Katherine Chaves R.. 13 junio, 2016

(Video) Allanamiento en Purral de Guadalupe

El Instituto Nacional de Criminología (INC) del Ministerio de Justicia acordó este lunes suspender la circular que permite la salida de reos al régimen semiinstitucional, para bajar el hacinamiento carcelario.

El oficio 08-2016 fue emitido el 5 de abril pasado para cumplir con una resolución del Juzgado de Ejecución de la Pena de Alajuela, del 17 de marzo, donde se ordenó egresar a 380 presos en un plazo de dos meses.

Esta disposición, que se comenzó a aplicar desde mayo, permitía darle un beneficio carcelario a personas que fueran reincidentes, que cumplieran su pena en siete años o menos y que no tuvieran una opción laboral.

Para ese momento, la sobrepoblación en el sistema penitenciario era de 45,85% (4.187 presos de más); actualmente, es de 42,5% (3.887 reclusos).

Reynaldo Villalobos, director de Adaptación Social, aseguró que la decisión de suspender la circular se debe a que ya se cumplió con la orden judicial de reducir el hacinamiento. Además, descartó rotundamente que esto responda a la reincidencia de varios reos que se ha dado en las últimas semanas.

"La circular estaba siendo revisada periódicamente por el INC. Hoy se determinó brindar el informe al juez de Ejecución de la Pena, donde se le explicaría que ya se cumplió con la orden y de la forma en que se hizo", detalló Villalobos.

La decisión de el INC se da a conocer minutos después de que un reo identificado como Harold Briceño Navarro, de 20 años, quien gozaba del beneficio de estar en régimen semiabierto, fue detenido por el asalto a un camión repartidor en Purral.

Además, el 30 de mayo, otro preso en el programa semiinstitucional fue apresado como sospechoso de violar a una madre que había dado a luz siete días antes. El sujeto fue identificado como Johny Chaves Ramírez, de 39 años.

'Satisfacción'. Pese a la polémica que generó esta decisión del Ministerio, el jerarca aseveró que, del análisis hecho a la circular, se desprende un resultado "satisfactorio".

"Es lamentable que algunos muchachos no hayan aprovechado la oportunidad de atender a sus hijos y familias, pero la cantidad de gente que tenemos en el régimen abierto nos dice que muchas personas han aprovechado esa opción y que sus condiciones a nivel laboral, personal y social son positivas.

"Yo pienso que nada en el ser humano es absoluto, habrá algunos que no atiendan, que no cumplan con los compromisos que adquirieron, pero la situación hay que medirla desde los dos puntos de vista: una, que es la reincidencia y, otra, que es la gente que sí hace las cosas bien. Eso nos define a nosotros el éxito del programa", manifestó.

Aunque esta circular 08 llegó a su fin, Justicia continuará con las valoraciones ordinarias, que les permite reubicar personas que hayan cometido cualquier delito, siempre que hayan cumplido el primer tercio de su pena. Estas se realizan desde 1970.

Agregó que, de momento, no emitirán otro oficio, pero aclaró que si otro juez ordena de nuevo bajar el hacinamiento deberán tomar medidas similares. "Estamos en un país de derecho, por lo que tenemos que cumplir con las órdenes judiciales, porque o sino me meten a mí a la cárcel".

Por su parte, para Mario Redondo, diputado del Partido Alianza Demócrata Cristiana, esta noticia es "para preocuparse" debido a que Justicia ya "soltó a todos los reos".

"Lo que es un desahogo para los jerarcas de Justicia, se convierte en una preocupación para todas las comunidades. Esto no se lo digo de manera especulativa, yo hablo con policías que me confirman esto. Por cada recluso que agarran de nuevo, hay unos cinco que andan delinquiendo y no han sido detenidos.

"Esto aumenta el estrés en muchas comunidades del país. Esto significa un tormento para todo un barrio", reprochó Redondo.

Añadió que la sociedad costarricense "está urgida en ver acciones reales de Justicia, como por ejemplo que mejoren la infraestructura".

Antecedentes. El tema del hacinamiento carcelario ha sido un punto importante en la gestión de la ministra de Justicia, Cecilia Sánchez, quien asumió ese puesto a mediados del año anterior.

El 24 de agosto la jerarca emitió una circular para sacar a reos "no peligrosos" y bajar el hacinamiento que, en esos momentos, rondaba el 52%; es decir, había 13.907 presos en un lugar que tiene una capacidad máxima de 9.130.

La población objetivo eran los sentenciados que hayan cometido un delito menos lesivo, que tuvieran una sola condena, una oferta laboral y que cumplieran la pena en cinco años o menos. Bajo ese oficio, salieron 1.270 personas.

Empero, el director de Adaptación dijo en abril pasado a este medio que las medidas no fueron "suficientes", pese a que se había logrado bajar la sobrepoblación a un 45.85%.

Por ello, ese mes, Justicia emitió un nuevo documento en el que flexibilizó los criterios con los cuales se les daba beneficios a los reclusos. Ahora, los presos podían salir si eran reincidentes y aunque no tuvieran una opción laboral. Esta nueva disposición derogó la primera directriz.

La decisión causó molestia en un gran sector de la población. El director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Wálter Espinoza, y el fiscal general, Jorge Chavarría, reprocharon la acción de Justicia.

Varios diputados, encabezados por Redondo, también enviaron una misiva al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, para pedirle que frenara esa "liberación masiva" de reos.

De hecho, en noviembre, Sánchez tuvo que comparecer ante los legisladores por este tema. El próximo 30 de junio, la jerarca deberá volver a rendir cuentas.

Colaboró el periodista: Gustavo Fallas M.