Hugo Solano C.. 20 julio, 2018
 Banasol de Matina, Limón, es una de las zonas donde las fuertes lluvias han dejado pérdidas en el agro y muchas personas en albergues. Foto: Alonso Tenorio
Banasol de Matina, Limón, es una de las zonas donde las fuertes lluvias han dejado pérdidas en el agro y muchas personas en albergues. Foto: Alonso Tenorio

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) y la Comisión Nacional de Emergencias piden mucha prevención en la zona del Caribe porque las lluvias continuarán durante las próximas horas y no se espera una merma para este fin de semana.

Por el contrario, los expertos anuncian la llegada de una nueva onda tropical, que generará aguaceros este sábado, principalmente en Limón y en zonas aledañas.

Este viernes se prevén condiciones mayormente nubladas y lluvias de variable intensidad y tormenta eléctrica aislada en la zona norte y el Caribe y se estiman acumulados de hasta 50 litros en periodos de 3 a 6 horas.

Para tener una idea, un aguacero fuerte alcanza 30 litros por metro cuadrado.

Según reportes de la CNE, actualmente hay ríos desbordados en barra del Colorado y en la isla Brava, que están en el Caribe norte.

Parte de la cobertura nubosa alcanza de forma ocasional el Valle Central y puede generar lluvias dispersas y ocasionales, especialmente en las montañas, pero la zona más poblada del país no tendrá hoy aguaceros fuertes, dijo Rebeca Morera, meteoróloga del IMN.

Por su parte, en el Pacífico la nubosidad fue disminuyendo en la mañana y ocasionó el rápido ascenso en las temperaturas. Lo anterior, en conjunto con la humedad imperante, favorece nuevamente desarrollos nubosos que derivarán en aguaceros y tormenta eléctrica durante la tarde y primeras horas de la noche, con acumulados de entre 25 y 50 litros en lapsos de 3 a 6 horas.

Además, el aumento de la presión atmosférica sobre el mar Caribe es el que origina los fuertes vientos que se perciben en el Valle Central, el Pacífico norte y las cordilleras.

Las ráfagas han alcanzado entre 45 y 78 kilómetros por hora, razón por la cual el IMN pide precaución a embarcaciones pequeñas en ambos litorales y a las aeronaves que atraviesan pasos de montaña.

Nueva onda

A todo lo anterior se suma que para la madrugada del sábado se espera el arribo de una nueva onda tropical que va a generar lluvias a lo largo de ese día.

El Caribe es la zona más vulnerable por los suelos saturados y porque los ríos en esa zona están crecidos, dijo Rebeca Madrigal, del IMN.

“La onda va a generar inestabilidad en diferentes sectores, ya que a lo largo del día induce a cambios en la atmósfera y por tanto surgen las condiciones idóneas para precipitaciones”, acotó.

Para ese día en San José y el resto del Valle Central la onda tropical va a generar lluvias, pero no tan significativas y las más recurrentes van a ser en las montañas.

En el Pacífico central y sur sí se espera un aumento en las lluvias y aguaceros intensos.

Lidier Esquivel, Jefe del Departamento de Prevención y Mitigación de la Comisión Nacional de Emergencias, afirmó que el Caribe y la zona norte están en alerta roja y así se van a mantener.

Se mostró preocupado y pidió estar muy alertas por las constantes lluvias en el Caribe. Dijo que se mantiene el operativo con los comités regionales y locales activos y los 18 albergues seguirán recibiendo lo necesario para unas 1.500 personas que ahí permanecen. Están principalmente en Sarapiquí, Talamanca, Matina y Turrialba.

Estas zonas, de por sí, registran suelos saturados por los aguaceros acumulados de los últimos días.

Por ejemplo, durante la madrugada se presentaron fuertes precipitaciones en el Caribe, dichos núcleos de nubosidad y lluvias alcanzaron la zona norte y varias partes del Valle Central, donde hubo lloviznas.

Los acumulados en el centro de Limón en las últimas 24 horas son de 140 litros por metro cuadrado. Parismina y Guápiles tuvieron 100 litros por metro cuadrado, Pococí 120 y Sarapiquí 75. Todas estas zonas tienen suelos saturados y están actualmente en alerta.

En el Pacífico central y sur este viernes también hubo aguaceros y tormenta eléctrica en las primeras horas de este viernes, pero con montos que no superaron los 25 litros por metro cuadrado en 24 horas.

Los cantones en alerta roja son Turrialba, Sarapiquí, Matina y Talamanca, así como el distrito Valle La Estrella. En alerta amarilla están Alvarado de Cartago, Limón, Siquirres, San Isidro de Heredia (por donde pasa gran parte de la ruta 32), Jiménez, Guatuso y el distrito de Colorado en Pococí.

La alerta menos intensa (verde) es para Guácimo, Pococí, Upala, Los Chiles y San Carlos.

La CNE mantiene alertas en todo el litoral Caribe y la zona norte, así como en San Isidro de Heredia, Jiménez, Turrialba y Alvarado de Cartago. Imagen: CNE
La CNE mantiene alertas en todo el litoral Caribe y la zona norte, así como en San Isidro de Heredia, Jiménez, Turrialba y Alvarado de Cartago. Imagen: CNE

La alerta verde es informativa y permite a los comités de emergencia comunicar las condiciones que existen para que se tomen precauciones.

La alerta amarilla es preparatoria y hace que se activen los comités, se verifiquen suministros, revisen los protocolos de emergencia con los equipos de primera respuesta y, de ser necesario, se proceda a la evacuación de personas y habilitación de albergues.

La alerta roja se da cuando es necesaria una etapa de evacuación, por lo que todos los comités locales de las zonas afectadas deben activarse en su totalidad. Además, conlleva la habilitación de más albergues temporales, movilización de recursos, recuento de daños y análisis de información.

Al final del día, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) confirmó que sus establecimientos de salud en la región Huetar Atlántica estarán en alerta ante el ingreso de la onda tropical.

Wilman Rojas, director regional de servicios de salud en aquella zona, confirmó que el personal se mantendrá en sus comunidades y “localizable” en caso de que sea requerido durante el fin de semana.

Además, estarán disponibles 14 equipos médicos de emergencias (conocidos como EMT) para atender eventualidades en sitios de difícil acceso. “Estos equipos están integrados por personal médico, de enfermería, de farmacia y un asistente técnico de atención primaria en salud”, quienes tienen entrenamiento e insumos para trabajar hasta por tres días en estas zonas.

Los cuerpos de socorro y el IMN advierten de que se debe tener mucha precaución en las zonas cubiertas por alerta ante cualquier monto de lluvia, ya que parte podría transformarse en escorrentía hacia los ríos. Piden tener extrema precaución en los cantones de Sarapiquí, Pococí, Siquirres, Guácimo, Matina, Turrialba, Limón, Talamanca y alrededores.