Eillyn Jiménez B.. 6 febrero

(Video) Madre de ciclista fallecida pide a los jueces que haga justicia

“Él no habló, lloró y no dijo nada (...), pero creo que cuando alguien llora es porque está arrepentido”.

Con esas palabras sintetizó Clara Durán Marín, madre de una de las ciclistas fallecidas en el 2017 tras un accidente en Curridabat, San José, el breve encuentro que tuvo con Daniel Alberto Mora Monge, el sospechoso de atropellar y matar a su hija, antes de abandonar los Tribunales de Goicoechea este miércoles.

Ella fue la primera testigo en el juicio que se realiza por el percance que dejó a cuatro deportistas fallecidos.

Durante su exposición ante los jueces, doña Clara lloró en varias ocasiones y reconoció que la muerte de Lucía del Carmen Mata Durán le ha “afectado demasiado”.

Agregó que la pérdida de su hija “es un dolor para toda la vida, porque todos los días la recuerda”.

Él (Mora) “me arrancó el corazón porque ella (Lucía) era lo único que yo tenía (...). Ya ella no va a volver conmigo (...), él me cortó las alas”, detalló Durán antes de abandonar los Tribunales.

Sin embargo, reconoció que ella perdona a Mora, que no le guarda rencor y que ahora espera que los jueces hagan justicia por la muerte de su pariente.

Además de Lucía Mata, de 38 años y quien murió casi dos meses después del incidente, el 21 de marzo del 2017, en el atropello perecieron Mario Enrique Retana Pérez (49), Lenin Manrique Ortiz Quesada (46) y Pablo Enrique Alcócer Alcócer (54).

Las familias de ellos tres conciliaron con el imputado, por lo que en el debate solo se juzga al sujeto por la muerte de Mata.

Clara Durán Marín, madre de Lucía Mata, fue la primera testigo del juicio que se sigue contra un hombre de apellidos Mora Monge, sospechoso de atropellar y matar a cuatro ciclistas. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Clara Durán Marín, madre de Lucía Mata, fue la primera testigo del juicio que se sigue contra un hombre de apellidos Mora Monge, sospechoso de atropellar y matar a cuatro ciclistas. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Carta navideña

La madre de Lucía también recordó que durante los 56 días que su hija estuvo internada en el Hospltal Calderón Guardia ella iba a diario a visitarla, pero que desde el inicio los médicos le dijeron que difícilmente ella volvería a hablar.

“Fue muy duro visitarla todas las mañanas. El día que ella falleció tuvo dos paros, con el segundo se fue. Yo me quise descomponer cuando eso ocurrió, pero le pedí a Dios que me diera fuerza (...). Este es un dolor muy grande, ella era mi mano derecha, una hija ejemplar”, rememoró doña Clara.

Durante el debate, Durán explicó que el 25 de diciembre del 2007 le dio una carta de Navidad a su hija en la cual le recordaba a su hija que estar con salud y felicidad es “lo mejor de la vida”.

Asimismo, destacaba que algún día ya ella no estaría, pero que podría seguir adelante por más problemas que se presentaran.

“Que Dios la proteja y la libre de todo mal”, dice el escrito al final.

Durán contó en el juicio que al escribir esa carta se refería a que ella algún día moriría, ya que en aquel momento tuvo cáncer de seno.

Mencionó que era su hija quien la acompañaba a un club para adultos mayores, la llevaba a paseos y se encargaba de las compras y el pago de recibos para la casa. “Desde que ella no está no volví al club”, expresó.

El acusado, quien se abstuvo de declarar, permaneció viendo hacia el suelo y, en algunos momentos, cerró los ojos mientras doña Clara hablaba.

En tanto, sus defensores prefirieron no plantearle ninguna pregunta a la mujer y destacaron que son respetuosos del dolor de la afectada.

Este escrito del 2007 fue aportado como prueba en el juicio. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Este escrito del 2007 fue aportado como prueba en el juicio. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Fiscalía: Sospechoso de atropello de ciclistas viajaba a 102 kilómetros por hora

Este miércoles el Ministerio Público planteó su acusación y aseguró que el sospechoso de los hechos viajaba a 102 kilómetros por hora.

Así lo sostuvo el fiscal José Carlos Solórzano en la lectura de la acusación en contra de Mora Monge por un homicidio culposo.

“Esta representación acusa los hechos como homicidio culposo, según el numeral 117 del Código Penal”, dijo Solórzano.

Por su parte, Manuel Campos, abogado de la familia de Lucía Mata, planteó dos querellas, una por homicidio simple y otra por homicidio culposo, esta última al considerar que hubo una falta al deber objetivo de cuidado.

Campos, quien también planteó una acción civil, manifestó que el imputado había estado en un night club ubicado en San José la madrugada del 29 de enero del 2017 y en un bar en Turrúcares de Alajuela el 28 de enero de ese año por la noche.

Supuestamente, en el establecimiento alajuelense había consumido bebidas alcohólicas y allí pagó una cuenta de ¢178.000 y otra de poco menos de ¢10.000.

El experto en Derecho destacó que los padres de Lucía “sufrieron amargamente” por la muerte de su hija y que el daño psicológico fue tal que requirieron atención profesional.

El homicidio culposo es sancionado en el artículo 117 del Código Penal con una pena de prisión de seis meses a ocho años.

“En la adecuación de la pena al responsable, el Tribunal deberá tomar en cuenta el grado de culpa y el número de víctimas, así como la magnitud de los daños causados. En todo caso, al autor del homicidio culposo también se le impondrá inhabilitación de uno a cinco años para el ejercicio de la profesión, el oficio, el arte o la actividad en la que se produjo el hecho” (en este caso, conducir).

En tanto, el homicidio simple es penado con cárcel de 12 a 18 años, según el artículo 111 del Código.

El defensor de Mora, José Pablo Badilla, aseguró que solo hay una testigo que presenció el accidente que no fue citada a declarar por el Ministerio Público y cuestionó la investigación de las autoridades judiciales.

La defensa en este proceso insiste en que en el accidente hubo participación de un segundo vehículo que no fue considerado por la Fiscalía.

“El carro sí tuvo participación, pero no sabemos el momento. También iba otro vehículo (...). No se abordó la presencia de un vehículo blanco”, afirmó Badilla ante los jueces Franz Paniagua Mejía (quien preside), Alfredo Arias Calderón y Maureen Long Ureña.

Los jueces Franz Paniagua Mejía (centro), Alfredo Arias Calderón y Maureen Long Ureña son los encargados del debate. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Los jueces Franz Paniagua Mejía (centro), Alfredo Arias Calderón y Maureen Long Ureña son los encargados del debate. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo
El caso

Aparentemente, el 29 de enero del 2017 Mora Monge atropelló y mató a cuatro deportistas en Curridabat.

Un año después, la Fiscalía acusó al sujeto de homicidio culposo.

Ese día los deportistas se dirigían hacia el volcán Irazú y, cuando transitaban frente al Walmart de Curridabat, fueron arrollados por un vehículo Ford Mustang, modelo 2015, que fue ubicado por las autoridades en San Juan de La Unión, a 500 metros de donde ocurrió el hecho.

El sospechoso del atropello, actualmente de 33 años, se entregó 10 horas después de que sucediera el hecho.

Las autoridades estiman que el sujeto iba a alta velocidad cuando se dio el accidente, ya que en el lugar no quedaron huellas de frenado.

Información actualizada a las 6:41 p. m. con más datos.