Katherine Chaves R.. 17 mayo
Momento en el que los delincuentes arremeten a balazos contra el camión remesero. Foto: Cortesía
Momento en el que los delincuentes arremeten a balazos contra el camión remesero. Foto: Cortesía

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) halló más de 23 casquillos en el sitio donde ocurrió el mortal intento de asalto a un camión remesero la tarde del sábado en Cariari de Limón.

La mayoría eran de pistola calibre 9mm, pero también encontraron de fusil de asalto AK-47, un arma prohibida en el país.

En ese violento hecho fueron asesinados el custodio Hernaldo Gutiérrez Arburola, de 32 años, y Sharon Hernández Alpízar, de 19 años, quien caminaba por las cercanías del Banco Nacional de la localidad.

Menos de cinco horas después, las autoridades detuvieron a los seis sospechosos, identificados con los apellidos González Gómez, Pérez Carranza, Bustos Chavarría, Madrigal Víquez y Salas Herrera. Este último tiene un amplio expediente delictivo.

En cuanto al sexto capturado, la Policía Judicial mencionó que no brindarán de momento su identidad puesto que investigan su relación puntual con los hechos.

Tras la detención, el OIJ se dedicó a hacer la respectiva recolección de evidencia tanto en el lugar de los hechos, como a un kilómetro y medio de ese sitio, ya que ahí fue en donde encontraron la buseta usada por los delincuentes para cometer el atraco.

Además, fue en ese punto donde los ladrones se intentaron ocultar de la Policía.

Como parte de ese trabajo, los agentes judiciales encontraron los casquillos tanto en diversos sitios de vía pública como dentro de la buseta.

En la buseta encontraron balas de fusil de asalto AK-47. Foto: Cortesía
En la buseta encontraron balas de fusil de asalto AK-47. Foto: Cortesía

Justamente, este lunes, la Policía trasladó hasta la sede del OIJ de Guápiles a los capturados, para hacer frente a ellos la respectiva revisión de ese vehículo.

En ese trabajo, los investigadores confirmaron que la buseta tenía placas y calcomanías que pertenecían a otro vehículo.

Se intentó obtener una versión ampliada de la Policía Judicial sobre el asunto, pero su oficina de prensa indicó que no se referirán por el momento y que, en su lugar, esperarán a que avance la investigación para dar declaraciones.

Se tenía previsto que la audiencia de solicitud de medidas cautelares en contra de estos sujetos se realizara este lunes en el Juzgado Penal correspondiente; no obstante, aún se desconoce si se procedió de esta manera.

Dinámica de violento hecho

A estos sujetos se les investiga por el hecho ocurrido a eso de las 12:40 p. m. de este sábado, cuando un camión remesero llegó hasta la sucursal del Banco Nacional.

No se indicó cuántos custodios viajaban en el remesero, pero lo que sí se señaló es que dos de ellos se bajaron con una tula con dinero para entregarla ahí.

En ese momento, los delincuentes se bajaron de una buseta que estaba estacionada cerca de la sucursal y abrieron fuego contra los custodios, con el claro objetivo de llevarse la tula. Se desconoce si los oficiales del camión lograron disparar contra los agresores, en un intento de repeler el delito.

Los detenidos fueron llevados hasta donde está resguardada la buseta para que estuvieran presentes a la hora e su minuciosa revisión. Foto: Cortesía
Los detenidos fueron llevados hasta donde está resguardada la buseta para que estuvieran presentes a la hora e su minuciosa revisión. Foto: Cortesía

Los sospechosos no lograron llevarse la tula, señaló la Policía Judicial.

Ellos huyeron del sitio en la buseta y a kilómetro y medio tenían que entrar con ese vehículo a una finca, en donde otro auto los estaría esperando para completar la fuga.

No obstante, el carro no logró pasar y, por el contrario, una llanta se salió de su aro, por lo cual el vehículo cayó al caño.

Los sujetos empezaron a correr para llegar hasta el otro auto que los estaba esperando. Pero, cuando ellos llegaron a un sector que se llama Foresta y que queda a unos 400 metros de donde quedó la buseta, notaron presencia policial y buscaron esconderse en un zanjón.

Para intentar burlar a la Policía también se cubrieron con maleza, pero las autoridades siempre los encontraron.

También hallaron las armas, un chaleco antibalas y las diferentes prendas de vestir que los antisociales enterraron en esa finca para ocultarlas de las autoridades.