AFP. 27 junio
El expresidente Mauricio Funes durante una entrevista en Managua, poco después de que recibió el asilo político, en setiembre del 2016.
El expresidente Mauricio Funes durante una entrevista en Managua, poco después de que recibió el asilo político, en setiembre del 2016.

San Salvador. Un juzgado salvadoreño ordenó este miércoles la captura del expresidente Mauricio Funes (2009-2014), asilado en Nicaragua, acusado de delitos de corrupción por el desvío de $351 millones durante su gestión.

“Ordeno la emisión de las órdenes de captura a nivel nacional e internacional” del expresidente Funes y otras 14 personas más, señaló un tribunal de San Salvador en una comunicación divulgada por la Fiscalía General de la República (FGR).

Tanto el exmandatario como las otras 14 personas no presentaron abogados para su defensa en una audiencia celebrada el 11 de junio.

La orden de captura del expresidente se expide por “la probable comisión de los delitos calificados provisionalmente como peculado y lavado de dinero y activos (...), en perjuicio de la administración pública y del orden socioeconómico”, indicó la resolución del juzgado Quinto de Paz.

Además de Funes, el juzgado ordenó la captura de la actual pareja del expresidente, Ada Michell Guzmán, y de sus hijos Diego Roberto Funes Cañas y Carlos Mauricio Funes Velasco, quienes también se encuentran asilados en Nicaragua.

El 11 de junio, el juzgado Quinto de Paz ordenó la aprehensión provisional de otras 17 personas relacionadas con el caso de Funes, entre ellas la exprimera dama Vanda Pignato, quienes están acusadas de peculado y lavado de dinero y activo en perjuicio de la administración pública.

El juzgado ordenó la inmovilización de cuentas bancarias, incautación de bienes inmuebles y vehículos de Funes y los otros acusados.

El expresidente se asiló en Nicaragua por considerarse un perseguido político en El Salvador, lo cual ha sido rechazado por el fiscal general, Douglas Meléndez.

De acuerdo con la Fiscalía, Funes habría lavado unos $10 millones mediante transacciones efectuadas por sus hijos o familiares de su pareja.

Parte de esa cifra fue lavada en transacciones como compra de automóviles, depósitos a empresas de comunicaciones, pagos de tarjetas de crédito o depósitos en efectivo a cuentas bancarias de familiares o allegados, según la Fiscalía.