Hugo Solano C.. 7 agosto
Una oficial de la Fuerza Pública testificó el jueves en el juicio contra 11 integrantes de una de las bandas narco más sangrientas en el país. Foto: La Nación.
Una oficial de la Fuerza Pública testificó el jueves en el juicio contra 11 integrantes de una de las bandas narco más sangrientas en el país. Foto: La Nación.

Una mujer de apellidos Jiménez Cordero, conocida como Techno Queen, quien integraba la narcobanda de Erwin Guido Toruño (El Gringo), sigue a la espera de que el Tribunal Penal de Alajuela decida si acoge o no su solicitud de ser juzgada en un proceso abreviado.

La Fiscalía dejó claro que solo iba a estar de acuerdo con ese procedimiento si se le dictaba al menos el mínimo de la pena por los delitos que se le imputan, que sería de 20 años de prisión.

El 28 de julio, fecha en que arrancó por segunda vez el juicio contra 12 personas acusadas por dos homicidios, la defensora de Jiménez, Maricel Castro, presentó su solicitud al Tribunal, luego de que su clienta estuvo de acuerdo en aceptar los cargos que se le atribuyen por homicidio calificado y privación de libertad, en aras de agilizar el proceso.

Jiménez, de 42 años, conquistó a un sujeto de 26 años, miembro de una banda rival, para llevarlo a una casa en Belén, donde estaban varios cómplices de ella, quienes lo mataron de manera muy sangrienta.

Si el Tribunal Penal de Alajuela admite el proceso abreviado y dicta sentencia contra Jiménez, esta le será comunicada a las partes, que tendrán 15 días para interponer los recursos de apelación correspondientes. “Generalmente, en los procedimientos abreviados, las partes no apelan, pero puede ocurrir”, informó la Fiscalía.

Si el Tribunal no acepta el procedimiento abreviado, la imputada tendría que enfrentar un juicio distinto.

El caso se refiere a las muertes de Frank Alfaro Murillo, de 26 años y el colombiano Eduard Bedoya Llanos, de 20, cuyos cuerpos iban a bordo de un microbús que irrespetó un retén en la autopista General Cañas 13 de diciembre del 2017.

Al parecer el conductor y sus acompañantes pretendían tirar los cadáveres en algún sector de la carretera entre San José y Caldera (ruta 27), cuando se toparon con un contingente de Fuerza Pública y Policía de Tránsito con los que se enfrentaron a balazos.

Precisamente, los primeros sospechosos de este caso cayeron ese día.

El 13 de diciembre del 2017 se detuvo a los primeros sospechosos de este caso. Dos cadáveres iban en esta microbús a su paso por La Sabana. Foto: Alonso Tenorio
El 13 de diciembre del 2017 se detuvo a los primeros sospechosos de este caso. Dos cadáveres iban en esta microbús a su paso por La Sabana. Foto: Alonso Tenorio

El debate se desarrolla con muy estrictas medidas de seguridad en el auditorio del Poder Judicial que está en el edificio del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y por ahora es contra 11 personas, pues Jiménez solo asistió el primer día para aceptar su responsabilidad y solicitar el proceso abreviado.

La ley dispone de ese mecanismo con el fin de agilizar los casos. Como beneficio, la persona que lo solicita podría ser favorecida con una pena menor a la que recibiría en caso de seguir dentro de un juicio ordinario.

Entre los testigos que ya declararon están personal del Laboratorio Forense del OIJ y de la Fuerza Pública que participaron en la detención de los sospechosos.

Un lío entre bandas rivales por lucha de territorios sería el origen de esos dos asesinatos y de otros que se atribuyen a la banda de El Gringo.

El líder, Erwin Guido Toruño fue asesinado de manera brutal el 16 de diciembre del 2017, cuando el OIJ lo buscaba para inculparlo y había distribuido retratos suyos, a efecto de que la ciudadanía ayudara a dar con él.

La Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos indicó que el juicio seguirá el lunes con las declaraciones de testigos que están pendientes.

El debate está para finalizar el 28 de agosto y aún no se sabe cuándo corresponderá el Ministerio Público presentar sus conclusiones y la solicitud de penas contra los imputados.

Los jueces encargados del debate son Lucrecia Rivas, Beatriz Paniagua y Mario Rodríguez Villegas, jueces de Alajuela.