Hugo Solano C.. 24 julio
El juicio anulado comenzó en los Tribunales de Goicoechea, pero las nuevas disposiciones sanitarias no permiten hacerlo en ninguna sala del país, por la cantidad de participantes y el espacio requerido. Foto: Eillyn Jiménez.
El juicio anulado comenzó en los Tribunales de Goicoechea, pero las nuevas disposiciones sanitarias no permiten hacerlo en ninguna sala del país, por la cantidad de participantes y el espacio requerido. Foto: Eillyn Jiménez.

El juicio contra doce miembros de la banda de Erwin Guido Toruño, El Gringo, acusados de un doble homicidio, comenzará el martes próximo en el auditorio judicial en San José.

Las víctimas fueron el colombiano Eduard Bedoya Llanos y Frank Alfaro Murillo, cuyos cuerpos desmembrados aparecieron en una buseta detenida en Sabana oeste el 13 de diciembre del 2017.

Ambos hombres habrían sido ultimados por la banda de El Gringo, quien fue encontrado sin vida tres días después en el puente del bajo Los Ledezma, en La Uruca, con al menos 40 puñaladas, pues una banda contraria lo ajustició antes de que la Policía lograra capturarlo.

El juicio se realizará en el auditorio debido a que la cantidad de acusados, así como de defensores, jueces, fiscales y la custodia que se requiere, no permitían hacerlo en ninguna sala, pues las medidas sanitarias y de distanciamiento por covid-19 deben acatarse.

El contradictorio por este caso había comenzado el 2 de marzo, cuatro días antes de que se tuviera el primer caso covid-19 en nuestro país. Luego el Tribunal de Juicio y las partes tuvieron una audiencia el 16 de abril, y acordaron anular todo lo actuado debido a que cuatro de los acusados estaban enfermos de otros males y eso los colocaba en vulnerabilidad para contraer covid-19.

El Tribunal consideró que anular el debate no causaba una grave afectación a la administración de justicia, ya que las medidas cautelares ordenadas están a tiempo y no se trata de un asunto en el que pueda operar la prescripción, por ser de criminalidad organizada.

En virtud de ello se resolvió ordenar la anulación del juicio y disponer un nuevo señalamiento, máxime que era imposible hacer uso de la videoconferencia para la realización del juicio. El Poder Judicial dijo primero que sería este viernes, pero el acuerdo establecido dispone comenzar el martes próximo.

El debate, que está a cargo del Tribunal Penal de Alajuela, se realizará en el auditorio judicial, ubicado en el edificio del OIJ en San José, para cumplir con las disposiciones sanitarias y, además, por motivos de seguridad.

Otro factor que se consideró es que a raíz del voto constitucional N.° 1047- 2020, se redujo el espacio para personas privadas de libertad en las celdas del OIJ de Alajuela, por ello, solo el primer Circuito Judicial de San José cuenta con la capacidad para alojar a dicha cantidad de personas.

De ese modo, con la colaboración de la jefatura del OIJ y la comisión de emergencias del Poder Judicial, se pudo conseguir el auditorio para la ejecución del juicio.

El tribunal para el nuevo juicio lo integrarán Lucrecia Rivas, Beatriz Paniagua y Mario Rodríguez Villegas, jueces de Alajuela.

La prisión preventiva fue prorrogada por el Tribunal de Apelación de Sentencia hasta el 5 de agosto de 2020, justo para que se inicie el debate y luego se puede ampliar el plazo de prisión.

A raíz de que uno de los privados de libertad no puede salir del Centro de Atención Integral Carlos Luis Fallas (Pococí) por una orden del Ministerio de Salud, participará por medio de videoconferencia.

Para el Tribunal es prioridad tramitar el juicio a la mayor brevedad, tomando en consideración los plazos de prisión preventiva, los padecimientos de salud de algunos imputados, los inconvenientes por la covid-19 y las restricciones en la ocupación de las celdas del OIJ.