Carlos Arguedas C.. 18 septiembre
La exhumación del cuerpo se produjo el pasado 5 de setiembre en el cementerio municipal de Quepos. La tumba no tenía ningún nombre. Foto cortesía.
La exhumación del cuerpo se produjo el pasado 5 de setiembre en el cementerio municipal de Quepos. La tumba no tenía ningún nombre. Foto cortesía.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó que un cuerpo exhumado de una tumba sin nombre, en el cementerio de Quepos, Puntarenas, pertenece al estadounidense William Sean Creighton, secuestrado desde el 24 de setiembre del 2018.

El hallazgo lo hicieron los investigadores el pasado jueves 5 de setiembre, luego de recibir informes confidenciales sobre la ubicación del cadáver.

Este hecho lo divulgó el pasado lunes la cadena estadounidense ESPN, la cual citó al Departamento de Estado de los Estados Unidos: Podemos confirmar que las autoridades costarricenses identificaron los restos de un ciudadano estadounidense en Costa Rica.

“Ofrecemos nuestras más sinceras condolencias a la familia por su pérdida. Estamos monitoreando de cerca la investigación de las autoridades locales sobre la causa de la muerte. Estamos listos para proporcionar toda la asistencia consular apropiada. Por respeto a la familia durante este momento difícil, no tenemos más comentarios”, indicó el ente gubernamental.

Sin embargo, en Costa Rica, el Ministerio Público aún no confirma esta versión.

“La Fiscalía Adjunta contra Narcotráfico y Delitos Conexos no ha confirmado que la aparición de los restos en Quepos correspondan a la misma persona (William Sean Creighton), por lo que se está a la espera de recibir un informe con todos los análisis científicos realizados en el Complejo de Ciencias Forenses”, indicaron por medio de su oficina de prensa.

El cementerio de Quepos se encuentra a un lado de la carretera Costanera, 300 metros al este del Maxi Palí y es propiedad de la municipalidad.

Consultada la alcaldesa de Quepos, Patricia Bolaños Murillo, sobre lo sucedido con este cuerpo, alegó inicialmente no estar muy enterada del suceso; pero luego manifestó que el día de la exhumación, el encargado del cementerio le comentó sobre el ingreso del OIJ al camposanto.

"El problema del cementerio de nosotros es que por la parte de atrás está rodeado de un palmar. Cualquiera puede entrar a cualquier parte. El cementerio tiene un encargado durante el día y durante la noche no tenemos a nadie, por ahora, porque el guarda está incapacitado. Tuvo un accidente y estamos un poquito faltos de personal.

“En el día solo hay un encargado que en teoría nos ayuda tanto para cuidar las personas que tienen que enterrar ahí una persona, darle mantenimiento y todo lo que lleva alrededor de los nichos”.

Bolaños agregó que posiblemente este jueves indague un poco más sobre el tema y pueda dar una explicación más detallada sobre cómo enterraron al estadounidense en Quepos.

Antecedentes

El secuestro de Creighton se produjo la noche del 24 de setiembre del 2018 luego de que la víctima, quien era el dueño del sportsbook 5Dimes –cuyas oficinas están en el edificio Equuos en Montes de Oca– regresaba de Curridabat, a donde fue a dejar a una compañera del trabajo.

El ofendido fue interceptado por dos policías del Tránsito que le pidieron parar y luego cuatro sujetos que llegaron en un pick-up alquilado se lo llevaron hasta una casa en La Trinidad de Moravia. Desde ese momento se desconocía el paradero del empresario.

El 11 de enero pasado la Policía Judicial detuvo a 12 personas como sospechosas del secuestro.

Tres fueron capturadas en Zaragoza, España. Se trata de un ingeniero informático de apellidos Morales Vega, su madre Vega Aguirre, de 45, y la compañera sentimental del ingeniero, de apellidos Solís Chaves, de 24.

En el país capturaron a la abuela de Morales, de apellidos Aguirre Leal, de 71 años; un hijo de ella apellidado Vega Aguirre, de 46; una mujer, Sanabria Martínez, de 35; y seis hombres: Martínez Chacón, de 39; Sánchez Gamboa de 45; Ford Dowdon, de 37; Rivera Masís, de 64; Medrano Vargas, de 34 y Jirón López, de 36. Los dos últimos son policías de Tránsito.

Wálter Espinoza dijo, cuando desarticularon el grupo, que cada cada uno de los implicados desarrolló un rol diferente con la motivación de conseguir dinero, por lo que el propio día del secuestro pidieron el pago de $5 millones a la familia, a cambio de la liberación del empresario.

No obstante, luego de varias negociaciones con los parientes de la víctima, la suma se bajó a poco menos de $1 millón, dinero que fue pagado con moneda virtual, conocida como bitcóin. A pesar del pago, el estadounidense no fue liberado y se desconocía su ubicación hasta el pasado 5 de setiembre.

El Ministerio Público informó que, de confirmarse que el cuerpo es el de William Sean Creighton, se podría ampliar la imputación de cargos y que todo continuará en el mismo expediente 18-027579-0042-PE.

Infografía
Infografía
Investigado por lavado

William Sean Creighton, de 43 años, fundó y dirigió 5Dimes, una casa de apuestas en línea con sede en San Pedro de Montes de Oca. El sitio ha servido a los apostantes en los Estados Unidos durante cerca de dos décadas.

Este empresario creció en Bridgeport, Virginia Occidental, Estados Unidos, y era hijo de William Creighton, dueño de una cadena de tiendas de comestibles llamada Giant Eagle. Después de graduarse de la Universidad de Virginia Occidental, en 1998, con un título en administración de empresas, se mudó a Costa Rica para lanzar 5Dimes un año después, informó ESPN.

En el 2016, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos reveló que estaba investigando a 5Dimes por lavado de dinero, según una orden de embargo presentada en un Tribunal de Distrito de EE. UU.

En marzo del 2016, La Nación publicó una serie de artículos en los cuales se informó de que el sportsbook habría utilizado tarjetas de regalo del sitio de compras amazon.com para permitir a estadounidenses hacer apuestas ilegales en Internet y lavar, presuntamente, unos $2 millones.

El gobierno federal nunca ha presentado cargos contra 5Dimes o Creighton. La investigación en Estados Unidos permanece abierta, dice la nota de ESPN.