Por: Carlos Arguedas C..   17 enero

El Ministerio Público pidió, la tarde de este miércoles, 35 años de prisión para una madre y su hija por ordenar el asesinato del joven Gerardo Cruz Barquero, quien fue atacado a puñaladas el 7 de octubre del 2015 en San Sebastián, San José.

La petitoria es contra Samady Fonseca Fernández y su hija Kristina Valerín Fonseca y la presentó la fiscala Yorleny Ching Cubero, durante la etapa de conclusiones del juicio que se realiza en los Tribunales de Pavas, San José.

La funcionaria solicitó igual castigo para otros dos acusados Ronald Arce Barrientos y César Chaves Cerdas, al señalarlos como los intermediarios entre las mujeres y otros dos sujetos que perpetraron el ataque contra el fallecido.

Ching solicitó absolver, por duda, a un hombre de apellidos Castillo Espinoza, considerado como un colaborador en la ejecución del homicidio.

(Video) Fiscalía pide máxima pena a por crimen de Gerardo Cruz

En este crimen, solo se identificó a un autor material del homicidio, quien era un menor de edad. Su caso se tramitó en un proceso aparte debido a que es un adolescente, fue declarado coautor del asesinato y se sometió a un proceso abreviado.

Es decir, aceptó los hechos que se le atribuyen, por lo que el Juzgado Penal Juvenil le impuso siete años de carcel, los cuales deberá cumplir de la siguiente manera: cinco años de libertad asistida y dos años de órdenes de orientación y supervisión.

Prueba telefónica, es clave

El ataque contra Cruz se produjo el 7 de octubre del 2015 cuando lo citaron por teléfono para una supuesta entrevista televisiva en el parque Kennedy, en San Sebastián, pues días antes había subido un video a Facebook en el cual denunciaba una situación de acoso sexual en la avenida central, en la capital.

Cruz falleció el 19 de noviembre del 2015 en el Hospital Calderón Guardia.

Durante la fase de conclusiones que inició este miércoles en la mañana, Yorleny Ching dejó claro que tanto los mensajes de WhatsApp, como las llamadas telefónicas entre todos los acusados, y los mensajes y llamadas de las mujeres a la víctima, eran fundamentales para señalar los responsables del crimen.

La fiscala defendió que el decomiso de los celulares a las mujeres (que hicieron agentes del OIJ el 8 de octubre del 2015), así como el decomiso del teléfono de Gerardo Cruz, se hicieron de acuerdo a como lo establece la legislación.

"Me estoy adelantando porque la defensa va a alegar que se hizo ilegalmente" explicó.

Ching hizo ver a los jueces que en este caso no hay prueba directa, sino elementos indiciarios, que analizados en conjunto comprueban la participación de los acusados en el homicidio.

Insistió en que una serie de mensajes de WhatsApp vinculaban a las dos mujeres como presuntas autoras intelectuales del asesinato.

Entre esas comunicaciones, una dice: "Usted es un pura mierda, siempre engañó a mi madre, asqueroso (...), poco hombre (...), verá sucio".

El anterior escrito lo recibió Gerardo Cruz el 6 de octubre del 2015, apenas un día antes del ataque que le costó la vida.

El día del crimen, la víctima salía de su trabajo, en una panadería, y se dirigía a la supuesta entrevista. Cuando caminaba por las cercanías del Parque Kennedy fue atacado por unos hombres que lo apuñalaron.

Juicio de Gerardo Cruz en el Juzgado de Pavas. Foto Adrián Soto.
Juicio de Gerardo Cruz en el Juzgado de Pavas. Foto Adrián Soto.

Al principio, la Policía Judicial investigó si el crimen del joven estaba relacionado con la denuncia de acoso en redes sociales. Sin embargo, la pesquisa determinó que esta situación no tuvo que ver con el homicidio del joven.

Por el contrario, en el debate, la Fiscalía sostuvo que Cruz fue víctima de un crimen pasional, pues él sostuvo una relación sentimental con Fonseca (una de las imputadas), pero luego decidió terminarla.

Yorleny Ching al fundamentar las razones por las cuales solicitó 35 años para Samady Fonseca dijo: "Doña Samady lamentablemente es una persona que no supo dentro de su psicología aceptar el rompimiento o la ruptura de esa relación sentimental que tenía con Gerardo y decidió acabar con la vida de Gerardo, que era una persona joven de 23 años con un futuro prominente (...)

"Toma la decisión de mandar a matar una persona como Gerardo, que además de ser humano con errores como todo los que estamos acá presentes, no le importó que tuviera hijos, ni que su pareja estuviera embarazada. No le importó acabar con la vida de él (...) la hace merecedora de la pena máxima que establece el ordenamiento jurídico para el delito que se le viene atribuyendo".

En cuanto a Kristina Valerín, la fiscala argumentó que el castigo también debía de ser 35 años porque: "si bien es una persona joven con deseos de superación que está estudiando y trabajando en el centro penal, eso no demerita la actuación que ella realizó para acabar con la vida de una persona, que a ella de manera directa no le había hecho nada (...) que durante el juicio no ha evidenciado arrepentimiento ni respeto por la dignidad de las personas".

El juicio continuará este jueves en la tarde, con las conclusiones de representante de la Oficina Civil de la Víctima y luego le corresponderá el turno a los cuatro abogados defensores.

Antecedente

Fonseca, la mujer que figura como autora intelectual de la muerte de Cruz, fue pareja sentimental del reconocido historiador Osvaldo Valerín, quien murió el 22 de mayo de 2012. La hija de ellos es la otra sospechosa que fue capturada.

Familiares de Valerín la habían denunciado a ella ante la Fiscalía de San José por el supuesto delito de hurto agravado, ya que aseguraban que ella había sacado las pertenencias de valor de la vivienda del fallecido. Sin embargo, esa causa fue desestimada el 26 de junio del 2012, por tratarse de un tema de la jurisdicción civil, comunicó la oficina de prensa de la Fiscalía.

El pasado 25 de mayo del 2016, el OIJ divulgó un video de varias cámaras de vigilancia que mostraba a los dos sospechosos de herir mortalmente a Gerardo Cruz.