Andrea González Mesén. 20 enero, 2016
Machu Picchu.
Machu Picchu.

Viajar a Perú quizá nunca estuvo en el plan de vida de muchos ticos. Hasta que fue imposible dejar pasar promociones de tiquetes aéreos con precios simplemente ridículos. Yo fui una de ellas.

A inicios del 2015, sin pensarlo más de dos veces, pasé mi tarjeta y, con el temor de que se tratara de una estafa, inicié mi aventura a la tierra inca.

Debo confesar que nunca me interesé en el turismo peruano. Entonces este fue el primer paso del viaje : conocer a través de google maps aquel país que visitaría por cerca de 15 días.

A diferencia de Costa Rica, que puede cruzarse de punta a punta en cuestión de un día, en Perú se requiere tomar en cuenta el tiempo, vuelos y las horas en carretera para visitar las distintas ciudades.

Ahí los vuelos internos entre ciudades son bastante caros, más aún si se trata de Cusco. Una alternativa es mochilear: además de ser económica, le permite conocer mucho de este país. Otra opción es utilizar millas o puntos. Es aquí cuando realmente vale la pena esa opición: sale hasta más cómodo comprar millas y luego cambiarla por tiquetes de viaje que pagar un pasaje.

Decidir qué sitios o cuál ruta tomar es complejo. A mí, al menos, me tomó varias semanas concretar un organigrama (en excel) con horarios y actividades definidas que me permitiera aprovechar los tiempos exactos de los tours y del transporte público.

En líneas de autobús me quedo con Cruz del sur. Esta empresa cuenta con viajes nocturnos a casi todos los destinos de Perú, con la ventaja de que ofrece pequeñas meriendas o cenas, internet y espacios lo suficientemente confortables para pasar la noche.

Sí creo indispensable tener los tiquetes de bus previamente comprados. Los puede adquirir en la página en Internet de la empresa, ellos le enviarán un comprobante a su correo que deberá imprimir. Podrá elegir entre regular o VIP, la segunda opción incluye asientos que se reclinan casi en su totalidad.

Lleve suficiente efectivo ya que los cajeros en Perú no dispensan más de $300. Una suma ridícula para el gasto que significa un viaje a esta histórica tierra.

En cuanto a generalidades. Si toma agua del tubo asegúrese de tener a su lado un rollo de papel higiénico. Lo mejor ante todo es el agua embotellada. No consuma refrescos naturales, todo embotellado. Anímese a comer de todo, a subir un par de kilos y a probar ricas bebidas.

Ruta: Paracas

A diferencia de lo que muchos esperarían nuestro primer destino no fue Lima, sino Paracas, específicamente a las Islas Ballestas y a la Reserva Nacional de Paracas.

El vuelo a la capital arribó a eso de las 10 p. m. Esperar un par de horas en el aeropuerto sería lo mejor. A eso de las 2 a.m., tomamos un taxi a la estación de Cruz Del Sur, en promedio necesita entre 40 a 50 soles. Deje la pena a un lado y regatee. Así funciona en Perú: no hay "maría" que valga.

A diferencia de los tiquetes de bus, no es necesario adquirir los tours desde Costa Rica. Salen más cómodos si se acuerdan directamente en el lugar. Aunque sí es bueno tener una idea de qué le gustaría hacer qué día y en qué momento para evitar gastar tiempo una vez que esté en Perú.

Para visitar las Islas Ballestas es necesario estar en Paracas a eso de las 8 a.m. A bordo de un bote y luego de unos 20 minutos mar adentro podrá acercarse a las islas repletas de pingüinos, lobos marinos y aves. De regreso es posible observar delfines y una pequeña marca en la arena similar a la de Nazca.

Una vez en el muelle es posible conseguir viajes colectivos a la Reserva Nacional de Paracas. Un desierto frío en el que se pueden observar fósiles marinos y disfrutar de comida local. Como aperitivo, encontrará maíz tostado.

Para este recorrido necesitará bloqueador, una suéter liviana y algo para merendar. Por la tarde, podrá disfrutar del pueblo y la playa de Paracas.

Si se atreve a mochilear tiene la opción de dejar su maleta en la estación del bus sin costo alguno.

Ruta: Ica

Nazca se supone sería el siguiente destino, ahí se puede realizar vuelos en avioneta por al menos 20 minutos para apreciar las Líneas de Nazca, marcas gigantes en la arena creadas la cultura nazca. Este recorrido tiene un costo cercano a los $130 pero, para ser francos, invertir un día en esta ciudad no me atrajo lo suficiente. Por ello, pasamos directo de Paracas a Ica.

Esta sería la primera ciudad en la que requerirá de estadía. Conseguir un lugar donde dormir es simple. La página Booking brinda buenas ideas, pero lo mejor es cerrar el negocio en persona. Son cerca de $15 lo que podría ahorrar.

Quedarse dos días en esta ciudad vale la pena. Este es el punto de origen del auténtico pisco, por lo que se pueden visitar a los viñedos y bodegas. Además se puede ir a museos de antiguas culturas preincas, a un zoológico y finalmente La Reserva de la Laguna de Huacachina, más conocida como El Oasis.

En este punto se puede disfrutar de balnearios, practicar sandboarding y paseos en carros areneros. Al igual que en los demás tours, lo mejor es negociar en el lugar.

En esta ciudad se dará cuenta del verdadero caos vial. Las mototaxis son las reinas del lugar, y como no, son muy baratas y viajan casi a todo lado. En caso de que la distancia ya sea muy larga lo mejor es tomar un "tico" , algo así como un taxi pequeño.

Ruta: Arequipa

Arequipa es la segunda ciudad más importante de Perú y la más poblada. Es casa de gran zona comercial, principalmente en la producción de lana. Por ello, es muy posible ver alpacas, llamas y vicuñas en las partes montañosas. El casco histórico es bastante amplio y rico en arquitectura, tanto así que la Unesco lo declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Esta ciudad cuenta con un turibus , ideal para recorrer en una tarde los sitios más alejados del casco. También se puede visitar el Monasterio de Santa Catalina, La catedral de Arequipa y algunos otros museos.

Esta es quizá una de las ciudades que aún mantiene la tradición de comer cuy , un tipo de cuilo, que se sirve entero acompañado de algún tipo de papa o camote. Puede que se impacte un poco cuando le sirvan el plato, pero sí sabe rico.

Desde Arequipa salen los viajes al Cañón del Colca, desde donde podrá ver el vuelo del cóndor. Para ser franca hay que tener suerte para observarlos, es necesario llegar a eso de las 8 a. m. para aprovechar el avistamiento mientras buscan comida. En el lugar se pueden realizar caminatas guiadas.

Para ingresar a esta zona es necesario pagar el ingreso a la reserva, los turistas como en todo sitio paga un poco más; pero, por una extraña razón, los latinoamericamos tienen un precio diferencial, más barato.

No puede irse de Arequipa sin antes probar la cerveza local, La Arequipeña.

Ruta: Cuzco

Cuzco es el destino más anhelado por quienes visitan Perú, principalmente, por tratarse de la conexión directa a Machu Picchu. Esta ciudad es simplemente bella. Cuenta con gran cantidad de museos, restaurantes y mercados.

Lo ideal es tomar un día completo para disfrutar de ella y de su vida nocturna. Es bastante segura y perfecta para hacer buenas amistades.

16 de los atractivos culturales de Cusco requieren de tiquete de ingreso, eso incluye museos, parques y reservas. Son válidos por 10 de días, tiene un costo de 130 Soles y se adquiere en todos los lugares incluidos en el boleto o en la oficina de Información Turística de Cusco.

De camino a Machu Picchu se pasa por Valle Sagrado y se puede visitar el monumento Ollantaytambo. Aquí se toma el tren que lo dirige a Aguas Calientes, una pequeña ciudad en las faldas de Machu Picchu, es el asentamiento más cercano a la antigua ciudad Inca.

80

Tanto los tiquetes del tren como las entradas a Machu Picchu puede adquirirlos por Internet, tenga claro que requiere pagar un precio adicional si desea escalar Wayna Picchu o el mismo cerro Machu Picchu y que este ingreso tiene horario nada flexibles, un minuto de retraso y realmente no entra.

Si está en Valle Sagrado podría ir a las aguas termales y disfrutar un poco de la vida nocturna. Para subir a la antigua ciudad Inca deberá tomar una buseta que lo dejará justo en la entrada del parque. Ahí mismo lo toma al regreso.

Debe llevar su pasaporte y tiquetes de entrada. Si necesita ir al baño, aproveche antes de ingresar porque adentro no hay servicios sanitarios.

No olvide el bloqueador y una suéter liviana, si bien no hace tanto frío como en Cusco, el viento es bastante fuerte.