Mónica Morales. 19 octubre

El currículum siempre ha tenido un papel determinante a la hora de encontrar empleo, pues es la carta de presentación de los candidatos al puesto. Sin embargo, ya no basta con incluir en ese documento los conocimientos y la experiencia sino que es necesario ir un paso más allá y diseñar una hoja de vida que genere impacto en los empleadores.

  • Incluir el contenido preciso: datos personales, párrafo introductorio con principales habilidades y diferenciadores, experiencia, educación, estudios complementarios, certificaciones, idiomas y referencias.  Estos deben seguir ese mismo orden y deben ir separados por un título.
  • n el caso de los estudios y la experiencia, siempre hay que iniciar con los cursos o puestos más recientes.
  • Es necesario destacar las habilidades y hacer una valoración de cada una de ellas.
  • Se le debe dar un formato ordenado y limpio. Utilice una letra que facilite la lectura, nunca se debe usar tipografía en cursiva.
  • El diseño de la hoja de vida también debe reflejar la personalidad y las cualidades del aspirante al puesto.
  • Si una persona se postula para un puesto de creativo, el currículum debe tener un formato dinámico y con colores llamativos, contrario a lo que sucede con la hoja de vida de un candidato a un puesto de contabilidad, en la cual la sobriedad, las líneas equilibradas y los colores sobrios son elementos sustanciales.
  • Un currículum con un diseño moderno, limpio y ordenado ayuda a proyectar seguridad, conocimiento y proactividad.
  • Optar por formatos de currículum claros y concisos, como los que se presentan en dos columnas, pues capturan más fácilmente la atención de los empleadores.
  • Se recomienda que la hoja de vida tenga una extensión máxima de dos páginas.
  • Recuerde revisar que tenga buena redacción y carezca de faltas ortográficas.
Detalles que marcan la diferencia. 

Antes de hacer el currículum, es aconsejable que cada persona realice un análisis de sus fortalezas, oportunidades y debilidades, pues esto le permite tener certeza de cuáles son las cualidades que posee y que son útiles para su trabajo. Además, le ayuda a notar cuáles son las debilidades que debe trabajar para mejorar en su desempeño profesional.

A la hora de poner en la hoja de vida el nombre de las personas de referencia, es preferible optar por incluir exjefes o personas que desempeñen cargos de mayor rango, pues, para los contratantes, lo que estas personas digan de un postulante tiene mucho más peso que lo que los familiares o amigos de este puedan expresar, detalla Luigina Campos, asesora de imagen.

Asimismo, cabe mencionar que la redacción clara y la buena ortografía forman parte esencial de la creación de un currículum que genere impacto, pues la mala redacción o las faltas ortográficas crean mala impresión.

Fuente: Luigina Campos, consultora de imagen.