Yuri Lorena Jiménez. 28 marzo
La boda entre Almeda Errell y Gary Hardwick fue una ceremonia modesta (costó acaso $200) pero
La boda entre Almeda Errell y Gary Hardwick fue una ceremonia modesta (costó acaso $200) pero "rebosante de amor", dijeron los contrayentes en aquel momento. Ellos han tenido que lidiar con las críticas de miles y también con el enojo de varios familiares de ambos, que al día de hoy no les dirijen la palabra. Foto IG

“Es chocante. No me puedo ni imaginar cómo tienen sexo”. “Vivan y dejen vivir, se les ve felices, la esposa podría ser la abuela ¿y? ¿a quién le afecta?"

Después de que estos días trascendiera que el matrimonio conformado por Almeda Errel (74) y Gary Hardwick (21) compartirá su cotidianidad en un canal de YouTube, la noticia ha despertado desde asombro y morbo hasta felicitaciones y admiración. Por supuesto, todo tamizado por miles de opiniones encontradas (como las que citamos en el arranque de esta nota), sobre quienes consideran que Almeda casi cometió estupro cuando conoció al joven, y quienes defienden la decisión de la pareja de estadounidenses, quienes siempre han defendido que lo de ellos fue “amor a primera vista”.

Si bien en Maryville, Tennessee, la noticia de la particular boda destacó como el gran acontecimiento del 2016, fue el canal británico de Intenret, Barcroft.tv, en su programa Extreme love, el que puso el caso en la palestra planetaria al anunciar que la pareja estaba arrancando su reality en YouTube.

Varios medios mundiales están dando cuenta de la historia, de boca de los propios protagonistas, quienes por estos días han sido desbordados en busca de entrevistas, más lo que ellos mismo comparten en sus respectivas redes sociales.

De acuerdo con el portal argentino Infobae, Amelda y Gary se casaron en el 2016 y, contra una inmensa cantidad de pronósticos que no le daban ni un mes a la relación, tres años después siguen siendo una feliz pareja. Sin embargo, la extrañeza que produce su convivencia y todos los astros que se alinearon para que ellos se juntaran, propiciaron el abrir las puertas de su casa y de su intimidad para contrarrestar prejuicios y mostrar el camino para que otras parejas no se dejen intimidar ante el “qué dirán”.

Por supuesto, el componente económico tiene un papel preponderante, pues como es lógico se anticipa que el canal sera un hit de audiencia.

La pareja ha contado a diversos medios de prensa que no descartan convertirse en padres, mediante una adopción. Foto IG
La pareja ha contado a diversos medios de prensa que no descartan convertirse en padres, mediante una adopción. Foto IG

Según varios medios internacionales, Almeda tuvo un prolongado matrimonio por 43 años, el que se acabó en el 2013 cuando su esposo Donald sufrió un colapso renal. Habían pasado apenas dos años cuando tuvo una nueva gran pérdida: esta vez fue su hijo mayor, Robert, quien sucumbió a un ataque cardiaco con apenas 45 años.

Gary asistió al funeral de Robert por su amistad con uno de los nietos de Almeda. La pareja se volvió a encontrar meses después, durante una cena familiar celebrada en una pizzería y, según han narrado después, ahí se percataron –ya sin un ambiente funerario de por medio– de que sencillamente se había generado una atracción irrefrenable.

Como lo han contado ambos, la conexión que sintieron fue espontánea, mutua: ella ha dicho que le pareció demasiado encantadora la sonrisa de Gary y que la percibió como “una luz brillante a través del dolor”.

“Era tal como lo recordaba. Esa sonrisa, esa buena apariencia. Ambos estábamos demasiado nerviosos para comer e incluso, en un momento, él se cayó de su silla”, relató Almeda a Barcroft.tv.

Apenas unas semanas después se estaban casando en una modesta ceremonia que, si acaso, costó $200.

“Los votos que ambos pronunciamos ese día se hacen cada vez más fuertes. Tenemos mucho que esperar en la vida y estamos trabajando más duro cada día para conseguir que nuestros sueños se acerquen un paso más a la realidad”, escribió el joven en Instagram hace un año.

Por supuesto, la parte de cómo se desarrolla la intimidad entre ambos es una de las preguntas más frecuentes, y Gary ha tomado la iniciativa para ofrecer algunos detalles que él comenta con gran naturalidad. La pareja tuvo su primer encuentro sexual tras la boda, y pronto se describían mutuamente como “amantes maravillosos”. “Hacemos pequeñas cosas cada día para ayudarnos mutuamente”, dijo el joven.

En las muchas fotos que comparten en sus respectivas redes sociales, siempre se ven sonrientes, felices y bromeando. El joven de apenas 21 años que se casó hace tres, hoy luce un poquitín más adulto, sobre todo porque ha ganado unas cuantas libras de más.

Almeda Errell, hoy de 74 años, y Gary Hardwick, ahora de 21, ambos habitantes de Maryville, Tennessee, sellaron su amor como marido y mujer en el 2016. Tres años después siguen juntos como una feliz pareja y ahora decidieron abrir su propio canal de YouTube. Foto IG
Almeda Errell, hoy de 74 años, y Gary Hardwick, ahora de 21, ambos habitantes de Maryville, Tennessee, sellaron su amor como marido y mujer en el 2016. Tres años después siguen juntos como una feliz pareja y ahora decidieron abrir su propio canal de YouTube. Foto IG

Como cita ABC, de España, Almeda no se cambia por nadie e incluso ha comparado este matrimonio con el que tuvo durante 43 años. “Fueron demasiados años y nunca hubo besos ni abrazos, no hubo romance. En cambio, Gary es un torbellino. Siempre estamos besándonos. Disfrutamos de nuestra relación. Cuando conoces a alguien perfecto es cuando sabes que no quieres perder esa sensación".

Gary también ha declarado que, desde que tiene uso de razón, ha vivido “fascinado” por las mujeres mayores. Dice que a los 8 años se enamoró platónicamente de su maestra, que casi frisaba los 50. Y también ha contado que, antes de conocer a Almeda, tuvo otra novia mayor que esta, pues tenía 77 años (él, 17, en aquel momento).

“¿¡Qué pasa!? Somos Gary y Almeda, del este de Tennessee. Es posible que nos hayas visto en noticias sobre nuestra relación y la brecha de edad”, expresa la pareja en la descripción de su canal de YouTube, que a esta semana ya superaba los 75.000 suscriptores.

Ellos muestran su día a día, desde cómo se organizan con las tareas domésticas hasta conversaciones privadas sobre equis temas. Eso sí, se toman varias horas al día par responder toda clase de preguntas, y de paso confrontan –hasta el momento, con respeto– a quienes critican la “excesiva” diferencia de edad y otros temas que tienen que ver con el futuro, por ejempo ¿qué pasa si Gary quiere ser padre?

La pareja apela mucho a vivir un día a la vez y centrarse en el presente. “El futuro nadie lo puede avisorar, a mí me dicen que voy a enviudar y que estos años ya no los voy a recuperar, pero ¿quién puede saber si la que enviuda primero es ella? No queremos pensar en eso, vivimos muy felices, la muerte de alguna forma nos unió porque nos conocimos en un funeral, algún día nos desunirá, pero eso les pasa a todos”, dice Gary frente a las cámaras con bastante madurez, mientras su esposa lo mira embelesada.

No todo es miel sobre hojuelas para ellos: varios familiares de ambos se opusieron a su enlace y uno de los hijos de Amelda cortó todo tipo de relación con ella desde el momento en que se casó con Gary.

“La edad es solo un número”, insiste el joven. Un número que, según juran y perjuran, para ellos no tiene ninguna importancia. La felicidad con la que dicen vivir, sí.