Hugo Solano C.. Hace 2 días
Luego de escuchar el testimonio de las partes, en los Tribunales de Corredores, los jueces dictaron sentencia absolutoria contra el panteonero, de 48 años. Foto: Alonso Tenorio.
Luego de escuchar el testimonio de las partes, en los Tribunales de Corredores, los jueces dictaron sentencia absolutoria contra el panteonero, de 48 años. Foto: Alonso Tenorio.

Un sepulturero de apellido Alvarado, acusado por la muerte de una joven de 17 años en San Vito de Coto Brus, Puntarenas, resultó absuelto de los cargos.

Así lo dispuso el Tribunal Penal de Juicio del Segundo Circuito de la zona sur, con sede en Corredores, al finalizar el juicio en contra del sujeto, la tarde del martes.

Por el principio de in dubio pro reo, Alvarado fue absuelto de los delitos de homicidio simple y hurto simple que le atribuía el Ministerio Público.

“Se ordena la libertad inmediata del imputado, si otra causa no lo impide”, ordenaron los jueces Jesuá Solís Hernández, Diana Vargas Badilla y Jackeline López Chacón, quienes también dispusieron que las costas del proceso penal corren a cargo del Estado.

Para el Tribunal, las pruebas aportadas fueron insuficientes.

La Fiscalía Adjunta de Corredores había solicitado una pena de 15 años de prisión contra Alvarado y ahora se encuentra a la espera de recibir la sentencia integral para revisarla y valorar si apela o no.

El sepulturero, de 48 años, fue detenido el 6 de agosto del 2020, como sospechoso de matar a la joven, robarle sus pertenencias y quemar sus restos, el 4 de abril de ese año.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) determinaron que, en apariencia, el mismo sujeto que había alertado sobre el hallazgo del cuerpo de la menor, sería su homicida.

Aquel sábado, 4 de abril, Alvarado avisó a las autoridades de que había encontrado a la víctima sin vida.

Explicó que él iba caminando rumbo a su trabajo en el cementerio de San Vito, cuando vio el cuerpo. La víctima presentaba quemaduras en el rostro, el pecho y los brazos.

A raíz del fallo dictado por el Tribunal, sigue el misterio sobre quién o quiénes perpetraron el crimen contra la muchacha, quien falleció cuando regresaba de buscar a un amigo en una casa cercana al camposanto.