Patricia Recio. 8 octubre, 2017
El albergue de Corralillo es uno de los 19 que se abrieron en el cantón de Carrillo, Guanacaste.
El albergue de Corralillo es uno de los 19 que se abrieron en el cantón de Carrillo, Guanacaste.

Unas 7.700 personas aún permanecían en albergues la noche de este domingo tras el paso de la tormenta Nate.

Esa cifra significa que cerca de 3.800 damnificados ya pudieron regresar a sus casas, pues hasta la mañana del domingo se reportaban más de 11.500 albergados.

De acuerdo con la información del Ministerio de Salud, en total se mantienen habilitados 135 refugios.

La mayor cantidad de personas que aún no regresa a sus casas se ubica en la región Chorotega (Guanacaste), donde permanecen en albergues 4.602 damnificados.

En la Región Brunca (entre Pérez Zeledón y Osa) hay 1.330 personas en albergues, en el Pacífico Central quedan 612, en la región Central Sur, 887; en la Central Este, 202, en la región Central Occidente 22 y en la región Central Norte, 45

Según un primer recuento del Gobierno, la tormenta Nate afectó 18 rutas nacionales, dejó a más de 500.000 personas sin agua potable en 25 cantones (al sábado 160.000 personas ya habían recuperado este servicio) y más de 100.000 sin electricidad, de las cuales el 92% ya contaba con el servicio este domingo.

Hasta este domingo aún no se tenía el recuento de la cantidad de casas destruidas a causa de la tormenta que azotó al país entre el miércoles en la noche y el jueves.

El sábado, la Comisión Nacional de Emergencias aprobó desembolsos por ¢240 millones para obras de primer impacto en 23 cantones del país.

Por aire y tierra

Vía aérea, la Comisión Nacional de Emergencias logró trasladar víveres a comunidades como Bajo Caliente de Montes de Oro, en Puntarenas, así como poblados de Buenos Aires y Quepos que estaban aislados.

Según el reporte de Vigilancia Aérea, se han realizado 35 vuelos y se entregaron 26 toneladas de víveres, además de seis vuelos ambulancia.

La ayuda también llegó vía terrestre o mediante trasbordos en comunidades de Palmar Sur, Buenos Aires, Acosta, El Palmar, Parrita, Miramar, San Isidro, la zona de los Santos, Alto Aguacate, Monteverde, isla Palo Seco, Providencia y Golfito.

La Caja Costarricense de Seguro Social también informó de que los Equipos Básicos de Atención Integral de Salud (Ebáis) están ingresando a las comunidades afectadas para reforzar la prestación de servicios.

Las ayudas se han trasladado vía aérea a las comunidades con dificultades de acceso.
Las ayudas se han trasladado vía aérea a las comunidades con dificultades de acceso.

Mario Vilchez Madrigal, funcionario del Centro de Atención de Emergencias y Desastres de la Caja, dijo que se está reforzando la atención en Miramar de Puntarenas con dos equipos humanos y en Acosta, Sabanilla en la zona de los Santos y Ujarrás de Buenos Aires, cada una con un equipo.

Estos equipos están conformados por un médico, un auxiliar en enfermería, un asistente técnico en atención primaria en salud y un funcionario de registros médicos. Además, cuentan con apoyo de un farmacéutico y están provistos con los medicamentos esenciales necesarios para brindar atención en las comunidades afectadas.

Se estimaba que este domingo ingresaran otros 15 equipos a zonas afectadas: ocho equipos conformados por funcionarios provenientes de comunidades de la región Huetar Atlántica, cuatro equipos de la Región Central Norte, uno de la Central Sur y dos equipos de la Pacífico Central.

Movilización.

Durante la emergencia, la Fuerza Pública movilizó a 3.811 policías, en 587 móviles, 296 motos, 19 microbuses, 8 aviones, 40 embarcaciones, 22 cuadraciclos y 73 caballos, para atender 172 incidentes reportados.

En tanto, el Cuerpo de Bomberos recibió 330 solicitudes de ayuda, que correspondían a rescates, inundaciones, caída de árboles, o deslizamientos. Ellos movilizaron a 750 personas, para atender y rescatar a 665 personas y 127 animales.

La Cruz Roja, por su parte, atendió 97 incidentes, para los cuales debieron movilizar 500 personas. Unos 2.500 voluntarios, en total, reportaron el rescate de 512 personas.

El servicio de alertas 911 registró 1.700 incidentes durante las primeras horas, de los cuales el 68% fueron por inundaciones.