Judiciales

Sujetos mataron a dueño de ‘sportsbook’ luego de recibir $950.800 de parte de su familia

Fiscalía pidió 75 años de prisión contra nueve de los sospechosos del secuestro y asesinato de William Sean Creighton Kopko

La Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos solicitó altas penas de prisión contra las 10 personas sospechosas del secuestro y asesinato de William Sean Creighton Kopko, dueño de un sportsbook ubicado en San Pedro de Montes de Oca, San José. La petición fue hecha ante los jueces del Tribunal Penal del Segundo Circuito Judicial de San José este jueves por la tarde.

Dentro de este proceso, uno de los sospechosos de participar en los hechos aceptó los cargos por los que se le acusaba y decidió someterse a un proceso especial abreviado. Se trata de Kenny Jerry Ford Dowman, quenel pasado 25 de febrero fue sentenciado a 33 años de cárcel.

Las otras personas imputadas son de apellidos Morales Vega, Vega Aguirre, Martínez Chacón, Sanabria Abarca, Vega Aguirre, Solís Chaves, Aguirre Leal, Jirón López, Medrano Vargas y Sánchez Gamboa, quienes sí han afrontado un juicio ordinario por los presuntos delitos de secuestro, robo agravado y asociación ilícita.

Según la acusación, antes del 24 de setiembre del 2018, los sospechosos, en apariencia, conformaron un grupo criminal luego de conocer la capacidad económica que tenía la familia de la víctima. Ante esto, se cree que secuestraron William Sean Creighton Kopko con la intención de obtener un beneficio patrimonial ilícito, ya que, presuntamente, pedirían como pago por su liberación $5 millones o su equivalente en dinero virtual.

Precisamente, durante la investigación, las autoridades determinaron que los acusados realizaron acciones como vigilancias y seguimientos al ofendido. Al parecer, el 24 de setiembre del 2018, al ser aproximadamente las 9:45 p. m., se trasladaron a bordo de dos carros, para continuar con la observación de los movimientos del empresario estadounidense.

Ese día, Jirón López y Medrano Vargas, quienes se laboraban como oficiales de la Policía de Tránsito, se movilizaron en las motocicletas asignadas para su trabajo para dar seguimiento a la víctima, quien salió de su trabajo en San Pedro a bordo de su vehículo. Él iba hacia Granadilla de Curridabat, pero nunca llegó a ese punto.

“Cuando la víctima transitaba por las cercanías del cruce de Santa Marta de Montes de Oca, habría sido interceptada por Jirón y Medrano, quienes consiguieron que este detuviera su carro. Al parecer, en ese momento, otros imputados que se encontraban cerca llegaron al lugar y se presume que con armas de fuego y violencia física privaron de libertad a Creighton, trasladándolo hasta una casa de Aguirre Leal, en el Alto de la Trinidad de Moravia, lugar que habría sido facilitado por una de las imputadas para el ocultamiento y resguardo de la víctima”, explicó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

La acusación también destaca que los sospechosos del secuestro y crimen se apoderaron del carro del ofendido con el propósito de deshacerse de él, razón por la que Ford aceptó trasladar el vehículo hasta Heredia, donde colisionó y huyó del sitio.

“En apariencia, los imputados empezaron a contactar a personas cercanas a la víctima, indicándoles que debían darles dinero, pues, de lo contrario, asesinarían al ofendido. El 25 de setiembre del 2018, los acusados habrían recibido $950.800 con moneda virtual.

“Con el fin de no ser descubiertos, se cree que los sospechosos asesinaron al ofendido Creighton Kopko y lo trasladaron hasta la localidad de Quepos, donde ocultaron su cuerpo en el cementerio municipal de dicho lugar”, agregó la Fiscalía.

Las pesquisas permitieron determinar que 27 de setiembre del 2018, el imputado Morales Vega salió del país por la zona fronteriza de Paso Canoas hacia Panamá, con destino a Cuba, lugar donde se mantuvo oculto por varios días y, posteriormente, el 9 de noviembre de ese año, salió con destino final a España.

Se sospecha que se ocultó en ese país con el fin de realizar las coordinaciones pertinentes para alquilar un lugar que le permitiera esconderse, junto con algunos de los integrantes del grupo criminal. En cuanto a Aguirre Leal y Sánchez Gamboa, quienes se encontraban en Costa Rica, se cree que recibieron parte del dinero y procedieron a entregarlo al resto de sospechosos.

“El 11 de enero del 2019, con la cooperación penal internacional brindada por las autoridades de España, se logró, de manera simultánea, detener a los integrantes de la organización criminal. De acuerdo con el informe de la necrosis practicada al ofendido, se determinó que la causa de muerte fue homicida por asfixia mecánica”, agregó el ente acusador del Estado.

En total, para nueve de los imputados se pidió 75 años de prisión para cada uno, 50 por el secuestro, 15 por robo agravado y 10 por asociación ilícita, mientras que para Sánchez Gamboa la Fiscalía solicitó cuatro años de cárcel por el delito de favorecimiento real.

Si se llega a acoger la petición fiscal, la pena de 75 años será readecuada a 50, ya que es la máxima condena que se impone en Costa Rica.

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Periodista de la Sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.