Yeryis Salas. 16 julio
Los policías encontraron 14 sacos de sedimento que podría contener oro. Foto cortesía MSP.
Los policías encontraron 14 sacos de sedimento que podría contener oro. Foto cortesía MSP.

Cerca de 700 kilogramos de sedimento extraído por coligalleros fueron decomisados por la Policía de Fronteras, la noche de este lunes en Crucitas de Cutris, en San Carlos.

La acción policial inició cuando los oficiales observaron un pick-up cerca de su campamento en la zona.

El conductor, de apellido Araya, trató de huir cuando vio a los policías, pero derrapó y chocó contra un paredón. El chofer no tuvo lesiones por el golpe.

En la revisión, los uniformados determinaron que el carro cargaba 14 sacos de sedimento que podrían contener oro, con un peso aproximado de 50 kilos cada uno.

La Fiscalía de San Carlos ordenó dejar en libertad a Araya, decomisar el vehículo y devolver al suelo el material hallado.

Cuatro arrestos

Asimismo, cuatro coligalleros fueron detenidos en Crucitas por los policías fronterizos.

El arresto ocurrió en el sector de El Pantano, en la finca Vivoyet, durante uno de los patrullajes diarios que realizan los oficiales en esta zona para enfrentar la minería ilegal.

Los cuatro sujetos fueron detenidos en la finca Vivoyet de Crucitas. Foto cortesía MSP.
Los cuatro sujetos fueron detenidos en la finca Vivoyet de Crucitas. Foto cortesía MSP.

Los sujetos son de apellidos Mendoza, Torres, Sevilla y un menor de edad de 17 años.

A los arrestados, de nacionalidad nicaragüense, se les decomisaron herramientas utilizadas en la minería ilegal, las cuales fueron destruidas en el sitio.

Los tres adultos quedaron a la orden de la Fiscalía de San Carlos, mientras que el menor fue remitido al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) en Upala, con una notificación al Juzgado Penal Juvenil.

El oro de Crucitas iba a ser explotado por la empresa Industrias Infinito, hasta que una sentencia ratificada en el 2011 prohibió la actividad minera en este terreno.

En la actualidad, producto de la actividad ilegal, se confirmaron contaminaciones con mercurio en aguas de nacientes superficiales y la dispersión de metales tóxicos a otras áreas, según un estudio de la Universidad Nacional (UNA), Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Cornell en Ithaca (Estados Unidos).

Un informe del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) reveló que entre marzo del 2017 y febrero del 2018 el oro robado por los coligalleros equivalió a $196 millones (¢113.266 millones).