Seguridad

Riña de estudiantes en Instituto de Alajuela deja 23 alumnos trasladados al hospital

Según la versión de una madre de familia, que fue respaldada por algunos alumnos, el detonante del conflicto entre estudiantes de sétimo y undécimo año fue el uso de una plazoleta dentro de la institución

Una riña de estudiantes en el Instituto de Alajuela dejó un saldo de 23 alumnos trasladados al Hospital San Rafael, en esa misma provincia. Según personeros de la Cruz Roja que atendieron el hecho, casi la totalidad de los adolescentes atendidos son mujeres.

Las jóvenes presentaban golpes leves producto de la “estampida” de estudiantes que se desató en el centro educativo. “Estamos atendiendo un conflicto de estudiantes, parece que hubo un disturbio dentro de la institución. Tenemos más de 20 estudiantes golpeados, otros por ataques de pánico, y los estamos estabilizando para ser trasladados al hospital”, explicó Felipe Betancourt, personero de la Cruz Roja.

“La situación está controlada por parte de la Fuerza Pública; sin embargo, en las afueras se nos dificulta un poco porque los padres de familia se aglomeraron en las afueras en busca de sus hijos”, añadió Betancourt. Las autoridades dispusieron de cinco unidades para atender el hecho, entre ellas dos de soporte avanzado y dos de soporte básico.

El Instituto de Alajuela es el colegio con la mayor población estudiantil del cantón Central, y tiene alrededor de 51 grupos con un promedio de 30 estudiantes. El suceso de este jueves tuvo como protagonistas a estudiantes de sétimo y undécimo año.

Según la versión de una madre de familia, que fue respaldada por algunos alumnos, el detonante fue el uso de un lugar llamado la media luna. Esa plazoleta, en la que hay una banca grande, es el utilizado por los estudiantes del último nivel del colegio para compartir en los ratos libres o de recreo. Este lugar fue ocupado en los últimos días por jóvenes de primer ingreso y eso habría originado la riña de este jueves.

Maricela Méndez Cardenal, madre de una alumna involucrada en el hecho, explicó “que un alumno de mayor edad empezó a golpear alumnas de sétimo año por ocupar la media luna”. “En el colegio le llaman a un lugar la media luna y un alumno de mayor edad a la de mi hija golpeó a algunas mujeres”, afirmó.

“Creo que esto es más un tema de inseguridad que otra cosa, tanto a lo interno de la institución como en las afueras. Mi hija resultó golpeada, la revolcaron por el suelo y está en camino al hospital para su valoración”, agregó Méndez.

La Fuerza Pública y la Policía Municipal no se han referido al suceso en el Instituto de Alajuela, pero algunos estudiantes que prefirieron el anonimato explicaron que no hubo armas de fuego o punzocortantes en el disturbio.

“Esto inició desde el recreo de las 8:20 a. m., ya en ese momento comenzaron las diferencias por el uso de la media luna y a las 11:20 a. m. (en el último recreo) se dijo en los pasillos que al salir se daría el pleito. Esto provocó que en el momento muchos salieran corriendo para ver, lo que llamamos ‘sapear’”, comentó uno de los jóvenes.

“Y las personas involucradas eran muchas, en su mayoría mujeres. No es cierto que se usarán pistolas o cuchillas. Lo que sí les puedo comentar es que algunos sacaron lo que llaman lápices armados, es un lápiz normal al que le meten un tornillo, por ejemplo”, detalló el estudiante.

El curso lectivo del 2022 inició con hechos de violencia que han sido noticia. El Liceo Vicente Lachner, en Cartago, tuvo que ser intervenido por tres peleas en la semana anterior.

Gabriela Valverde, directora de Vida Estudiantil del Ministerio de Educación Pública (MEP), se refirió a los hechos acaecidos en Alajuela y aseguró que todos los centros educativos del país cuentan con equipos de trabajo para evaluar la convivencia, por lo que hizo un llamado para que estos equipos se activen y revisen si hay situaciones de violencia que deben atenderse de inmediato.

“La violencia es inaceptable. Y la sana convivencia en los centros educativos es indispensable para impulsar y consolidar la educación de calidad. Esta violencia en centros educativos y fuera de estos es una dinámica social que involucra activamente no solo a la comunidad educativa intramuros, sino a las familias, las comunidades, las instituciones públicas locales y nacionales. Es urgente habilitar espacios de escucha, de diálogo y de análisis del entorno educativo, no debemos perder de vista que aprender a convivir es una finalidad del sistema educativo nacional, pero también es un reto para la convivencia democrática costarricense”, declaró.

Por su parte, Enid Castro, jefa de la Contraloría de Derechos Estudiantiles del MEP, aseveró que el caso ya fue atendido por el equipo itinerante de la Dirección Regional de Alajuela. Además, que para este mañana habrá una reunión con la comunidad educativa para el abordaje psicosocial que corresponde.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.