Carlos Láscarez S.. 15 diciembre, 2018

Un hombre de 26 años, identificado como Greivin Santana Lacayo, fue asesinado la tarde de este sábado de un balazo en el rostro, confirmó la Fuerza Pública.

Los primeros informes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) revelan que el motivo que pudo mediar en este homicidio fueron rencillas por aparentes problemas por drogas, sin embargo las investigaciones en torno al caso continúan.

Un oficial de la Fuerza Pública custodia la escena donde desconocidos asesinaron de un balazo en la cara a un hombre. Foto: Rafael Pacheco
Un oficial de la Fuerza Pública custodia la escena donde desconocidos asesinaron de un balazo en la cara a un hombre. Foto: Rafael Pacheco

El crimen se registró fuera de un taller de motocicletas en barrio Quebradas de Río Azul, en La Unión de Cartago. En apariencia hubo un altercado entre la víctima y un sujeto que llegó a pie y que, sin mediar palabra, le disparó.

En tanto, Santana tenía antecedentes por robo agravado, portación ilegal de armas y venta de drogas.

Érick Calderón, jefe de la Fuerza Pública de Cartago, manifestó que la víctima habitaba en Tirrases de Curridabat y que era reconocido por temas relacionados con el decomiso de droga.

“Se trata de un joven oriundo de Nicaragua. Fuerza Pública se presentó al sitio y lo ubicó en una acera. Luego socorristas de la Cruz Roja lo declararon como fallecido. El taller de motos estaba abierto al momento de los hechos y no se recolectaron casquillos en la escena”, explicó Calderón.

Ante la versión de que el homicida habría escapado a pie, se efectuó un operativo en una zona quebrada, pero sin resultados positivos.

El jefe policial indicó que desde hace dos meses y medio, no se registraba en el cantón de La Unión ningún asesinato, gracias al refuerzo de oficiales de las unidades especiales y del Grupo de Apoyo Operacional (GAO).

En el caso de Río Azul, es el segundo crimen que ocurre en el presente año, luego de que el año pasado hubo seis casos.

El 17 de agosto pasado murió el nicaragüense Giancarlo Díaz Sevilla, de 26 años, quien llevaba tres semanas en el país.

Allegados de la víctima dijeron que Díaz había solicitado refugio ante las autoridades de Migración, debido a la situación convulsa que vive Nicaragua. Dicha solicitud al parecer estaba bajo análisis.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó que el ataque se dio en el momento en que el extranjero quedó solo en la plaza de fútbol de Río Azul, mientras sus familiares y su novia se alejaron para tomar agua. En ese momento, dos gatilleros en moto se le acercaron y lo mataron.

Información actualizada el 16 de diciembre con datos del OIJ.

Colaboró en esta información el periodista Hugo Solano.