Hugo Solano C.. 15 agosto
Resguardar el principal edificio histórico de la ciudad de San José, abliga a fuertes protocolos cuando hay incendios cercanos, como uno ocurrido este jueves. Foto: Rafael Pacheco.
Resguardar el principal edificio histórico de la ciudad de San José, abliga a fuertes protocolos cuando hay incendios cercanos, como uno ocurrido este jueves. Foto: Rafael Pacheco.

A las 8:06 a. m. de este jueves el sistema de emergencias 9-1-1 recibió una alerta por fuego con peligro de explosión en una soda del centro comercial Galerías Ramírez, 50 metros al norte del centenario Teatro Nacional, por lo que de inmediato avisaron al cuerpo de Bomberos.

El riesgo de que una estructura como el teatro, con categoría de patrimonio y con escasos sistemas para mitigar el fuego, estuviera amenazada, obligó a las autoridades a ejecutar el protocolo completo de emergencia, que congregó en San José a 14 unidades de bomberos de diferentes localidades periféricas.

El despliegue estaba justificado en la alerta, en la que se hablaba de dos cilindros o pipas de gas de 500 galones en pleno casco central de la capital, informaron las autoridades.

“Como los cuadrantes son tan antiguos se hace un despacho importante, solo que muchas veces no se ve. Como hoy casi no hay carros en la calle, las unidades quedaron muy evidentes. El peligro de explosión de gas en casos de incendio estructural en una zona como esa, obliga a que el despacho sea completo”, explicó Héctor Chaves, director del Cuerpo de Bomberos.

En cuestión de seis minutos llegaron al sitio las dos primeras unidades, y luego de entrar por las cortinas metálicas que están a media cuadra, frente al edificio de la Caja Costarricense de Seguro Social, constataron que se quemaron cinco metros cuadrados y que el fuego se originó en un freidor.

Los bomberos ventilaron la escena y usaron polvo químico, por lo que rápidamente se controló la situación.

Chaves indicó que en una zona como esa la propagación es muy rápida y hay edificaciones patrimoniales que hay que proteger y que complicarían una eventual atención.

Muchos de los camiones se quedaron a unos 500 metros de la zona en posición de disponibilidad y solo intervienen en caso de que se requiera.

En este caso llegaron a la escena una extintora, una ambulancia y un camión con equipos denominado Arac.

También se aproximaron y luego fueron retiradas, otras cinco extintoras, así como la unidad de materiales peligrosos, un tanquero, un cisterna y otros tres camiones de apoyo.

Chaves concluyó que en las estaciones se trabaja las 24 horas, los siete días de la semana y el hecho de que sea feriado, como este Día de la Madre, no afecta los niveles de atención.

Una vez que se controló la escena, a las 9:02 a. m., se retiraron unidades cercanas, como este tanquero que estaba disponible frente al Melico Salazar, Foto: Rafael Pacheco.
Una vez que se controló la escena, a las 9:02 a. m., se retiraron unidades cercanas, como este tanquero que estaba disponible frente al Melico Salazar, Foto: Rafael Pacheco.