Hugo Solano C.. 16 febrero
Al fondo de este pasadizo ocurrió el tiroteo. Los vecinos tuvieron que guarecerse ante la lluvia de balas con pistolas y un fusil Ak-47. Foto: Hugo Solano
Al fondo de este pasadizo ocurrió el tiroteo. Los vecinos tuvieron que guarecerse ante la lluvia de balas con pistolas y un fusil Ak-47. Foto: Hugo Solano

Un tiroteo ocurrido la madrugada de este sábado en el precario 1.° de Mayo en Aserrí cobró la vida de tres jóvenes.

El Organismo de Investigación Judicial identificó a una de las víctimas como José Alberto Fallas Monge, alias Gato, de 25 años, quien tiene antecedentes por homicidios, venta de drogas, portación ilegal de armas y agresión con armas.

Los otros fallecidos fueron Víctor Corrales Badilla, de 29 años, con antecedentes por homicidio, agresión con arma y robo; así como Jonathan Espinoza Fallas, de 26 años, con antecedentes por conducción temeraria, portación ilegal de armas y robo agravado.

Las víctimas presentaban múltiples balazos en la cabeza, el tórax, las ingles y glúteos.

Al parecer un lío por drogas generó la balacera, ya que ese es un sector funcionaba un búnker que era abastecido por Fallas Monge, quien intentó huir de sus agresores corriendo por un estrecho pasadizo, pero fue alcanzado por las balas.

Las primeras versiones del OIJ revelan que las tres víctimas estaban cerca una especie de rotonda en una calle polvorienta de ese caserío, cuando les ingresó una llamado y entraron hasta la zona del búnker. A ese sitio llegaron varios hombres caminando y abrieron fuego.

De acuerdo con Jorge Madrigal, subdirector regional de la Fuerza Pública de San José, a las 3:11 a. m. recibieron la alerta del tiroteo y al llegar al sitio había tres personas sin vida.

La Cruz Roja envió al lugar cuatro ambulancias, una de ellas de soporte avanzado, pero al llegar ya no había nada que hacer por los pacientes que tenían múltiples disparos y se les declaró fallecidos, informó Rocío García, despachadora de la Cruz Roja de Aserrí.

El OIJ investiga en la clínica Solón Núñez y en el Hospital San Juan de Dios, la versión de algunos vecinos en el sentido de que fueron trasladadas otras dos personas heridas en autos particulares a esos centros médicos.

“Cuando la patrulla llega hay un montón de gente afuera y observa los cuerpos en el suelo. Estaban al fondo en un pasadizo que tiene a los lados un montón de cuarterías tipo rancho. Ellos yacían a unos 100 metros del portón”, afirmó Jorge Madrigal.

A la Policía le llama la atención el hecho de que en la zona hay un portón metálico de unos dos metros de altura, que tiene candado y estaba cerrado, pero forzado. Al parecer los delincuentes entraron de esa forma o tal vez por una zona al fondo que comunica por medio de un puente artesanal con San Juan de Dios de Desamparados.

En el lugar quedaron varios casquillos de arma calibre 9 milímetros así como de fusil AK-47. Esta mañana la Policía Judicial levantó los cuerpos e indicios.

“En la escena se ubicó un revólver calibre 38 que estaba herrumbrado en una bolsa. Nadie lo usó y al parecer estaba escondido”, acotó Madrigal.

A la Fuerza Pública se le informó de que entre los heridos está un joven de unos 17 años, el cual al parecer fue alcanzado por una bala perdida que entró en uno de los cuartos y lo hirió en el abdomen. Fue trasladado al Hospital San Juan de Dios. Las identidades de los heridos no trascendieron.

Vecinos que prefirieron no identificarse, afirmaron que las víctimas eran de la zona, pero pasaban poco en el barrio, más que todo en las noches. Se movilizaban en carro. Afirman que uno de ellos había puesto cámaras en varios puntos del precario para vigilar.

“En el mundo de las drogas se entendían entre ellos, pero con los vecinos eran buena gente. Fue sorpresivo amanecer hoy y darse cuenta de que los habían matado”, acotó un lugareño.

La barriada donde ocurrió el tiroteo queda 200 metros al sur y 400 metros al oeste del Palí que está a un lado de la vía principal, poco antes de llegar al centro de Aserrí.

En este mismo precario en el 2016 un comando narco entró y mató a tres adictos a las drogas e hirió a otra persona. Tres jóvenes fueron sentenciados a 39 años de cárcel cada uno el año pasado por ese asesinato.

Este es el segundo homicidio triple de este año, ya que el primero ocurrió el 3 de enero en Coronado, cuando un guarda de seguridad repelió un asalto y mató a un padre de familia y sus dos hijos que eran los asaltantes.

Con los seis decesos ocurridos entre la noche del viernes y este sábado en varios puntos del país, llegan a 63 los asesinatos en los 47 días transcurridos de este 2019, unos 25 menos que en igual periodo del 2018.

La Policía investiga si los asesinos huyeron a pie por este puente que une el precario 1.° de mayo en Aserrí con San Juan de Dios de Desamparados. Foto: Hugo Solano.
La Policía investiga si los asesinos huyeron a pie por este puente que une el precario 1.° de mayo en Aserrí con San Juan de Dios de Desamparados. Foto: Hugo Solano.