Judiciales

Apelación posterga extradición del suegro de expresidente de El Salvador vinculado a lavado de dinero

Tribunal Penal de San José autorizó, el 11 de febero, la entrega a las autoridades salvadoreñas, pero la defensa logró frenar salida de Juan Carlos Guzmán Berdugo por segunda ocasión

Una apelación que presentó la defensa de Juan Carlos Guzmán Berdugo, suegro del expresidente de El Salvador, Mauricio Funes, postergó su extradición a esa nación centroaméricana.

El hecho lo confirmó este viernes la oficina de prensa del Poder Judicial, la cual informó de que el Tribunal Penal de San José el pasado 11 de febrero autorizó la entrega de Guzmán a las autoridades salvadoreñas, para que lo juzguen como sospechoso del delito de legitimación de capitales.

Sin embargo, en un breve comunicado agregaron que los abogados defensores presentaron una impugnación a la resolución, por lo que ahora el expediente debe ser conocido por un tribunal de apelaciones.

Esta es la segunda vez que la extradición se aprueba pero no se logra ejecutar.

La primera vez sucedió el 23 de enero del 2020, pero la decisión fue recurrida ante el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal de Goicoechea, el cual el 27 de febrero del 2020 anuló la resolución y pidió una nueva sustentación a los jueces de primera instancia.

La inquietud de los jueces superiores fue que no se analizó si era cierto que “el señor Guzmán Berdugo habría obtenido asilo político en Nicaragua”, como lo alegó la defensa.

De ser verídica esa situación, el Tribunal de Apelación de Goicoechea indicó que varios pronunciamientos la Corte Interamericana de Derechos Humanos han dicho “que asilar es aceptar la existencia de persecución política —no caben los delitos comunes— (...) y tal instituto obliga al Estado a no devolver a la persona (...) al sitio donde es perseguida”.

Al cierre de la presente información, no había sido posible conocer cuáles fueron los cuestionamientos que presentó la defensa contra el actual pronunciamiento.

Luego de comunicarse el fallo del 17 de febrero, tanto el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, como la Fiscalía General de la República de El Salvador dieron a conocer el hecho a los medios de prensa de aquella nación y se dio por un hecho el inminente regreso de Juan Carlos Guzmán.

El arresto de Juan Carlos Guzmán. en Costa Rica lo hicieron oficiales de la Policía Profesional de Migración el 1.° de abril del 2019.

La detención cuando Guzmán acudió a una cita en las oficinas de Migración en La Uruca, San José, pues el domingo 31 de marzo de ese año había sido sorprendido en condición irregular en el puesto migratorio de Paso Canoas, cantón de Corredores, en la frontera con Panamá.

Guzmán, inicialmente, estuvo detenido en el centro para extranjeros, ubicado en Los Lagos de Heredia, pues se le abrió un proceso de deportación, pero luego se sometió a un proceso de extradición.

Precisamente, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador aprobó, el 4 de abril del 2020, pedir la extradición de Guzmán a petición del Juzgado Séptimo de Instrucción.

Lo anterior porque en dicho despacho se le sigue un proceso conocido como Saqueo Público.

La Fiscalía General de la República (FGR) de ese país sostiene que Guzmán, presuntamente, participó en una red bajo el mando del exmandatario Mauricio Funes, que logró apropiarse de $351 millones de fondos de la Presidencia.

La Fiscalía atribuye a Guzmán Berdugo realizar gastos de $140.756, pero reportó ingresos por $7.197. Además, compró cinco carros por un valor de $55,000: cuatro durante el periodo presidencial de Funes –desde el 1.º de junio de 2009 al 31 de mayo de 2014– y uno en enero de 2015, agrega la acusación fiscal.

Las investigaciones también revelan que el suegro del exmandatario depositó en efectivo $39.700 en sus cuentas personales, dinero que no tiene respaldo de origen. Además, supuestamente, pagó préstamos propios por $13.406 y préstamos de su esposa, Ada Luz Sigüenza, por $32.155.

La FGR detalla que esos gastos los empezó a hacer desde que su hija, Ada Mitchell Guzmán, inició una relación sentimental con Funes, con quien tiene un hijo. Los tres viven en Nicaragua como asilados políticos.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.