Carlos Arguedas C., Raúl Cascante. 26 diciembre, 2019
En el barrio limonense de Envaco, algunas calles están anegadas pero eso no impide el paso de vehículos y personas. Foto de Raúl Cascante.
En el barrio limonense de Envaco, algunas calles están anegadas pero eso no impide el paso de vehículos y personas. Foto de Raúl Cascante.

El viento y la lluvia que desde el 25 de diciembre están afectando a las regiones Caribe y norte se mantendrán este jueves, comunicó el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

En un comunicado hecho público a las 9:10 a. m. de este jueves, el IMN informó de que las alteraciones climáticas las está generando la alta presión en la atmósfera, que provoca el ingreso de humedad y nubosidad que provienen del mar Caribe.

La zona más afectada es la provincia de Limón, donde se acumularon precipitaciones de 10 a 20 milímetros (un milímetro significa un litro de agua por metro cuadrado), de 1 a. m. a 9 a. m.

Precisamente, se mantienen anegadas localidades como Envaco, Colina, Seibon, Limoncito, Juan Pablo Segundo, Santa Fe y los Lirios, en el centro de Limón.

Los habitantes de esos lugares están a la expectativa de alertas ante cualquier cambio que agrave la situación.

Ricardo Castro, un vecino de Envaco, dijo: “Siempre en este mes de diciembre es la misma situación que nos obliga a estar alerta y poner nuestros enseres en un lugar seguro, donde el agua no les pueda llegar”.

Expectativa

En lo que resta del día, según el IMN, continuarán las lluvias de variable intensidad, las más fuertes hacia el Caribe Sur. Igualmente, por la noche se prevén lluvias intermitentes.

De acuerdo con el pronóstico, hay posibilidad de lluvias débiles en las montañas del Pacífico norte y Valle Central.

Por su parte, en las regiones del Pacífico, se prevén chubascos aislados en la parte sur y el resto de la región se mantendrá con pocas nubes.

En cuanto al viento, se esperan velocidades máximas entre 50 y 80 km/h en las cordilleras y entre 30-y 60 km/h en las partes bajas del Gran Área Metropolitana (GAM) y en el Pacífico norte.

Por tal motivo, se solicitó a la población extremar las precauciones por el viento fuerte y la posible afectación de techos, cableado eléctrico, rótulos, árboles, sobre todo cuando se visiten las partes montañosas.

Asimismo, se solicitó estar atentos a posibles cambios en el nivel de ríos en aquellas zonas con vulnerabilidad a inundaciones, además, de vigilar aquellos sectores propensos a deslizamientos.