Carlos Láscarez S.. 12 diciembre, 2018

El alcalde de Puntarenas, Randall Matarrita Chavarría, fue suspendido de su cargo por un periodo de seis meses sin goce de salario, ya que figura como sospechoso de los delitos de incumplimiento de deberes y malversación de fondos.

El 3 de diciembre anterior, agentes judiciales indicaron a los empleados municipales que se trataba de un asunto judicial y que tenían que dejar las computadoras tal como estaban. Foto: cortesía

Según un comunicado divulgado este miércoles por el Ministerio Público, los hechos que se investigan ocurrieron desde el 2015 y hasta el 3 de diciembre anterior, cuando la entidad dirigió un allanamiento en distintos departamentos de la municipalidad.

Al parecer, Chavarría no habría revocado la concesión de administración del balneario San Lucas Beach Club de Puntarenas, pese a que varias instancias estatales señalaron que la empresa contratada no cumplía con los requisitos necesarios.

Se presume que durante la operación del balneario, el alcalde giró fondos para pagar el agua y la luz a la compañía que se encontraba instalada en el lugar.

El 3 de diciembre pasado, 8 agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y varios fiscales ingresaron a las 10 a. m. en busca de variada evidencia.

Ese día, el alcalde manifestó: “Yo vengo con tranquilidad a afrontar a los agentes y a la Fiscalía. No sé cuál es la causa del allanamiento, pero estoy a disposición de verificar y revisar todo”.