Seguridad

Armamento robado en academia policial lo guardaban en oficina de acceso restringido

Policía recuperó la totalidad de las armas, solo hay un detenido y se cree que el atraco lo cometieron cinco individuos

Una oficina de acceso restringido era donde Seguridad Pública guardaba el armamento robado el sábado anterior de las instalaciones de la Academia Nacional de Policía, en barrio Los Pinos en Roxana de Pococí, Limón.

El dato lo dio a conocer este lunes Daniel Calderón, director de la Fuerza Pública, en declaraciones grabadas que fueron suministradas por el Ministerio de Seguridad Pública (MSP). El jefe policial no aclaró si para ingresar a esa oficina es necesaria una tarjeta de seguridad, o la huella digital, o si la puerta estaba abierta cuando ocurrió el robo.

El domingo pasado la oficina de prensa del MSP informó de que las armas las guardaban en un armario de seguridad en la oficialía, pero no dijo si estaban bajo llave ni quien tenía acceso a esta.

De acuerdo con Calderón, existe claridad en la forma como ocurrió el robo y reiteró lo manifestado por el ministro de Seguridad, Michael Soto, acerca de que es imposible que haya ocurrido sin participación interna.

Por lo menos, se habría “facilitado información privilegiada” a quienes cometieron el atraco, añadió el oficial.

“Está muy claro que tomaron información de la Academia, por lo menos la ubicación del armamento, la cantidad de personal asignado para guardia, rutinas y protocolos de seguridad. Sin esa información nadie iba a atreverse a vulnerar la seguridad de la instalación policial”, explicó Calderón.

Por otra parte, el sábado el ministro Soto admitió que el lugar no tiene cámaras de vigilancia y, que al parecer, están en el proceso de adquisición.

Walter Espinoza Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), confirmó que en el allanamiento a dos casas en barrio El Nido, que se inició el domingo a las 9:55 p. m. y concluyó a las 2 a. m. del lunes, fue recuperada la totalidad del armamento.

En uno de los inmuebles encontraron 10 fusiles AR-15, 15 pistolas de 9 mm, fundas para armas de fuego, cinco chalecos antibalas, cuatro radios de comunicación, 215 balas 9 mm, 579 balas 556 (sirven para la AR-15), un juego de esposas y 18 cargadores.

En la vivienda colindante, localizaron una pistola y un revólver. Uno de color plateado.

Espinoza señaló que uno de los ocho oficiales de la Fuerza Pública que fueron víctimas del asalto declaró que un delincuente portaba un arma plateada.

El jefe policial detalló que en la segunda vivienda estaban los documentos personales de un agente policial también afectado. Las evidencias relacionan al dueño del inmueble con el robo, agregó.

Por este hecho hay un detenido, pese a que desde el sábado se sabe que participaron, cuando menos, cinco individuos.

El sospechoso es de apellido Espinoza, tiene 26 años y se le atribuye el delito de robo agravado, comunicó el Ministerio Público. El hombre fue indagado durante la tarde de este lunes y luego en una audiencia se pediría prisión preventiva. El expediente de la causa es el 21-000528-0066-PE.

El diputado Gustavo Viales, presidente de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico de la Asamblea Legislativa, dijo que este martes hay una audiencia programada con el ministro Michael Soto y aprovecharán la comparecencia para preguntarle sobre el robo de las armas.

Para el legislador, el hecho es bochornoso, el ministro debe dar respuestas a la ciudadanía sobre lo que pasó y acerca de las las personas a cargo de la seguridad del armamento. “Es preocupante que esto se esté dando en las instalaciones policiales”, manifestó.

El robo de las armas se produjo el sábado en la madrugada. Cinco individuos que llegaron a pie, protegidos por la oscuridad de la zona y vistiendo ropas negras y gorras, se robaron 25 armas de fuego de la Academia Nacional de Policía.

El atraco trascendió a las 4:03 a. m., cuando personeros de la Fuerza Pública pidieron ayuda a la Cruz Roja para que atendieran a “unos policías heridos”.

Los delincuentes, quienes actuaron con un plan muy bien establecido y con pleno conocimiento del lugar por donde se desplazaban, irrumpieron en la Academia cerca de las 3 a. m. y permanecieron unos 40 minutos dentro de las instalaciones policiales. En el lugar, no hay cámaras de vigilancia.

El primer paso que dieron fue emboscar a los dos vigilantes que estaban en la entrada principal. Esos agentes cumplían su trabajo en un toldo abierto, pues la caseta del portón de acceso principal está en construcción.

Luego, dominaron de manera paulatina a otros seis agentes: uno que estaba en la oficialía, otro en la oficina de comunicación y cuatro más que realizaban rondas en cuadraciclos dentro de las instalaciones.

Todos los policías fueron amarrados. A dos de ellos los golpearon. Luego, fueron a la habitación donde estaban las armas y se apoderaron del arsenal.

Las armas las metieron en sacos y las cargaron en un vehículo en el cual huyeron del lugar. El armamento fue ubicado en una casa en barrio El Nido, en La Rita de Pococí, a a 3,7 kilómetros de las instalaciones de la academia.

La Academia Nacional de Policía (ANP) la cual está ubicada en barrio Los Pinos, en La Rita de Pococí, Limón, inició operaciones en octubre del 2017.

Está en un terreno de 85 hectáreas. Cuenta con 29 edificios, los cuales incluyen torres de dormitorios para instructores y estudiantes, comedor, cocina, gimnasio, cancha de fútbol y de básquet. También oficinas administrativas, aulas, auditorio, lavandería, consultorios médicos, biblioteca, áreas de descanso, parqueos y áreas verdes, entre otros.

La construcción tuvo un costo de ¢11.846 millones, de los cuales ¢9.548 millones fueron donados por el Gobierno de la República Popular China y ¢2.298 millones aportados por nuestro país.

Tiene capacidad para albergar a 810 policías, para su funcionamiento se crearon 60 plazas policiales nuevas y 75 administrativas.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.