José Andrés Céspedes. 25 septiembre
Los cargamentos fueron puestos a las órdenes del Ministerio de Salud y la Policía de Control Fiscal (PCF). Foto: MSP
Los cargamentos fueron puestos a las órdenes del Ministerio de Salud y la Policía de Control Fiscal (PCF). Foto: MSP

La Policía de Fronteras decomisó ¢4,5 millones en medicamentos a dos contrabandistas que ingresaron al país en un lapso de seis días, informó el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) este viernes.

Los traficantes se movilizaron por suelo nacional mediante buses y taxis, pero fueron sorprendidos por las autoridades costarricense en operativos realizados en la línea limítrofe con Nicaragua.

Las incautaciones fueron efectuadas por oficiales fronterizos destacados en el cantón de La Cruz, Guanacaste, durante diversos patrullajes y controles de carreteras.

El primer decomiso se registró el viernes 18 de setiembre, en la localidad de Santa Cecilia de La Cruz, frente a la entrada a La Garita, durante la revisión de un autobús que se dirigía hacia la ciudad de Liberia.

A bordo viajaba un ciudadano nicaragüense de apellido Rodríguez, quien llevaba en su equipaje 17.000 unidades de diversos fármacos: vitaminas, analgésicos y otros productos de venta restringida, como antibióticos y tranquilizantes.

El sujeto también llevaba productos para la disfunción eréctil de reconocidas marcas y otros supuestos fármacos con propiedades afrodisiacas, como uno denominado “sexo diario”, del cual portaba cinco frascos.

El valor de todo el cargamento fue calculado en aproximadamente ¢3.200.000, según detalló Seguridad Pública.

Luego, el pasado miércoles, también en Santa Cecilia de La Cruz, pero en el cruce de Santa Elena, la Policía de Fronteras interceptó un taxi en el que viajaba un nicaragüense de apellido Bustos en condición migratoria irregular.

Este hombre llevaba un cargamento compuesto por 2.000 unidades de diversos tipos de medicamentos y 24 pares de zapatos, todo valorado en ¢1.350.000.

Cargamento de desodorantes

En ese mismo punto de La Cruz, este viernes, los policías fronterizos revisaron un pick up en el que viajaba un nicaragüense residente apellidado Espinoza. El hombre transportaba 264 desodorantes contrabandeados de un valor aproximado a los ¢300.000.

Debido a la violación de la legislación sanitaria y tributaria en estos tres casos, todos los fármacos fueron decomisados de inmediato y puestos a la orden de las autoridades del Ministerio de Salud en la ciudad de La Cruz, para su destrucción.

Lo anterior debido al riesgo que podrían correr posibles consumidores de tales productos, pues no hay ninguna garantía de que el etiquetado corresponda al supuesto contenido.

Además se toma en cuenta las condiciones inadecuadas en las que fueron transportados estos fármacos, por lo cual no existe ninguna garantía para los consumidores finales.

Los demás artículos contrabandeados quedaron a la orden de la Policía de Control Fiscal del Ministerio de Hacienda.

En los dos casos en los que los presuntos contrabandistas estaban en condición migratoria irregular, los dos extranjeros fueron aprehendidos y puesto a la orden de la Policía de Migración a fin de ser devueltos a su país.

Situación durante pandemia

El refuerzo del control fronterizo y la restricción vehicular sanitaria por la pandemia de la covid-19 ayudaron a las autoridades a fortalecer los operativos de detección de contrabando en el primer semestre del 2020, al punto de decomisar alrededor de ¢250 millones en cargamentos.

La Policía de Control Fiscal (PCF), la Policía de Fronteras y la Fuerza Pública concuerdan en que el tener menos vehículos en carretera les ha permitido realizar un trabajo más rápido y efectivo al intervenir organizaciones criminales dedicadas al trasiego de mercancías de manera ilegal.

Además, el incremento de reportes al servicio 911 y a los contactos de la PCF por parte de la ciudadanía, en relación con movimientos inusuales de personas y vehículos por zonas específicas de todo el territorio nacional, les ha brindado información vital a las autoridades para comenzar y alimentar investigaciones contra grupos dedicados al contrabando.

Según datos de la Policía de Fronteras, en los últimos cinco años le han arrebatado casi ¢2 billones y medio al contrabando (¢2.466.025.330 específicamente) por un total de 951.328 productos decomisados. ¢248,3 millones de ese total pertenecen a decomisos realizados en la primera mitad de este año.

Los productos que más se contrabandean son los cigarrillos, las bebidas alcohólicas, los medicamentos y distintos tipos de mercadería como utensilios de cuidado personal. Estos últimos han aumentado en el último semestre, ya que se han decomisado 5.447 unidades más que en todo el 2019.