Marco Marín, Carlos Arguedas C.. 16 noviembre
La alerta del secuestro ingresó por medio del sistema 9-1-1. En apariencia, la Fuerza Pública fue la primera en atender el hecho. Foto: Alfonso Quesada
La alerta del secuestro ingresó por medio del sistema 9-1-1. En apariencia, la Fuerza Pública fue la primera en atender el hecho. Foto: Alfonso Quesada

Un grupo armado mantuvo retenido durante tres horas a un menor de 15 años en el distrito de Pavón de Golfito.

Aparentemente, los hombres se llevaron al adolescente de su casa, en barrio Saleas Sur de Puerto Pilón, desde pasadas las 2 a. m. , cuando aparentemente llegaron a la vivienda a reclamar una droga, según información suministrada por la madre del muchacho.

Supuestamente, se llevaron al joven porque no hallaron la mercancía.

Tres horas después, a eso de las 5:30 a. m., la víctima fue liberada en un sitio cercano a la frontera con Panamá.

El muchacho presentaba algunas lesiones leves y fue llevado a la oficinas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Ciudad Neily, en Corredores, para presentar la denuncia.

De acuerdo con la versión de la madre, Concepción Caballero, la historia comenzó la noche del jueves, cerca de las 11 p. m., cuando los desconocidos irrumpieron de manera violenta en la vivienda, una estructura muy humilde de latas de cinc y piso de tierra, ubicada en una zona montañosa.

La mujer añadió que los sujetos llegaron en un vehículo de color blanco y encañonaron con un arma de fuego al muchacho, quien se mantenía sentado en un sillón.

De acuerdo con la Policía Judicial, los desconocidos llegaron a buscar a un familiar del menor que reside en la misma vivienda, pero no lo encontraron.

Ante esa ausencia, los individuos exigían a la madre que “entregara la vara” (supuesta droga) y luego registraron la casa. Incluso, supuestamente, llamaron a alguien a quien denominaban “el jefe” del que recibieron la orden de llevarse al menor para presionar. Los hombres se retiraran del lugar a eso de las 2 a. m.

La testigo también dijo que entre el grupo había una persona conocida por ellos, que vive en el sector de la playa.

Cuando la policía arribó a la casa, no encontraron a nadie y fue hasta pocos minutos después que Concepción Caballero salió de un sector aledaño entre peñas y cubierto por maleza.

Como parte de un operativo policial que se desplegó en la región fronteriza, oficiales de la Policía de Fronteras ubicaron un vehículo con características similares al denunciado; pero ese carro, luego de pasar por la comunidad de la Cuesta, cruzó la frontera y se introdujo en suelo panameño.

Las autoridades costarricenses alertaron al Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá sobre lo sucedido.

El muchacho comentó a las autoridades que lo soltaron a unos 3 kilómetros de su rancho. La vivienda se ubica a unos 12 kilómetros de la frontera con Panamá.

La familia supuestamente se dedica a la pesca.

Casos recientes
Casos recientes
Fiscalía se refuerza

El aparente secuestro ocurre a pocos días de que el Ministerio Público anunciara el reforzamiento de la unidad encargada de investigar homicidios y secuestros.

El 7 de noviembre, la fiscala general de la República, Emilia Navas, dio a conocer que la Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos tendría sietes fiscales más.

Justamente, el cambio entró en vigor este jueves 15 de noviembre y constituye una respuesta de la institución para contener este tipo de delitos, los cuales han aumentado en los últimos años, como explicó Navas en conferencia de prensa.

“Buscamos que esos tres fenómenos criminales (narco, homicidios y secuestros) se atiendan de manera más inmediata y especializada, con una nueva metodología de trabajo que permita la resolución de los casos. Esta es una manera de luchar contra el crimen organizado que opera en Costa Rica”, agregó.

Entre el 1.° de enero y el 9 de setiembre del 2017, el OIJ acumuló tres denuncias por secuestro. Este año, durante el mismo lapso, la Policía Judicial reportó un total de siete raptos. Más preocupante aún, en los últimos dos meses se han dado tres casos adicionales de esta modalidad.

Antecedentes

El primero ocurrió el 30 de setiembre, cuando varios sujetos abordaron a una comerciante de origen oriental cuando ella llegaba a su casa en San Francisco de Dos Ríos, San José. Fue liberada el 4 de octubre en Escazú.

Este martes, las autoridades desarticularon a la banda involucrada en este y caso, y que se presume es responsable en otros a secuestros extorsivos.

El grupo era liderado por un oriental de apellido Jiewen, conocido como Chino Cen (es señalado como el autor intelectual) y un sujeto apellidado Aguilar Mata. La familia de la comerciante pagó ¢22 millones, en dos tractos, para lograr su libertad.

En total se arrestaron a 20 personas involucradas con esta organización.

Semanas atrás, también trascendió el secuestro de la hija de un empresario de San Ramón de Alajuela, quien estuvo privada de su libertad por 16 días.

El más reciente fue la sustracción de un niño en Santa Ana, San José, quien fue rescatado por su padre luego de perseguir a los sospechosos.

El papá condujo con los ojos rociados de gas a lo largo de dos kilómetros, hasta que logró alcanzar y chocar el auto de una pareja que había secuestrado a su hijo de dos años y tres meses.

En esa oportunidad, el hombre llevaba a su hijo a centro educativo, situado a unos 800 metros de distancia de su vivienda. En el camino, tuvo que frenar en un falso retén donde los delincuentes lo rociaron con gas y le sustrajeron al niño.

Según datos del OIJ, casi el 100% de estos casos logran resolverse.