Revista Dominical

10 dulces recuerdos (y antojos) en los 100 años de Pozuelo

¿Sabía que en sus inicios la Pozuelo hacía confites? ¿El chocolate de la Chiky va por arriba o por abajo? ¿Dónde estuvo la fábrica antes de mudarse a La Uruca? Repase, galleta a galleta, un siglo de crujiente historia.

¿Tienen el chocolate por arriba o por abajo? Por arriba. No, por abajo. Si la ves así es por arriba, si la ves así es por abajo y así... ya no la ves.

Esclarecer si las galletas Chiky tienen el chocolate por arriba o por abajo siempre será una incógnita para las generaciones de costarricenses que hemos crecido comiendo uno de los productos icónicos de la compañía Pozuelo, empresa tica que el próximo 5 de noviembre cumple 100 años: un siglo de sabor.

Pasar por los alrededores de la planta de Pozuelo, ubicada en La Uruca, implica que el olfato nos lleve a un viaje por la nostalgia; el olor a galleta hace olvidar por un instante las insufribles presas de carros que nos rodean, pues sin importar la edad es imposible no acordarnos de los recreos de la escuela o las tardes de café acompañadas por una, dos o tres galletas. “Esto ha permitido que la persona asocie los momentos de sabor y felicidad en sus hogares con alguna galleta de Pozuelo”, dijo Elizabeth Miranda, jefa de comunicaciones de la empresa.

Las galletas de Pozuelo han sido parte de nuestra historia. A propósito de la celebración, repasamos 10 hitos que resumen un siglo dulce y de paso le contamos algunas curiosidades poco conocidas de los productos más emblemáticos de la compañía.

Dulces (1919)

El español Felipe Pozuelo Ribero llegó a Costa Rica junto a su esposa, Antonia Apéstegui, en 1895. Don Felipe trabajó en el negocio que uno de sus cuñados tenía en Nicoya.

Años después, Pozuelo se independizó y decidió vivir y trabajar en San José. Allí, en 1919, fundó la primera fábrica de galletas en un edificio ubicado en el Paseo Colón. La empresa se llamó Fábrica de Galletas y Confites Felipe Pozuelo e Hijos Ltda.

Entre los primeros productos que fabricaron estuvieron los confites. Había dulces, mentas y caramelos.

Soda, la princesa de Pozuelo (1935)

Entre 1935 y 1938 se fabrican en nuestro país las primeras galletas tipo soda. Según cuenta la historia, la receta fue creación de Enrique Pozuelo Apéstegui (hijo de don Felipe) y la fórmula solo la conocían él y su asistente Basileo Acuña.

“Generalmente se horneaba (la galleta Soda) después del mediodía. (...) La fábrica, que en ese momento estaba en el Paseo Colón, inundaba de un aroma a Soda que era maravilloso. Yo la llamo la princesa porque creo que el éxito de la fábrica Pozuelo se basó en un producto muy simple que era la Soda”, explicó Ignacio Pozuelo, nieto de don Felipe, en una entrevista a propósito de los 100 años de la empresa.

Luego de la década de los años 30, la compañía creció y se adquirió un horno nuevo para aumentar la producción de las galletas.

María (1960)

En 1960 comienza el programa de visitas semanales a la empresa, y niños de kínder y escuelas recorrían la fábrica. Hoy el programa Mundo Pozuelo todavía se mantiene vigente y sigue siendo una de las experiencias infantiles más recordadas por muchos escolares.

“La práctica de tener la visita de los niños hace que sea una experiencia linda para los pequeños venir a conocer el mundo de la galleta. Eso ha generado parte de la relación de Pozuelo con los costarricenses”, explicó Ana Patricia Alfaro, directora de gestión humana de Pozuelo.

La galleta María representa esta etapa dulce de la vida de Pozuelo. Fue creada a finales del siglo XIX en Inglaterra y adquirió mucha popularidad en toda Europa, principalmente en España donde después de la Guerra Civil se convirtió en un ícono, pues las panaderías las producían de manera masiva.

Por su sencillez y dulzura podemos ubicar a la galleta María entre una de las preferidas de los ticos. Son ricas con leche, en postres, con café o con fresco. Muchos pasamos nuestra infancia comiéndolas y sigue siendo una de las primeras comidas sólidas que prueban los bebés en sus primeros meses.

Marcianitos (1962)

La expansión de la compañía fue tal que en 1962 se inauguró la Fábrica de Galletas y Dulces Pozuelo en el lugar donde se ubica actualmente: La Uruca.

Los Marcianitos, masmelos, mentas, confites, caramelos y, por supuesto, galletas, se comenzaron a producir en masa, llenando los alrededores de la empresa de un dulce olor.

Chiky (1980)

La Chiky nació en 1980. Es el producto célebre de la Pozuelo y está inspirado en una receta de la marca Cadbury.

Según la empresa, la Chiky llegó a revolucionar el sector galletero con su combinación de chocolate. Esta idea fue traída al país desde Inglaterra.

¿Tiene el chocolate por arriba o por abajo? El anuncio de televisión donde dos amigos discuten aquel trascendental asunto todavía se guarda en la memoria colectiva de los ticos ochenteros.

Rondelas (1989)

Más chocolate, esta vez con una combinación de coco. Las Rondelas llegaron para convertirse en un pequeño bocadillo cargado de dulce y fue tal su éxito que este 2019 para la celebración de los 100 años de Pozuelo, fue una de las galletas que el público escogió para que volvieran al mercado.

En los años 80 la Pozuelo expandió su cobertura a Nicaragua.

Tipo(1990)

Otro de los anuncios de televisión que son muy recordados es el de la galleta Tipo, donde un muchacho trata de reconciliarse con su novia de colegio. La actriz Rocío Carranza era esa jovencita que tenía a su ex sufriendo de amor.

En 1990 se lanzó a nivel centroamericano el producto Tipo. La galleta marcó otro hito de expansión internacional para la compañía. Dos años después se le dijo adiós a la producción de los dulces, caramelos y masmelos de la marca.

Comodoros (1993)

Para 1993 de nuevo el chocolate fue gran protagonista con el nacimiento de las Comodoros. “La galleta del adorable sabor”, decía el comercial del producto que llevaba a varios niños a representar diferentes géneros de música ochentera mientras disfrutaban de la galleta.

Para comienzos del nuevo milenio, la Pozuelo apostó a la juventud con el desarrollo del programa Tour Chiky que lleva las galletas al público joven con la promoción de actividades que promueven el talento entre los muchachos.

Tosh (2008)

Podríamos considerar que son los miembros fit de la familia Pozuelo. Los productos Tosh llegaron al mercado para cumplir con las exigencias de las personas que buscan una alimentación más sana y nutritiva.

La marca Tosh diversificó aún más la cantidad de productos de la empresa: hay cereales, barras y galletas.

Familia (2015-2019)

Tal vez unas de las galletas más reconocidas son las Familia. Diferentes entre sí, variedad de sabores, colores y moldes, como justamente son las familias costarricenses.

A partir de esa analogía es que la compañía lanzó en el año 2015 una de las campañas de publicidad más llamativas de su historia, cuando publicó el anuncio Familia en cualquiera de sus moldes de cara a la celebración del Día del Padre.

En esa ocasión el video mostraba a un papá con su hijo hablando sobre los diferentes tipos de familia que hay en la sociedad costarricense. Fue una campaña inclusiva, de amor y tolerancia, como afirmó en su momento la empresa.

Bajo esa misma bandera, este 2019 durante la celebración de su centenario, Pozuelo volvió a enfocarse en la familia con la campaña Quiero creer en la cual se narran historias de diferentes tipos de familias: la abuelita y sus nietos, interraciales, el papá y su hija, la familia con mascotas, etc.

“Pozuelo siempre ha estado en el seno de la familia. Hay que tener apertura, la compañía no hace diferencias porque todos somos seres humanos importantes por igual”, afirmó Alfaro.

Bono: Realezas

Navidad sin las Realezas, no sería igual. Pozuelo lanza en temporada navideña otro de sus productos estrella: un paquete de galletas cubiertas de chocolate que nos lleva de nuevo a apelar a la nostalgia de la infancia.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.