Judiciales

Jueza de Cobros despedida por ejercer al mismo tiempo como abogada

Funcionaria actuó paralelamente como abogada directora en un proceso sucesorio. Consejo Superior calificó la falta como gravísima y ordenó revocar su nombramiento

Una jueza del Juzgado Especializado de Cobros de Goicoechea fue despedida sin responsabilidad patronal luego de que una investigación administrativa demostró que mientras estuvo nombrada en el cargo, al mismo tiempo se desempeñó como abogada directora dentro de un proceso sucesorio que se tramitaba en los Tribunales de Heredia.

La medida disciplinaria la adoptó el 29 de julio el Consejo Superior del Poder Judicial tras resolver una apelación interpuesta por la funcionaria. En dicha resolución se ratifica la falta “gravísima” cometida y se impone la revocatoria de nombramiento. “La sanción deberá ejecutarse de forma inmediata a la notificación del presente acuerdo”, señala el máximo órgano administrativo. El nombre de la jueza no trasciende, al acatar lo establecido en la Ley de Protección de la Persona Frente al Tratamiento de sus Datos Personales, Nº 8968, vigente desde el 7 de julio del 2011.

La investigación interna se abrió luego de que la mujer que llevaba el proceso sucesorio presentó la denuncia ante el Tribunal de la Inspección Judicial. En particular ella señaló que cuando contrató a la abogada para que llevara el asunto judicial, la profesional en derecho nunca le comunicó que también se desempeñaba como jueza. El hecho que generó este proceso interno ocurrió en los años 2018 y 2019. En la pesquisa se confirmó que la jueza, mientras fungía en el cargo, ejecutó paralelamente trámites en el expediente sucesorio, entre ellos autenticar escritos presentados por la promovente, para las fechas del 25 de abril, 10 de mayo y 21 de agosto del 2019.

La funcionaria en su descargo rechazó las imputaciones y al respecto dijo: “En resumen, desde mayo del 2014 laboro interinamente como jueza. Dichos nombramientos han sido en diferentes despachos judiciales, por períodos intermitentes e inclusive cerré la oficina que mantenía abierta al público en Heredia centro. No se puede conminar a una trabajadora interina y/o suplente a mantenerse a la espera de un nombramiento que es incierto, cuando se tienen obligaciones económicas que cumplir.

“La Ley Orgánica del Poder Judicial establece la prohibición para que los que sean abogados puedan ejercer la profesión, pero se exceptúan los servidores judiciales interinos o suplentes, siempre que ese interinato no exceda de tres meses. En el proceso sucesorio, no he tenido actuaciones presenciales, y mis nombramientos interinos como jueza no han superado los tres meses”, alegó la funcionaria.

Sin embargo, la pesquisa estableció que la jueza realizó las tres acciones antes citadas, cuando su nombramiento era superior a los tres meses. “La Ley Orgánica del Poder Judicial, así como criterios de la Procuraduría General de la República establecen la incompatibilidad de desempeñarse como Juez de la República y ejercer libremente la profesión de abogado, indistintamente de si se es propietario o interino, por cuanto se está sujeto a un régimen de prohibición (...) en este caso se determina que efectivamente sí se da la transgresión por parte de la encausada (...) lo cual confirma la comisión de una falta gravísima cuyo sanción está estipulada por el ordenamiento jurídico con el despido del funcionario”, señala la resolución del Consejo Superior.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.