Hugo Solano C.. 2 junio
La ventana del lado del conductor del Nissan Frontier quedó destrozada por los balazos que despertaron a los vecinos de calle los Angulo en Calle Fallas. Foto: Albert Marín.. Foto: Albert Marín.
La ventana del lado del conductor del Nissan Frontier quedó destrozada por los balazos que despertaron a los vecinos de calle los Angulo en Calle Fallas. Foto: Albert Marín.. Foto: Albert Marín.

Un conductor asesinado de múltiples impactos la mañana de este martes en Calle Fallas de Desamparados era un preso con beneficio de terminar su pena en un régimen semiinstitucional. Es decir, alternaba sus días en la cárcel con otros en libertad.

La víctima fue identificada por la Policía Judicial como Christian Retana Gómez, de 43 años, quien quedó sin vida dentro del pick-up Nissan Frontier que estaba sacando de la cochera de una casa en calle los Angulo.

Aunque no se precisó la fecha de la sentencia, ni la cantidad de años que recibió por robo agravado, el Ministerio de Justicia confirmó que gozaba de este régimen especial.

Retana también estuvo acusado en un juicio por narcotráfico que fue anulado porque los jueces usaron excesivamente el celular durante las audiencias.

Por este caso, había sido condenado a 10 años de prisión el 26 de agosto del 2014 por el delito de posesión y almacenamiento de droga para el tráfico, pero la sentencia fue apelada en febrero del 2015, según consta en la resolución 2015-0166 dictada por el Tribunal de Apelación de Segundo Circuito Judicial de San José.

Esa vez también quedaron exentos de la pena los otros dos imputados, Nabey Alvarez y Fernando Delgado.

Jueces distraídos

Los abogados defensores lograron que la sentencia fuera anulada y que se reprograma un nuevo juicio de reenvío.

Ellos apelaron aduciendo que los jueces Incurrieron en distracciones, ya que utilizaron sus celulares durante varias audiencias.

En el fallo de la anulación, efectivamente fueron detalladas todas las veces que los jueces Francini Quesada Salas, Andrés Mora Quirós y Mariela Villalobos Soto manipularon sus celulares, con base en los videos grabados por la cámara que los enfocaba.

Esa vez se verificó que los juzgadores sacaron sus celulares en la lectura de la acusación, la declaración de testigos, la recepción de prueba y las conclusiones de los defensores.

“Hubo una reducción temporal de la capacidad de percepción o de observación de los jueces, que no todo el tiempo estuvieron prestando la atención debida e indispensable para asegurar una correcta decisión”, señaló el voto de los jueces de alzada Luis Arce, Ana Isabel Solís y Joe Campos.

Aunque el caso fue enviado a Corte Plena, para analizar eventuales sanciones, al final se les exculpó, porque no fue posible concluir con grado de certeza que desatendieron el debate al usar el teléfono celular.

Lo que si quedó en firme en ese momento fue la nulidad de la condena de 10 años dictada contra los tres individuos, que quedaron en prisión preventiva a la espera de nuevo juicio.

Fernando Chacón Rojas, abogado de Retana en esa causa, también había apelado esa vez el monto de la pena.

El primer Tribunal estableció la participación de Retana Gómez, “como miembro de una organización dedicada al almacenamiento de drogas” y por eso lo habían sentenciado originalmente.

Este martes, ante consultas de La Nación, el Poder Judicial confirmó que el juicio nunca se reprogramó y el caso quedó archivado.

Balazos en cabeza y tórax

Según Marcos Alfaro, de la central de comunicaciones de la Cruz Roja, la alerta del paciente baleado les llegó a las 7:09 a. m., por lo que enviaron al sitio una ambulancia de Desamparados, que al llegar lo declaró fallecido y dejó la escena en manos de la Fuerza Pública.

Los primeros informes dejan ver que los pistoleros huyeron en una camioneta azul; sin embargo, pese a que la Fuerza Pública desplegó un operativo, no se pudo dar con los sospechosos. Se investiga si iban vestidos como trabajadores municipales.

Agentes del OIJ comenzaron las indagaciones para tratar de dar con los asesinos.

En el lugar la Policía recogió varios indicios balísticos y buscó cámaras de vigilancia que les ayudaran con pistas para resolver el caso.

El Ministerio de Justicia confirmó que Retana pasó en marzo del 2019 al régimen semiinstitucional y se estimaba que el 31 de octubre del año próximo dejaría la cárcel al cumplir su pena por robo agravado.

Según el Registro Civil, el fallecido era padre de cinco hijos, tres de ellos menores de edad.

Disparo en la cara

En otro hecho de sangre, un hombre de 42 años, identificado como Erick Joans Cruz Villalobos, falleció en Puntarenas tras ser baleado en barrio San Luis en Chacarita, Puntarenas.

Los hechos se dieron a eso de las 4:22 a. m., cuando Cruz, un habitual de la zona, estaba dormido en la vía pública.

Al parecer un sujeto llegó y, por razones que se desconocen, le disparó y se dio a la fuga.

Cruz presentaba un balazo en la cara y falleció en el sitio. Su cuerpo fue remitido a la Morgue Judicial.

En el sitio, los investigadores judiciales recolectaron indicios balísticos que fueron enviados a los laboratorios del Complejo de Ciencias Forenses, para que sean analizados.

Las investigaciones del caso continúan para dar con el sospechoso.

Puntarenas experimentó el año pasado un gran aumento de homicidios al pasar de 57 en el 2018 a 75 en el 2019.

El sábado pasado mataron de tres balazos en Barranca a Juan Vanegas López, de 18 años. En ese mismo poblado mataron el 11 de mayo a a Johnny Argenis López, de 38 años.

El OIJ contabiliza un total de 230 asesinatos en todo el país en lo que va de este 2020, es decir, ocho más que en igual periodo del 2019.