Carlos Arguedas C.. 14 agosto
Seguridad Pública y Cruz Roja participan en el rescate.
Seguridad Pública y Cruz Roja participan en el rescate.

La Fiscalía de Quepos y Parrita acusó a tres personas como posibles responsables de un accidente ocurrido durante un tour de rafting el 20 de octubre del 2018, en Quepos, Puntarenas, que provocó la muerte de cuatro turistas estadounidenses, otros 13 salieron con vida.

Los sospechosos habrían faltado al deber de cuidado al salir a navegar en balsas por el río Naranjo, en Naranjito de Londres de Quepos, pese a que el mal tiempo imperaba en la zona de los Santos, desde donde se alimenta la afluente del río.

Por el hecho, a dos hombres de apellidos Contreras Martínez y Pessoa Calvo se les atribuye el delito de naufragio, mientras que al tercero, de apellidos Contreras, lo vinculan con el delito de omisión de auxilio, informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

El delito de naufragio castiga a “quien ejecute cualquier acto que ponga en peligro la seguridad de (...) construcción flotante (..) y si ocasiona la muerte, la prisión será de ocho a dieciocho años”.

En tanto, el delito de omisión de auxilio castiga con multa a quien omita prestarle el auxilio necesario a una persona cuando pueda hacerlo sin riesgo personal.

La Fiscalía informó de que la conclusión de la investigación será comunicada a las familias de las víctimas, las cuales cuentan con tres días hábiles para determinar si se constituyen o no en querellantes, y, de ser así, deberán presentar una acusación particular.

Las familias también deberán indicar si presentarán una acción civil resarcitoria, con la que pueden reclamar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos. Con ese fin, tienen un plazo de 10 días para formular y presentar los documentos correspondientes.

Una vez que la Fiscalía tenga en su poder esa documentación, presentará la acusación al Juzgado Penal de Quepos, con una solicitud de apertura de juicio.

Antecedente

Según las pesquisas realizadas por el Ministerio Público, los hechos ocurrieron el 20 de octubre del 2018, a las 3 p. m., cuando los imputados realizaron una excursión con un grupo de turistas estadounidenses.

En apariencia, los imputados tenían conocimiento de que debido a las condiciones climáticas ese día, hacer rafting o correr los rápidos en el río Naranjo era riesgoso.

Cinco minutos después de que se inició el recorrido, las balsas en las que viajaban las víctimas volcaron y los ofendidos fueron arrastrados por la corriente. De acuerdo con la acusación, cuatro turistas fallecieron producto de asfixia por sumersión.

Las víctimas son los estadounidenses Ernesto Sierra, Jorge Caso, Sergio Lorenzo, y Andrés Denis, todos entre 25 y 35 años. En el accidente también perdió la vida el guía turístico costarricense Kevin Thompson Reid.

En apariencia, el implicado de apellidos Contreras Martínez iba en una balsa en la que debía rescatar a las personas si ocurría alguna eventualidad; no obstante, se obtuvo prueba según la cual durante el accidente, otros dos turistas pidieron auxilio y el imputado se habría negado a rescatarlos. Al parecer, ellos tuvieron que nadar hasta la orilla para salvar sus vidas.

La Fiscalía dará a conocer toda la prueba recabada durante la audiencia preliminar, en la que solicitará la apertura a juicio contra los imputados.