Eillyn Jiménez B.. 3 diciembre, 2018
El fiscal Óscar Quirós expuso sus conclusiones este lunes, antes de solicitar altas penas de prisión para cinco sujetos. Foto: Albert Marín

El Ministerio Público pidió altas penas de cárcel para los cinco hombres que figuran como sospechosos de asesinar a balazos a Dennis Patricio Omier Taylor, alias Tupac.

Los hechos por los que se les acusa a los sujetos, de apellidos Guzmán, Smith, Thomas, Taylor y Urbina (exoficial de la Fuerza Pública), ocurrieron el 9 de octubre del 2015 en San Francisco de Dos Ríos, San José.

El representante de la Fiscalía, Óscar Quirós, pidió 65 años de prisión para Guzmán, Thomas, Smith y Taylor, a quienes señala por un homicidio y dos tentativas de homicidio.

En tanto, para Urbina solicitó 80 años por los mismos delitos, alegando que el hombre usó insumos y datos obtenidos por su puesto en un cuerpo policial para colaborar con la agrupación.

“La prueba indiciaria determinó la responsabilidad de los imputados en los hechos que se les vienen atribuyendo, porque ellos tuvieron participación activa en el hecho”, afirmó Quirós.

La solicitud de pena para los imputados fue hecha este lunes por la tarde, luego de exponer sus conclusiones en el juicio que se realiza desde el pasado 19 de noviembre en el Tribunal Penal de San José.

El fiscal fue enfático en que la prueba presentada es contundente y demuestra el vínculo de los hombres con el crimen, donde cada uno tenía un papel clave.

Se espera que este martes Deiber Pérez, de la Oficina de Defensa Civil de la Víctima, y los abogados defensores hagan su exposición y brinden sus conclusiones, para que en el transcurso de la semana se dicte sentencia.

El día del crimen, el fallecido, quien al parecer se dedicaba al narcotráfico, y su pareja, una mujer apellidada Sawers Hoyt, abordaron un taxi para dirigirse a un hospital privado ubicado en Escazú, donde ella tenía una cita de seguimiento por una liposucción a la que se había sometido.

A 500 metros de la casa de la hermana de Omier, donde se estaban hospedando, fueron interceptados por cuatro sujetos que viajaban en un vehículo color negro y atacados a balazos.

Producto de los disparos Omier murió en el lugar, mientras que un taxista, de apellidos Corrales Angulo, resultó herido y Sawers Hoyt ilesa.

Las juezas a cargo de este juicio son Isabel Porras (quien preside), Mariela Villalobos y Mariana Alvarado.

Los hechos

De acuerdo con la investigación del caso, el 9 de octubre del 2015, Tupac recibió 18 balazos en diferentes partes del cuerpo, pese a que los gatilleros dispararon entre 70 y 100 veces con fusiles de asalto AK-47.

Según un investigador que estuvo de testigo en el juicio, producto de la gran cantidad de disparos que recibió Omier, las trenzas que este tenía quedaron a unos cuatro metros del taxi en el que murió.

Durante la balacera, Corrales Angulo resultó herido en un brazo, por lo cual perdió la movilidad de este.

Luego del ataque, los cuatro hombres que en apariencia perpetraron los disparos huyeron a bordo del carro negro en el que llegaron y, a 500 metros de donde ejecutaron a Omier, intentaron quemarlo.

Dos hombres más cumplieron labores logísticas y colaboraron con el escape.

Inicialmente, en este caso había seis sujetos acusados; no obstante, uno de ellos fue separado por la ausencia de su defensora pública, quien no se presentó a la sala de juicio y tampoco fue ubicada por las autoridades judiciales en el primer día del debate.

El día de la captura de los sospechosos de la muerte de Tupac, la Policía Judicial reveló que una banda pagó ¢100 millones por el asesinato.

Asimismo, atribuyó el homicidio a una disputa narco por el tráfico de cocaína.

Información actualizada a las 6:34 p. m. con más datos.