Eillyn Jiménez B., Keyna Calderón, corresponsal GN. 21 octubre
Una farmacia icónica en Cartago fue consumida por las llamas este lunes. Foto: Suministrada por Keyna Calderón, corresponsal GN
Una farmacia icónica en Cartago fue consumida por las llamas este lunes. Foto: Suministrada por Keyna Calderón, corresponsal GN

La Botica Central, un edificio patrimonial construido en 1896 en el centro de Cartago, fue consumido parcialmente por las llamas este lunes por la mañana.

Del total de la estructura, de 1.141 metros cuadrados, hubo afectación total en unos 300 metros cuadrados, según los reportes preliminares del Cuerpo de Bomberos.

Las áreas afectadas incluyen la Farmacia Central y el restaurante Casero. Sin embargo, en el inmueble también funcionan una boutique, un salón de belleza, una tienda de regalos y una heladería, entre otros comercios.

Los apagafuegos recibieron la alerta de la emergencia a las 5:13 a. m. en el costado sur de las Ruinas de Cartago.

“Al llegar al lugar nos encontramos una estructura en la que hay una farmacia y un restaurante con problemas de fuego en el cielorraso. Se atacó el fuego para evitar su propagación y, posteriormente, se procedió con el control", manifestó Gilbert Warren Warren, del Cuerpo de Bomberos.

Debido a la emergencia no se reportaron personas heridas ni fallecidas, confirmó la entidad, que desplazó tres unidades extintoras y un cisterna al sitio.

Bomberos informó de que se identificó la parte alta de uno de los locales como el punto de origen de las llamas.

Agregaron que los daños se focalizaron en el cielorraso y techo de los dos comercios-

La estructura, que combina el estilo de las construcciones coloniales e influencias de la corriente neoclásica fue la casa del médico cirujano y filántropo cartaginés Maximiliano Peralta Jiménez, quien luego la donó.

(Video) Incendio afecta Farmacia Central

Historiadores afirman que en el siglo XVI el sitio donde está la Farmacia se conocía como la “esquina de la boñiga”, debido a que ahí se reunían las familias de ganaderos de Cartago a conversar.

En el 2002 el edificio fue declarado como patrimonio histórico–arquitectónico del país.

Actualmente la edificación pertenece a la Hermandad de la Caridad de Cartago, que en el 2009 recibió la autorización del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural para hacer una serie de modificaciones en la estructura y dar paso al al Centro Domo Comercial, para el cual se invirtieron ¢400 millones.

Sin embargo, uno de los requisitos para esos trabajos fue respetar la fachada y otros detalles del inmueble.

Geovannie Fedullo, miembro de la Hermandad de la Caridad de Cartago, manifestó que la estructura es muy emblemática para los brumosos.

“Esta casa forma parte del legado que dejó la familia Peralta a Cartago. Aquí se ubicó la primera farmacia de la provincia y mantiene en un alto porcentaje la estructura original”, mencionó Fedullo.

El edificio Botica Central, declarado patrimonio histórico–arquitectónico en 2002, fue consumido por incendio este lunes. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN
El edificio Botica Central, declarado patrimonio histórico–arquitectónico en 2002, fue consumido por incendio este lunes. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN
Nostalgia embarga a brumosos

Los cartagineses se mostraron conmovidos por la afectación del edificio, debido a que muchos fueron llevados por sus padres desde niños al sitio.

Cristian Sánchez, vecino de Cartago, mencionó que para él el lugar es emblemático, por lo que espera que se logre restaurar.

“Ver una puerta, que posiblemente sea de los años 1800 destrozada, da pesar, es doloroso ver un lugar antiguo en ese estado”, afirmó.

Por su parte, Adolfo Pacheco, rememoró que su mamá lo llevaba desde pequeño a la Farmacia Central.

“Es un lugar que por muchos años ha atendido al público, uno se siente triste al ver lo ocurrido”, aseguró Pacheco.

Miembros de la Unidad de Ingeniería de Bomberos recolectaron elementos para determinar las causas del incendio.

(Video) Bomberos trabajan en apagar incendio en Botica Central. Video: Keyna Calderón