Josué Bravo. 22 marzo
El accidente de avioneta fue atendido por la Fuerza Pública, el Servicio Nacional de Vigilancia Aérea y por el Cuerpo de Bomberos.
El accidente de avioneta fue atendido por la Fuerza Pública, el Servicio Nacional de Vigilancia Aérea y por el Cuerpo de Bomberos.

Diego Arrieta Rojas, el estudiante de aviación de 23 años que se desplomó hace nueve días junto con una avioneta en Paquera, Puntarenas, falleció esta madrugada en el Hospital México, en San José.

Rojas permanecía en estado delicado en ese centro médico, desde el día que sufrió el accidente de aviación. “Falleció en horas de la madrugada”, confirmó el hospital, sin ampliar detalles.

El desplome ocurrió en finca Tres Ríos, en el barrio San Josecito de Paquera, Puntarenas, a las 11:52 a. m. del pasado 13 de marzo.

El joven había despegado con la avioneta a las 11:24 a. m de Tambor, en Puntarenas.

El destino era Pavas, en San José, pero seis minutos después de haber emprendido el vuelo, el estudiante se percató de que la avioneta, matrícula TI-AGV, tenía pérdida de potencia.

En ese momento, alertó del problema a la torre de control y, al intentar ejecutar un aterrizaje forzado, la aeronave se precipitó en el lugar antes mencionado. Así lo informó, en esa ocasión, Aviación Civil.

Desde ese día estaba internado, en condición de salud delicada, en el Hospital México, adonde llegó en helicóptero.

El Cuerpo de Bomberos, una de las instituciones de rescate que llegó al sitio del accidente, expresó, en aquella ocasión, que la avioneta estaba con las ruedas hacia arriba, totalmente volcada.

Añadió que la aeronave estaba totalmente destruida, no presentaba fuego y en ella solo viajaba el estudiante.

La aeronave Cherokee Warrior era propiedad del Instituto Aeronáutico Centro Americano Sociedad Anónima (IACA), era monomotor y tenía fecha de fabricación el año 1975, de acuerdo con el Registro Nacional.

El día del accidente, Álvaro Vargas, director de Aviación Civil, explicó que, pese a que el joven aún no tenía ni la licencia privada, sí se podía decir que contaba con una experiencia ‘considerable’. Tenía 33 horas vuelo.

Además, para que ya estuviera haciendo una ruta completa (Pavas - Tambor - Pavas), es porque “sabía lo que hacía y el instructor vio su capacidad”, indicó.