Carlos Arguedas C., Reiner Montero. 12 marzo
Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se encontraban este martes revisando la casa en barrio El Davao de Batán, en Matina, Limón, donde ocurrió el crimen. Foto de Reiner Montero
Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se encontraban este martes revisando la casa en barrio El Davao de Batán, en Matina, Limón, donde ocurrió el crimen. Foto de Reiner Montero

Una bala que provino desde una zona montañosa causó la muerte a una mujer de 20 años, el lunes anterior en barrio El Davao de Batán, Matina de Limón.

Esa es la presunción del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) sobre la muerte de Jeimy Celeste Pérez Cárdenas, quien fue herida a eso de las 5 p.m. en las afueras de su casa, al momento en que salía de un baño ubicado detrás de la vivienda.

Dentro de la casa, se encontraba una amiga suya, quien al escuchar el disparo salió para descubrir a la joven tendida en el patio. En un vehículo particular la trasladaron a la Clínica de Batán donde falleció poco después de su ingreso, confirmó el OIJ.

Las investigaciones preliminares determinaron que la bala provino de un sector montañoso que está detrás de la vivienda.

Lo que los detectives tratan de determinar es si el disparo fue directo, con la intención de matar a la joven, o se trata de una bala perdida.

Pérez era madre de una niña que tres años, que también estaba en la casa cuando ocurrió el disparo.

Investigan vínculo

La víctima era la compañera sentimental de un individuo de apellido Rangel de 23 años, detenido junto a otros dos individuos de apellidos Bolaños y un menor de 17 años, el pasado 23 de febrero, cuando la Fuerza Pública los sorprendió saqueando una vivienda en Ramal 7 de Batán.

Precisamente, la amiga que ayudó a la joven cuando cayó herida es la compañera de Bolaños.

En este momento, Rangel y Bolaños cumplen dos meses de prisión preventiva como sospechosos del delito de robo agravado. La medida cautelar fue solicitada por el Ministerio Público y acogida por el Juzgado Penal de Limón.

El menor de 17 años cumple medidas de orientación y supervisión, por un mes.

La oficina de prensa del Ministerio Público informó de que para ingresar a la casa, los sospechosos rompieron un tubo de la cañería, con el fin de que las personas que estaban en la casa salieran a revisar. Cuando una de ellas salió, Rangel, supuestamente, apareció con una máscara y utilizó un arma de fuego para amenazarla.

Luego obligaron a la víctima a ingresar a la casa, donde, en apariencia, el menor habría utilizado un cuchillo para intimidar a la esposa del ofendido y a su hijo. Al parecer, de esa manera los imputados consiguieron que les entregaran $507 y ₵200.000.

Posteriormente, se sospecha que los imputados ataron de manos y pies a los afectados, para luego sustraer de la vivienda una computadora, perfumes, ropa y una cadena de oro.

Fueron sorprendidos por la Fuerza Pública al momento en que salían.

Este caso está en investigación bajo el expediente 19-000147-1103-PE.