Crímenes

Bala perdida mata a una joven cuando iba con sus padres en un automóvil por Aguacaliente de Cartago

Víctima fue impactada en la cabeza cuando carro pasaba al costado oeste de la escuela en el proyecto habitacional Manuel de Jesús Jiménez

Una mujer de 26 años falleció la madrugada de este jueves en el Hospital Max Peralta de Cartago horas después de que fue impactada en la cabeza por una bala perdida.

La agresión se produjo a las 8:30 p. m. cuando la víctima, identificada como Yoselyn Valeria Mata Cubero, viajaba en un automóvil junto a sus padres.

La familia transitaba en ese momento por el costado oeste de la escuela Fernando Guzmán Mata, en la entrada al proyecto habitacional Manuel de Jesús Jiménez, en Aguacaliente de Cartago.

Al observar que Yoselyn estaba herida, los padres de inmediato se dirigieron en el mismo carro al centro hospitalario.

La joven ingresó con vida y fue operada pero falleció en la madrugada. Familiares confirmaron que el deceso se produjo a las 5 a.m.

¿Qué ocurrió?

“Es una joven que iba en un vehículo. Iban pasando por el lugar y fue impactada. Ellos no tienen relación, al parecer fue una bala perdida”, dijo Erick Calderón, jefe regional de la Fuerza Pública.

De acuerdo con la versión que dieron familiares de la víctima, Yoselyn y su padre estaban en la casa y en horas de la noche fueron al centro de Cartago para recoger a la madre que se encontraba realizando unas compras.

Cuando el grupo familiar regresaban al hogar y pasaban al costado de la escuela se escuchó una balacera y al parecer uno de los proyectiles entró por la ventana del chofer e impactó a la joven que viajaba en el asiento del acompañante.

De acuerdo con las versiones, en ese momento ella se agachó para levantar el bolso que tenía en los pies. La bala la impactó en la cabeza por el lado izquierdo.

Los padres no quisieron referirse al hecho porque se encontraban muy afectados.

Yoselyn Valeria Mata era soltera y la menor de dos hijos; tiene un hermano mayor. Ella trabajaba en la empresa Instacredit, que se dedica al préstamo de dinero, en la oficina de Tres Ríos, en el cantón de La Unión.

Una persona muy allegada a la víctima comentó que la familia está muy afectada, pero también sienten mucha indignación ya que aseguraron que es muy lamentable que una persona inocente pague por un hecho en el que no tiene nada que ver. “Todos estan sumamente tristes y molestos con lo ocurrido”, dijo la familiar.

Estes sería el primer caso de un muerto por balas perdidas durante el 2019.

Cartago cerró el año 2018 como el año más sangriento en la historia de la Vieja Metrópoli.

Por primera vez, la tasa de homicidios fue superior a diez, cifra a partir de la cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que existe una “epidemia”.

Culminó en 11,2 asesinatos por cada 100.000 habitantes, similar a la tasa general del país, que fue de 11,7. No obstante, casi duplica la registrada en 2010, cuando fue de 5,7.

A lo largo del año pasado, se contabilizaron 60 asesinatos; un 107% más que en el 2010 cuando fueron 29. Ese crecimiento porcentual fue el más alto del país en ese periodo, incluso por encima de la media nacional que fue del 21,6%.

Del 1.º enero al 31 de mayo del 2019, los cifras de homicidios en la provincia presentaron una baja con respecto al mismo periodo del 2018.

En lo que llevamos del año, el OIJ reporta 30 homicidios en la provincia de Cartago, mientras que en el mismo periodo de 2018, se produjeron 40.

En todo el país se contabilizan 293 homicidios. El año anterior se contabilizaban 353. Es decir durante este año se llevan 60 asesinatos menos que el año pasado.

Un informe del Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe (Unlirec), dado a conocer en mayo del 2016, señaló que entre el 2009 al 2015 en nuestro país murieron 14 personas y otras 11 más resultaron heridas por balas cuyo origen nunca se conoció.

El informe reveló además que las mujeres y los niños son los más afectados. Durante el 2016 no se conoció de más víctimas, pero en el 2017 se reseñaron dos hechos con personas fallecidas por balas que nadie supo de dónde se originaron.

En el 2018, se registraron cinco casos con balas perdidas o en los cuales resultaron afectadas víctimas inocentes. Esos casos fueron:

21 de diciembre: Un niño de tres años y seis meses resultó gravemente herido, luego de recibir un balazo en el hombro cuando caminaba con su madre en el precario Triángulo de Solidaridad, en Calle Blancos de Goicoechea, San José.

24 de setiembre: Una disputa entre dos bandas narco por controlar la venta de estupefacientes en el Pochote de barrio Cuba, cobró la vida de un adolescente de 14 años, quien murió de varios disparos y su madre resultó herida. Ellos se encontraban dentro de una casa.

21 de agosto: Un menor de 10 años falleció de un impacto de bala en la cabeza, producto de un tiroteo que tuvo lugar en Guararí, Heredia. La víctima dormía cuando ocurrieron los hechos.

26 de junio: Un niño de siete años, quien salía con su padre de un minisúper en Orosi de Paraíso, Cartago, fue herido en una mano durante una balacera. El OIJ consideró que el hecho se debió a problemas personales que tenía el adulto con el agresor.

1.° de mayo: Un adolescente de 13 años y un empleado de una pizzería de 30 años murieron cuando un grupo armado conformado por cuatro sujetos ingresó a calle Los Mangos, en Bajo Los Anonos, en San Rafael de Escazú, done hizo una balacera, en la cual mataron a un presunto rival narco de 21 años.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.