Yuri Lorena Jiménez. 24 marzo
Los familiares y amigos de las víctimas del tiroteo en Boulder, Colorado, les han dedicado conmovedores homenajes a los fallecidos. Foto Composición.
Los familiares y amigos de las víctimas del tiroteo en Boulder, Colorado, les han dedicado conmovedores homenajes a los fallecidos. Foto Composición.
Momento en que fuerzas policiales conducen al supuesto perpetrador, Ahmad Al Ali Aliwi Alissa, de 21 años, a la patrulla que lo llevaría a la cárcel. Al parecer, durante el ataque Alissa se habría despojado de su ropa y zapatos, excepto por la pantaloneta. Captura CBS
Momento en que fuerzas policiales conducen al supuesto perpetrador, Ahmad Al Ali Aliwi Alissa, de 21 años, a la patrulla que lo llevaría a la cárcel. Al parecer, durante el ataque Alissa se habría despojado de su ropa y zapatos, excepto por la pantaloneta. Captura CBS

No había pasado ni una semana del mortal tiroteo ocurrido el martes 16 de marzo, en el que ocho personas fueron asesinadas en tres negocios de masajes en un suburbio de Atlanta, cuando Estados Unidos sufrió una nueva tragedia este lunes 22, cuando un joven de 21 años llegó armado a un supermercado de Colorado y liquidó a 10 personas al azar: las víctimas tenían entre 20 y 65 años.

Pocas veces mejor dicho aquel adagio: los fallecidos estaban en el momento y lugar equivocados, desprolijos ante la demencial acción de Ahmad Al Aliwi Alissa, quien tras el ataque fue detenido por la policía de Boulder y ha sido acusado de 10 cargos de asesinato en primer grado.

El sospechoso de la matanza en los spa también tiene 21 años, se llama Robert Aaron Long y fue detenido horas después del suceso en Atlanta.

Los hechos del caso más reciente ocurrieron la tarde de este lunes 22 de marzo en la tienda King Soopers en Boulder, una ciudad universitaria de unos 110.000 habitantes situada a 50 kilómetros al noroeste de Denver, la capital de Colorado.

Las imágenes de la tragedia le dieron la vuelta al mundo en minutos, incluida la de un hombre, vestido solo con pantalones cortos de gimnasia, mientras era conducido fuera de la tienda por agentes de policía, con las manos esposadas a la espalda y una herida en una pierna que resultó no ser grave.

Según los medios de comunicación estadounidenses, el hombre iba armado con un fusil de asalto AR-15, un arma que suele utilizarse en este tipo de matanzas, un mal recurrente en Estados Unidos.

De hecho, como si se tratara de un macabro déjà vu, Colorado ya había sido escenario de dos de los tiroteos masivos más traumatizantes en la historia de Estados Unidos.

En 1999, dos adolescentes mataron a 12 compañeros y un profesor en la escuela secundaria de Columbine antes de suicidarse. Luego, en el 2012, un hombre fuertemente armado irrumpió en un cine que proyectaba una película de Batman en Aurora, Colorado, y mató a 12 personas. El agresor cumple ahora una pena a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Compradores y empleados aterrorizados son evacuados de la tienda de comestibles King Soopers, en medio de un caos total. Decenas de policías atendieron la emergencia, que luego se transformaría en tragedia. Foto AFP
Compradores y empleados aterrorizados son evacuados de la tienda de comestibles King Soopers, en medio de un caos total. Decenas de policías atendieron la emergencia, que luego se transformaría en tragedia. Foto AFP
Lo que se sabe

En las últimas horas han ido trascendiendo detalles de la vida tanto del supuesto perpetrador, como de sus víctimas, con conmovedores detalles narrados por sus familias y amigos.

El suceso ocurrió a eso de las 2:30 de la tarde, cuando el hombre simplemente entró al local y desató el caos y el terror mientras decenas de clientes buscaban una salida. El caso está en la primera fase de investigación, como lo afirmó este martes el fiscal del distrito de Colorado, Michael Doughery: aún se desconocen los posibles motivos del ataque, ni tampoco se sabe si hay alguna relación entre entre el detenido y el supermercado.

Pero medios estadounidenses han ido construyendo un perfil de Ahmad Alissa basado en testimonios de excompañeros de colegio y hasta de Alí Alissa, hermano de Ahmad.

De acuerdo con medios como el neoyorkino Insider o el español 20minutos.es, Alissa es recordado por sus compañeros de secundaria como un joven complejo, de muy mal carácter y hasta violento.

Reside en Arvada, a unos 40 kilómetros de Boulder y según informó Maris Herold, jefa de Policía de la ciudad, ha vivido “la mayor parte de su vida en Estados Unidos”.

El de Colorado es el sétimo tiroteo en solo una semana en Estados Unidos, y la sexta masacre con muertos en lo que va del año.

En un principio las autoridades se mostraron herméticas sobre la nacionalidad del hombre, pero CNN adelantó que su familia emigró de Siria hacia Estados Unidos en el 2002.

En la recopilación realizada por los medios mencionados, se sabe que Alissa asistió a Arvada West High School entre el 2015 y el 2018, año en que se graduó. Durante dos años integró el equipo de lucha libre colegial y son justo sus excompañeros en este deporte los que han narrado incidentes relacionados con él.

“Era un poco aterrador estar cerca, incluso en una ocasión tuvo un ataque de furia y amenazó con matar gente durante un partido”, rememoró Dayton Marvel. Lo que habría provocado el arrebato fue el haber perdido el combate que lo hubiera ubicado en un equipo universitario.

Otro compañero de equipo, Ángel Hernández, narró que Alissa se le fue a golpes a otro compañero de equipo en el estacionamiento porque este se burló del hoy acusado por haber perdido una lucha. Hernández comentó que mostraba actitudes paranoicas ante la mínima crítica, mucho más cuando alguien atacaba su fe musulmana. “Siempre estaba hablando de cómo la gente lo miraba ‘raro’... tal cosa no ocurría”, agregó.

Las explosiones de rabia le generaron varios problemas en clase, como en el 2017, cuando ya tenía 18 años y golpeó fuertemente a un compañero menor, incluso cuando este estaba indefenso, en el suelo. El caso incluso fue investigado por la policía. En una declaración jurada, Alissa declaró que, semanas antes, el adolescente le había proferido insultos raciales.

Fue declarado culpable de agresión menor en el 2018 y sentenciado a libertad condicional y 48 horas de servicio comunitario, según los registros judiciales.

A pesar de todo, Hernández dijo que Alissa también podría ser amigable y “alegre”. “Lo triste cuando realmente llegabas a conocerlo, era un buen tipo, alegre y hasta agradable, pero en fracciones de segundo era capaz de enfadarse por cualquier cosa, y era como desatar un demonio”, agregó.

Otro excompañero de clase, Keaton Hyatt, dijo que hacía pesas con él pero nunca detectó que fuera violento, aseguró que era de mente veloz y gran ingenio para las bromas.

También se supo que en los últimos años la policía de Arvada había tenido dos incidentes con él por algo que llamaron “travesuras criminales”, pero no trascendieron los detalles, al menos hasta este martes.

Alissa vivía con su familia en un vecindario tranquilo de casas unifamiliares; en su vivienda de los Alissa residía una gran cantidad de miembros.

El supermercado King Soopers, escenario de la masacre. Foto AFP
El supermercado King Soopers, escenario de la masacre. Foto AFP

Uno de los hermanos mayores, Ali Aliwi Alissa, es el dueño de la casa y también tiene un restaurante cercano a donde ocurrió el tiroteo. Varios clientes del negocio hablaron muy bien de Ali, reconocido incluso por su buen corazón para ofrecer alimento a habitantes de la calle.

Justamente fue Ali, de 34 años, quien aseguró a CNN el propio lunes por la noche que cree que Ahmad sufría de una enfermedad mental y que fue acosado en la escuela secundaria por ser musulmán.

Alrededor de 2014, Alissa sintió que lo seguían y perseguían y se volvió cada vez más “paranoico”, dijo su hermano. Contó que incluso hubo un momento en que colocó cinta adhesiva sobre la cámara de su computadora para bloquear a cualquiera que, según creía, lo estaba siguiendo.

Alissa compró una pistola Ruger AR-556 seis días antes del ataque, confirmaron las autoridades. Una familiar, cuya identidad fue resguarda, le dijo a la policía que varios miembros de la familia se habían molestado al verlo jugando con el arma y que se la habían quitado, pero luego se la devolvieron.

“Todavía no puedo creerlo. Estoy realmente triste por las vidas que acabó, y lo siento por todas esas familias … Nosotros también perdimos a un hermano, incluso si él es el asesino”. Ali Alissa, hermano del tirador.

En su cuenta de Facebook, hoy cerrada, Ahmad se manifestó contra el movimiento LGBTQ y advirtió sobre los peligros que percibía debido al excesivo control del gobierno.

“Lo vigilamos de cerca cuando estaba en la escuela secundaria”, dijo Ali. “Él decía, ‘alguien me está persiguiendo, alguien me está investigando’, y nosotros decíamos, ‘vamos hombre, no hay nada’. … Se estaba aislando”.

Las autoridades no han revelado un motivo potencial en el caso. Ali Alissa dijo que su hermano no era una persona muy política o particularmente religiosa. Agregó que nunca lo había escuchado amenazar con violencia.

“Todo me sorprendió, nunca pensé que haría algo así, nunca pensé que mataría a alguien”, dijo. “Todavía no puedo creerlo. Estoy realmente triste por las vidas que acabó, y lo siento por todas esas familias … Nosotros también perdimos a un hermano, incluso si él es el asesino”.

Dolientes presentan sus respetos al oficial Eric Talley, un destacado policía que murió en el cumplimiento del deber. Dejó esposa y siete hijos. Foto AFP
Dolientes presentan sus respetos al oficial Eric Talley, un destacado policía que murió en el cumplimiento del deber. Dejó esposa y siete hijos. Foto AFP
Las víctimas

El Denver Post fue uno de los primeros medios en publicar detalles biográficos de las víctimas. Acá un resumen de la compilación.

Denny Stong, 20 años

Denny Stong (FOTO IG)
Denny Stong (FOTO IG)

Es la víctima más joven. Era un entusiasta de las motocicletas y los aviones, ávido constructor de modelos a escala y considerado “un alma vieja” por sus amigos contemporáneos y también otros mucho mayores, era muy activo en redes sociales. “No puedo quedarme en casa, soy trabajador de una tienda de abarrotes”, publicó en su cuenta de Facebook el 22 de marzo del 2020, en solidaridad con otros trabajadores minoristas y de servicios de primera línea durante los primeros días de la pandemia.

La ironía que reviste el caso de Denny es tremenda: él trabajaba en King Soopers desde diciembre del 2018, pues quería comprarse una motocicleta, lo cual logró, pero decidió permanecer en el trabajo. Sin embargo, el lunes estaba en su día libre, solo que se hallaba en el supermercado como comprador cuando entró el asesino.

Se estaba preparando para su primera gran recreación de la Guerra Civil, según entrevistas con amigos y las redes sociales de Stong.

“Era un alma amable con un sentido del humor divertido e intereses únicos. Hace solo diez días que estábamos todos pasando el rato en la casa de Bianca, hablando y riéndonos juntos “, escribió James Noland. “Esto es lo último que hubiera esperado”.

Las redes sociales de Stong incluían imágenes de modelos de aviones y drones, encuentros de motociclistas, fotos de solidaridad con LBGTQ, armas de fuego y caras divertidas. Su foto más reciente lo mostraba con una mata de cabello naranja rebelde y una sonrisa tranquila.

Stong, que amaba la caza, se estaba preparando para participar en su primera recreación a gran escala de la Guerra Civil como parte de Ford’s Independent Company, 2nd Colorado Volunteers.

“Le gustaban muchas cosas en las que nadie más estaba interesado, y eso es lo que llamó la atención de la gente”, dijo su amiga Bianca Porter, de 19 años. Otro compañero de clase, Nicholas Novak, se refirió a Stong como “una de las personas más bondadosas que he conocido”.

También está algo teñida de ironía su última publicación en redes: el 8 de marzo decía que todo lo que quería para su cumpleaños de este año eran donaciones a la Fundación Nacional por los Derechos de las Armas, que trabaja para expandir los precedentes a favor de las armas y defender a los propietarios de armas.

Neven Stanisic, 23 años

Neven Stanisic (Foto Cortesía Iglesia Ortodoxa Serbia)
Neven Stanisic (Foto Cortesía Iglesia Ortodoxa Serbia)

Se destacaba en la comunidad como un joven muy espiritual, lleno de fe y muy unido a su familia. Sus padres huyeron de Bosnia antes de que él naciera, poco después, en Estados Unidos. Él y su familia eran parte de los líderes de la Iglesia Ortodoxa Serbia San Juan Bautista en Lakewood.

“Su familia huyó de la guerra en la ex-Yugoslavia y todo lo que tenían fue abandonado o destruido”, dijo el reverendo Radovan Petrovic de Saint John the Baptist. “Dejaron todo para salvar sus vidas y vinieron aquí para empezar de nuevo”.

“Era un niño increíble”, dijo Ivana Petrovic, la esposa del reverendo, quien tenía estrechos vínculos con la familia Stanisic. “Conocemos a la familia desde que nos convertimos en su padre y madre espirituales aquí. Era un niño muy bueno, tímido, trabajador y uno de esos niños que mejor escuchaba a sus padres “.

Stanisic, quien deja desolada a su hermana menor, iba saliendo del King Soopers tras terminar la reparación de una máquina dispensadora de café. Iba en camino al estacionamiento cuando una de las balas del tiroteo lo alcanzó.

Rikki Olds, 25 años

Rikki Olds (Foto IG)
Rikki Olds (Foto IG)

Solo hay una palabra para describir a Rikki Olds: burbujeante.

La joven gerente del supermercado cargaba de energía, risas y buenas vibras cualquier lugar al que llegara, dijeron sus amigos familiares. Le encantaban los gatos, los unicornios y los pulpos, y también las largas caminatas, como suele ocurrir con los oriundos de Colorado.

“Era una persona hermosa”, dijo su abuela Jeanette Olds. “Ella era un alma hermosa”. Rikki fue su primera nieta y ayudó a criarla, la señora contó al Denver Post que la familia la estaba pasando muy mal, y que además vivieron una gran incertidumbre porque no fue sino hasta el martes en la madrugada, 12 horas después del tiroteo, cuando fueron notificados de que la joven estaba entre las víctimas mortales. Su familia y amigos dijeron que Olds era una gran trabajadora y amaba su trabajo en King Soopers. “Ella dio su vida a esa compañía”, dijo Brittany Tubbs, una compañera de cuarto y excompañera de trabajo, y agregó que Olds solía hacer reír a sus compañeros de trabajo cuando sabía que estaban frustrados. “Solo estoy segura de algo: cuando tenga mi primer hija o hijo, se llamara Rikki”, agregó Brittany.

Tralona Bartkowiak, 49 años

Tralona Bartkowiak (Foto FB)
Tralona Bartkowiak (Foto FB)

Copropietaria junto con su hermana de Umba Love, una tienda de diseño de prendas y accesorios al sur de Boulder, era reconocida por su personalidad cariñosa, extrovertida y su particular afición por la música.

Su hermano, Michael Bartkowiak, le dijo al New York Times que su hermana estaba recién comprometida y se había detenido en King Soopers para obtener una receta.

“Era un ser humano increíble, la vi hace un par de días, mostrándome nada más que bondad y amor, como siempre”, dijo Christopher, propietario de una cafetería vecina de la tienda, en el mismo centro comercial.

El amigo de Bartkowiak, aún en shock, aseguró que ella estaba levitando de la felicidad en los últimos meses, ya en la cuenta regresiva para su boda.

Las fotos de su página personal de Facebook muestran a una mujer vivaz que viajó a lugares lejanos. La amiga de Bartkowiak, Edica Pacha, publicó en Facebook: “Era la mujer más amable y dulce que jamás hayas conocido. Todo lo que quería hacer era ayudar y compartir la belleza con los demás “.

Teri Leiker, 51 años

Teri Leiker (Foto FB)
Teri Leiker (Foto FB)

Ella trabajó en la tienda de comestibles King Soopers durante 30 años y estaba saliendo con un colega que también estaba trabajando en el momento del tiroteo, dijo a Reuters su amiga Lexi Knutson.

“Su novio y ella habían sido buenos amigos y comenzaron a salir en el otoño de 2019. Él también estaba trabajando ayer. Está vivo”, dijo Knutson al medio.

Knutson ha sido amiga de Leiker desde que la pareja se conoció en 2017 en un programa de la Universidad de Colorado para fomentar las relaciones entre estudiantes y “miembros de la comunidad con discapacidades intelectuales y del desarrollo”.

Eric Talley, 51 años

Eric Talley (Foto FB)
Eric Talley (Foto FB)

Eric Talley era un veterano con 11 años en el Departamento de Policía de Boulder y fue el primero en responder al tiroteo masivo, según la jefa de policía Maris Herold.

“Es un hombre muy amable. No tenía que dedicarse a la policía. Tenía una profesión antes de esto, pero sentía una vocación superior. Y amaba esta comunidad”, dijo Herold a CNN.

Talley se inscribió en la policía a los 40 años, en el 2010, después de una exitosa carrera en Tecnología de la Información. Renunció a un excelente salario y hasta a pasar más tiempo con su familia para unirse al sacrificado y no también pagado trabajo como policía, dijo Jeremy Herko, teniente de la Oficina del Sheriff local.

Le sobreviven su esposa y siete hijos de entre siete y 20 años, dijo el padre Homer Talley en un comunicado. “Tenía un gran sentido del humor, era un bromista. Amaba a sus hijos y a su familia más que a nada”, dijo Talley. “No me sorprendió que fuera el primero en llegar”, agregó. El fiscal de distrito del condado de Boulder, Michael Dougherty, dijo que Talley era uno de los oficiales destacados de la policía de Boulder.

El teniente Herko dijo que intentó comunicarse con Talley en cuanto supo lo del tiroteo. “Le envié un mensaje de texto preguntándole si estaba bien y, por supuesto, nunca me respondió”, dijo Herko, al borde del llanto. “Esa es la vida de un oficial de policía”.

Suzanne Fountain, 59 años

Suzanne Fountain (Foto FB)
Suzanne Fountain (Foto FB)

Consejera financiera y actriz de teatro, fue recordada por sus amigos y colegas como “increíblemente cálida” y “absolutamente encantadora”, según las entrevistas.

La asesora financiera de 59 años en la industria del cuidado de la salud era bien conocida en Boulder no solo porque inscribió a cientos de clientes en Medicare, sino también por los fanáticos del teatro local que la vieron actuar.

“Ella era simplemente una persona muy genuina con toneladas de integridad”, dijo Hilarie Kavanagh, propietaria de Agentes con licencia de Medicare en Boulder, donde Fountain había sido agente desde el 2018.

Su trabajo como agente de Medicare fue fundamental para cientos de personas mayores que se inscribieron en el sistema por primera vez, dijo Kavanagh, y les ayudó a sortear las lagunas y las trampas. A Fountain le sobrevive un hijo.

Kevin Mahoney, 61 años

Kevin Mahoney. Foto FB
Kevin Mahoney. Foto FB

Era un héroe absoluto para su hija Éricka, quien el martes publicó un sentido tuit donde aparece en una hermosa foto caminando junto a su padre, el día de su boda, cuando la lleva rumbo al altar.

Desconsolada, escribió: “Mi papá representa todas las cosas del amor. Estoy muy agradecida de que pudiera acompañarme en mi boda, el verano pasado”.

Erika Mahoney, quien está embarazada, también escribió que sabe que su padre querría que ella fuera fuerte por su nieta. Mahoney trabajó anteriormente en inversiones y gestión de activos hoteleros.

En respuesta a la publicación de Erika Mahoney, copiada en Facebook , un hombre que trabajó con Kevin escribió: “Era un profesional amable, inteligente y elocuente que amaba mucho a su familia”, escribió Chuck Tomb. “Yo, y nosotros en la industria hotelera, simplemente estamos desconsolados por usted y su familia. Dios los bendiga a todos durante los momentos difíciles. Era un hombre tan bueno “.

Lynn Murray, 62 años

Lynn Murray (Foto cortesía Olivia Mackenzie)
Lynn Murray (Foto cortesía Olivia Mackenzie)

Editora fotográfica jubilada, destacó por su trabajo en publicaciones del calibre de Glamour o Marie Claire. Cuando Olivia Mackenzie recibió la llamada en la que se le informó que su madre, Lynn Murray, estaba dentro de una tienda de comestibles en medio de un tiroteo, tomó camino hacia el lugar conduciendo desesperada en medio de la nieve.

“Solo estaba orando para que no me estrellara y que mi mamá estuviera viva”, dijo la joven de 24 años.

Mackenzie esperaba que su madre fuera una rehén que saliera en cualquier momento de la tienda donde trabajaba como promotora de Instacart.

Bañada en lágrimas, Mackenzie dijo: “Mi madre era la persona que menos merecía morir de esta manera... es la persona más cálida, amable y positiva”.

Contó que ella tuvo una convulsión cerebral cuando tenía 8 años y su madre la encontró casi muerta. “Entonces, dormía conmigo todas las noches, nos hicimos tan cercanas... Su dedicación a ser madre lo fue todo “.

A Murray también le sobreviven un hijo, Pierce, de 22 años, y un esposo, John Mackenzie.

Jody Waters, 65 años

Jody Waters. (Foto Cortesía Embrazio)
Jody Waters. (Foto Cortesía Embrazio)

Madre de dos hijas y abuela, empresaria es recordada por su sentido del estilo y la moda: trabajó y fue propietaria de boutiques en Pearl Street Mall de Boulder. Sus amigos han inundado las redes con homenajes en los que la describen como carismática, con buen ojo para la moda y el diseño pero, más aún, por lo servicial que era.

Stephanie Boyles y Scott Schaefer conocieron a Waters hace ocho años, cuando empezaron a hacer algunos negocios en conjunto.

Dicen que nunca olvidarán los hermosos ojos verdes de Waters. “Cuando te miraba, podías sentir el amor que entraba por sus ojos y entraba en ti”, dijo Boyles. “Tenía esos ojos poderosos que eran hermosos, pero también penetrantes”, agregó Schaefer. La representante estatal Judy Amabile, cuyo distrito de Boulder incluye a los King Soopers, conoció a Waters y la honró en la Cámara de Representantes de Colorado el martes.

“La conozco de una tienda en Pearl Street Mall donde compro”, dijo Amabile a The Denver Post, y agregó que Waters “era súper enérgica, agradable y divertida”.

7 tiroteos en una semana

Es probable que los dos últimos incidentes (el de Atlanta y el de Boulder) estimulen la discusión sobre la legislación de control de armas en Estados Unidos, donde las muertes por armas de fuego son trágicamente comunes.

Más aún si se toma en cuenta que solo en la última semana ha habido siete tiroteos masivos en ese país, incluidos tres incidentes solo el sábado, según detalla CNN.

La cadena estadounidense define un tiroteo masivo como un incidente de tiroteo que resulta en cuatro o más bajas (muertos o heridos) excluyendo al tirador o tiradores.

Estos son los tiroteos masivos en los últimos días.

Atlanta — Martes 16 de marzo

Ocho personas, incluidas seis mujeres de ascendencia asiática, murieron cuando un atacante blanco irrumpió disparando en tres salas de masajes.

Stockton, California — Miércoles 17 de marzo

Cinco personas que estaban preparando una vigilia en Stockton, en el Valle Central de California, fueron baleadas en un tiroteo desde un vehículo, dijo el Departamento del Sheriff de San Joaquín. Ninguno tenía heridas que pusieran en peligro su vida.

Gresham, Oregon — Jueves 18 de marzo

Cuatro víctimas fueron llevadas al hospital después de un tiroteo en la ciudad al este de Portland, dijo la Policía en un informe inicial.

Houston, Texas — Sábado 20 de marzo

Cinco personas fueron baleadas después de un disturbio dentro de un club, según la Policía. Una estaba en condición crítica después de recibir un disparo en el cuello, el resto estaba en condición estable, según KPRC, afiliada de CNN.

Dallas, Texas — Sábado 20 de marzo

Ocho personas fueron baleadas por un atacante desconocido. Una de las víctimas murió, según la Policía.

Filadelfia — Sábado 20 de marzo

Una persona murió y otras cinco resultaron heridas durante un tiroteo en una fiesta ilegal, informó KYW, afiliada de CNN. “Había al menos 150 personas allí que huyeron y creyeron que tenían que huir para salvar sus vidas”, dijo la comisionada de Policía de Filadelfia, Danielle Outlaw.

Boulder, Colorado — Lunes 22 de marzo

Diez personas, incluido un agente de la Policía de Boulder, murieron en un tiroteo en el supermercado King Soopers.