Carlos Arguedas C., Reiner Montero. 28 marzo
El laboratorio estaba en una vivienda ubicada en el barrio Bellavista de Guápiles. Foto de Reiner Montero
El laboratorio estaba en una vivienda ubicada en el barrio Bellavista de Guápiles. Foto de Reiner Montero

Un laboratorio de marihuana hidropónica fue descubierto la noche del viernes en una vivienda ubicada en el barrio Bellavista de Guápiles, en el cantón de Pococí, Limón.

El hallazgo lo hicieron oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) al allanar un inmueble contiguo a una casa, en la cual incursionaron el mismo viernes en la mañana para detener a un sujeto sospechoso de asesinar a un cliente de un bar en La Rita de Pococi.

(Video) OIJ descubre laboratorio de marihuana

La acción policial la tomaron los agentes porque, durante ese operativo, se percataron que nadie salió de la casa colindante. Además, había unas puertas internas, que estaban cerradas, la cuales interconectaban ambas viviendas.

Una vez que obtuvieron una orden de allanamiento por parte del Juzgado Penal de Pococí, los agentes ingresaron poco antes de la medianoche.

En los aposentos ubicaron un total de 40 matas de aproximadamente metro y medio de altura.

Además se enocntró todo un laboratorio que contaba con un sistema de riego automatizado, de iluminación, de ventilación, así como herramientas e insumos agrícolas para el cultivo y mantenimiento de las plantas de marihuana

Todo lo decomisado fue trasladado hasta la oficinas del OIJ en Guápiles, en tanto una porción de la droga fue embalada con la finalidad de que se determine el grado de pureza de la droga.

El operativo terminó a las 3:50 a. m. de este sábado.

Trascendió, que al parecer ese laboratorio pertenece a los tres masculinos que fueron detenidos por otras causas el viernes en la mañana y habitan en el apartamento contiguo.

En el lugar los agentes decomisaron equipos usaron para el cultivo de plantas bajo techo. Foto de Reiner Montero
En el lugar los agentes decomisaron equipos usaron para el cultivo de plantas bajo techo. Foto de Reiner Montero