Katherine Chaves R.. 8 agosto, 2019
Familiares relataron que Mario Castro Calvo, de 48 años, llegó con una bronconeumonía al hospital de Alajuela.
Familiares relataron que Mario Castro Calvo, de 48 años, llegó con una bronconeumonía al hospital de Alajuela.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) tramita una denuncia por posible homicidio culposo de un profesional en Química, al que una doctora, aparentemente, le negó atención médica en el Hospital San Rafael de Alajuela, durante la actual huelga de trabajadores.

Así lo confirmó la oficina de prensa del Ministerio Público, luego de que se le consultara si indagan el fallecimiento de Mario Castro Calvo, de 48 años, ocurrido este martes en su casa.

Indicó que al caso se le asignó el número de expediente 19-3861-057-PE y que, de momento, se tramita contra ignorado; es decir, no hay personas imputadas individualizadas.

Berny Castro, hermano del fallecido, confirmó que la familia presentó la denuncia el mismo martes.

Actualmente, la investigación está en manos de la Policía Judicial, donde se indaga el presunto delito de homicidio culposo en modalidad de mala praxis.

La causa se encuentra en la etapa inicial con el fin de determinar las causas que pudieron haber provocado la muerte del señor y por ello la Fiscalía comunicó que no pueden brindar más detalles.

(Video) CCSS invitó a sindicatos a sentarse a dialogar, aún no recibe respuesta

En paralelo, en la vía administrativa, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) informó de que pidió a la dirección de ese hospital un informe sobre el fallecimiento de Castro Calvo.

La muerte del químico trascendió este miércoles, en medio de una huelga que mantienen los sindicatos de la CCSS para resguardar sobresueldos que cobran como porcentaje del salario.

Según los familiares del fallecido, el hombre llegó “ahogándose con bronconeumonía” al hospital de Alajuela.

“No podía respirar bien, pero ahí le indicaron que no se trataba de un paciente grave, sino uno verde y que fuera al Ébais de Montecillos después de las 2 p. m. para que lo atendieran”, relató Helen Navarro, hermana.

En apariencia, el ofendido, quien supuestamente padecía de hipertensión y diabetes, se retiró a su casa, donde falleció tres horas después.

Por su parte, Alberto Castro, otro hermano del fallecido, afirmó: “Si en ese momento me hubieran dicho que el hospital estaba lleno, está bien, pero si acaso en Emergencias había unas 20 personas. No había una aglomeración de gente. No podemos permitir que la gente muera por algunas personas que quieren mantener sus privilegios".

Colaboró en esta información el periodista Yeryis Salas.