas a bloquear la señal celular en los centros penales", explicó Bertozzi.

El funcionario insistió en que esa medida aportará de manera significativa en un tema de seguridad ciudadana, limitando la posibilidad de que los privados de libertad sigan infringiendo las leyes desde la cárcel.

"Insistimos en la necesidad del bloqueo de la señal celular (...), los diputados actuales o los entrantes deben darle la importancia que merece el proyecto. La seguridad ciudadana merece toda la atención", expresó Bertozzi.

Datos de Justicia revelan que en todo el 2017 hubo 3.159 decomisos de celulares en los centros penitenciarios de todo el país.

Información actualizada a las 4:34 p. m. con declaraciones de Pablo Bertozzi y Bernardo Jaén.