Carlos Arguedas C.. 24 octubre
El jueves 17 de octubre asesinaron a un ingeniero en computación en La Sabana, San José, cuando defendió a una mujer de un individuo que la amenazaba con un puñal para quitarle el celular. Foto de Jorge Castillo
El jueves 17 de octubre asesinaron a un ingeniero en computación en La Sabana, San José, cuando defendió a una mujer de un individuo que la amenazaba con un puñal para quitarle el celular. Foto de Jorge Castillo

El ministro de Seguridad Pública, Michael Soto Rojas, espera que este año se registren cerca de 42 homicidios menos en comparación con los ocurridos durante el 2018.

Así lo dio a conocer este jueves durante una comparecencia en la Comisión de Seguridad y Narcotráfico de la Asamblea Legislativa.

Soto manifestó que, de continuar la actual tendencia de crímenes mensuales, este año cerraría con cerca de 543 asesinatos. El año pasado hubo 585, lo cual significa que la cantidad de asesinatos se reduciría en 42 casos.

El jerarca dijo que, paralelamente, esto redundaría en una disminución también en la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes. La proyección es que se reduzca de 11,7 (que se tuvo en el 2018) a 10,7. Lo anterior significaría bajar al promedio que se manejaba entre los años 2014 a 2015.

Para el titular de la Seguridad del país “se trata de una esfuerzo conjunto de OIJ, Fiscalía y Seguridad Pública por mantener los índices lo más bajos posibles. Esto no es fácil, pero hay un compromiso por trabajar”.

En la audiencia en la comisión también estuvieron presentes Wálter Espinoza Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y Emilia Navas Aparicio, fiscala general de la República.

Los tres fueron citados para que explicaran el comportamiento de los homicidios este año, pues a los diputados les preocupó que durante agosto se registraran 60 crímenes, cuando se mantenía un promedio de 50 asesinatos al mes.

Áreas de riesgo

Aunque los jerarcas policiales hicieron énfasis en que el trabajo de contención de los homicidios se vio fortalecido en las provincias de San José, Alajuela, Heredia y Limón, los casos se incrementaron en Cartago, Puntarenas y Guanacaste.

Wálter Espinoza al ahondar en lo anterior, dijo que en el caso de Guanacaste hay cantones como La Cruz que por su ubicación geográfica, al ser un sitio fronterizo, está expuesto al trasiego de drogas y al contrabando de mercancías.

Precisamente, en este cantón el miércoles asesinaron a Luis Fernando Lara Alemán, de 50 años, cuando se encontraba dentro del bar Sport Café, situado contiguo a la estación de Bomberos. Según el reporte policial, dos individuos que llegaron en una motocicleta le dispararon en al menos seis ocasiones.

Este fue el segundo crimen en ese cantón en un lapso de cuatro días, pues el sábado pasado, en condiciones similares, dos sicarios asesinaron a balazos a un exoficial de la Fuerza Pública, Nelson Elías Peña Peña, de 34 años, dentro de un restaurante, donde almorzaba junto con su compañera sentimental.

En una condición igual a La Cruz, se tiene a los cantones de la zona sur como Golfito, Corredores y Coto Brus, donde según Wálter Espinoza, “hay debilidad institucional y policial para enfrentar el crimen organizado”.

Agregó que el OIJ dispone de apenas 31 investigadores que deben cubrir los cuatro turnos.

Igualmente, la fiscala Emilia Navas admitió que en la región solo se tiene un fiscal para atender todos los asuntos de crimen organizado. Asimismo, dijo que lugares como Puerto Jiménez y Osa solo tienen un fiscal y que por razones presupuestarias no pueden contratar más personal.