Narcotráfico

Furgón llevaba cocaína camuflada en motores de equipo pesado

Perros entrenados detectaron rastros de drogas en el contenedor

Un furgón que circulaba por la ruta 32, que conduce a Limón, llevaba cocaína camuflada en motores para equipos pesados. Una llamada anónima a la Fuerza Pública alertó a las autoridades judiciales, que detuvieron la carga a su paso por Río Blanco de Guápiles y luego perros entrenados detectaron rastros de droga.

El Organismo de Investigación Judicial confirmó que esa voz de alerta se recibió desde el lunes, cuando se les advirtió que el tráiler salió de la Gran Área Metropolitana con destino a un puerto en el Caribe. Tras la detención del vehículo pesado, el mismo fue llevado a la sede de la Policía Judicial en Guápiles donde este martes continuaban las diligencias.

Esta tarde, fuentes policiales en el sitio confirmaron que dentro del contenedor venían seis motores. A las 6 p. m., ya se había removido la carcasa de uno de ellos y con ayuda de sierras eléctricas se pudo acceder al contenido del núcleo, y en su interior se encontraron paquetes envueltos en un material adhesivo plástico de color rojizo. Una prueba in situ habría dado positivo para clorhidrato de cocaína.

Empero, al cierre de esta información, el OIJ no había confirmado el resultado de estos análisis, ni algún conteo preliminar de la droga incautada. En las labores en Guápiles participan también funcionarios de la Unidad Especial de Apoyo (UEA), del Ministerio de Seguridad Pública.

El tráfico de drogas dentro de furgones es uno de los métodos más apetecidos por grupos de narcotráfico locales e internacionales. En los puertos del Caribe ha sido frecuente que se encuentren grandes cargamentos de cocaína revueltos con productos lícitos como repuestos o flores y frutas de exportación.

Hasta el 21 de diciembre pasado, el país había incautado 70,6 toneladas de cocaína y marihuana. Michael Soto, ministro de Seguridad, estima que tales cifras son reflejo de una sobreproducción del estupefaciente en Colombia y que Costa Rica sigue siendo una bodega para los grupos criminales, que aspiran a colocar la droga en mercados donde el producto sube exponencialmente de precio.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.