Marco Marín, Hugo Solano C.. 24 octubre, 2018
La versión preliminar indica que el sujeto habría hecho caso omiso a la orden que le dieron los policías para que se detuviera. Al parecer, el hombre golpeó con su vehículo a una oficial por lo que su compañero supuestamente accionó el arma de reglamento. Foto: Jorge Umaña, corresponsal LN

Un conductor falleció producto del disparo que recibió en un aparente enfrentamiento con oficiales de Tránsito, este miércoles por la mañana en las cercanías del puente sobre el río Tárcoles, en Garabito de Puntarenas.

El fallecido fue identificado como Yeimir Jesús Sánchez Alvarado, de 24 años, quien viajaba solo en un vehículo de marca Hyundai.

La versión preliminar indica que agentes se encontraban en el puente realizando un retén y a eso de las 8 a. m. Sánchez hizo caso omiso a la orden de los policías para que se detuviera. Él circulaba en sentido Jacó-Orotina.

(Video) Policía de Tránsito se refiere a caso de Tárcoles

Supuestamente, en vez de frenar, el hombre intentó arrollar con su automóvil a una oficial, por lo el compañero de esta accionó el arma de reglamento. El chofer recibió un disparo en la cabeza por lo que el carro quedó sin control y fue a dar contra una barrera a la entrada del puente.

"Intentó atropellar a uno de los compañeros, por lo que se vio obligado el otro compañero a utilizar su arma de reglamento. El paciente queda con una herida en la cabeza (...)

Se está recogiendo toda la prueba documental para presentar a los tribunales lo que corresponde, donde el conductor era un persona que no tiene licencia y aparte de eso transportaba algún contrabando de licor. Fue tal vez el motivo por el cual quiso evadir el retén", informó en horas de la mañana José Luis Jiménez, jefe regional del Tránsito en el Pacífico.

Sánchez fue trasladado en condición crítica al Hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, donde falleció a eso de las 10 a. m., según confirmó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

En el centro médico indicaron que el paciente ingresó con signos vitales pero la gravedad de la lesión produjo su deceso unos minutos después, pese a la rápida atención médica.

El fallecido era oriundo de San Vito de Coto Brus, soltero y padre de un menor de tres años.

Luego del hecho, las autoridades confirmaron que Sánchez no está registrado como conductor, es decir, manejaba sin tener licencia.

Se presume que esa podría ser la causa por la cual intentó escapar de las autoridades. La multa por esta conducta es de ¢105.520.

El director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) Wálter Espinoza, afirmó que los agentes entrevistaron testigos y decomisaron las armas de fuego de los oficiales de Tránsito para las investigaciones del caso.

Dijo que un “movimiento abrupto” por parte del conductor del Hyundai fue lo que generó el disparo por parte del oficial, el cual lo impactó en la parte izquierda de la cabeza.

Espinoza agregó que ningún tráfico resultó herido. El informe del OIJ quedó en la Fiscalía, para que esa entidad determine la eventual responsabilidad de los encartados.

Según datos de la Policía de Tránsito, a setiembre de este año, más de 40.000 conductores han sido multados por manejar sin licencia o con licencia vencida. En promedio, cada día se sanciona a 104 conductores que manejan sin el permiso respectivo.

Multas por manejar sin licencia (a setiembre del 2018) Multas por manejar con licencia vencida (a setiembre del 2018) 
31.132 conductores 11.514 conductores
Control de rutina

Alberto Barquero, subdirector de la Policía de Tránsito, confirmó que los oficiales realizaban un control de rutina cuando ocurrió el hecho.

Según dijo, los involucrados son dos funcionarios jóvenes pero capacitados para el manejo de situaciones de este tipo y para el accionamiento del arma de reglamento (calibre 9 milímetros). Ambos laboran en la delegación de Orotina.

“Son relativamente nuevos y están muy nerviosos por lo sucedido”, expresó al referirse a sus subalternos.

Como el caso está en investigación por parte de la Fiscalía, Barquero se abstuvo de dar más detalles de lo acontecido. No obstante, dijo que la información preliminar deja ver que los tráficos tuvieron que disparar porque su vida estuvo en peligro.

“Es algo de la labor policial. Es algo a lo que estamos expuestos todos los días por ponernos este uniforme y parar gente, pues uno nunca sabe a quien está parando”, dijo.

Oficiales expuestos

(Video) Tráfico fue atropellado por conductora que se negó a detenerse

La seguridad de los oficiales de tránsito ha sido un tema recurrente, pues ya en el pasado se han dado agresiones, que en dos de los casos concluyeron con funcionarios fallecidos.

Uno de esos casos ocurrió el 6 de junio del 2011, cuando un hombre de apellido Román, conocido como Coquín, asesinó al oficial de Tránsito Danny Sandoval Mora, de 31 años.

El crimen ocurrió en barrio San Agustín, en Cinco Esquinas, Tibás, donde Román forcejeó con el policía hasta que le quitó el arma, con la que le disparó en tres ocasiones, y huyó.

La policía logró detenerlo horas después.

Nueve años antes, el 18 de diciembre del 2002, un individuo identificado por la policía como Allan Rosales Espinoza, y quien manejaba bajo efectos del alcohol, atropelló y mató al oficial Édgar Araya Fallas, de 36 años, en Alajuela.

En esa ocasión, oficiales de Tránsito realizaban un operativo para sancionar a conductores que participaban en piques en el sector entre el aeropuerto Juan Santamaría y el Mall Internacional.

Araya Fallas se encontraba dentro del área de seguridad del retén cuando fue atropellado. Su cuerpo quedó a 34 metros del sitio donde inicialmente fue golpeado, precisó el parte oficial de la Policía del Tránsito.

La prueba de alcoholemia realizada por los oficiales del tránsito al imputado dio un resultado de 2,12, mientras el máximo permitido a un conductor es 0,49.

Policías atropellados

El cinco de noviembre del 2016, en casos diferentes, dos conductores intentaron atropellar a oficiales con sus vehículos. Ambos hechos ocurrieron en Heredia.

Una de las víctimas fue el oficial Hugo Barrantes, quien fue atropellado por una joven que se rehusó a detener su vehículo para una revisión.

Barrantes tuvo que sujetarse de la tapa del vehículo y fue arrastrado casi 100 metros, hasta que la conductora se detuvo por intervención de terceros.

Inicialmente, el funcionario denunció a la conductora por tentativa de homicidio y resistencia a la autoridad, pero el caso concluyó con una conciliación entre las partes.

Varios tráficos llegaron a dar apoyo a los compañeros que se vieron involucrados en el inusual hecho que dejó un fallecido. Foto: Jorge Umaña.
Varios tráficos llegaron a dar apoyo a los compañeros que se vieron involucrados en el inusual hecho que dejó un fallecido. Foto: Jorge Umaña.